La gra­ti­tud no es pa­la­bra vo­la­do­ra que des­apa­re­ce

Notitarde - - Deportivo -

* Por Na­vi­dad, TAU­RI­NAS DE NO­TI­TAR­DE, rin­de ho­me­na­je de afec­to a quie­nes han de­ja­do un ca­mino tra­za­do en­tre la la­bo­rio­si­dad de­sin­te­re­sa­da pa­ra real­zar los va­lo­res de la ciu­dad don­de se na­ce y se ama, se cre­ce y se mi­ra, a pe­sar de lo frac­tu­ra­do que pue­da tor­nar­se el horizonte. Es que, por ve­ces, “no bas­ta con mos­trar be­lle­zas a los cie­gos ni de­cir ver­da­des a los sor­dos”.

En­tre dos si­glos con las ma­nos siem­pre abier­tas pa­ra Va­len­cia

*CE­CI­LIA Y RAÚL CA­BRE­RA, die­ron, con sus vi­das, par­te de esos va­lo­res que la ciu­dad ne­ce­si­ta y nun­ca abo­rre­ce. In­can­sa­bles en sus la­bo­res, irre­den­tos a la ho­ra de im­po­ner el con­se­jo co­mo dis­ci­pli­na con la me­jor pe­da­go­gía y sin­dé­re­sis ro­bus­te­cien­do su den­si­dad exis­ten­cial. En­tre dos si­glos, su­pie­ron con­ju­gar los tiem­pos de la bodega con tra­mos en sus pa­re­des y el pi­so de ce­men­to asea­do con ke­ro­se­ne y pol­vi­llo de ma­de­ra; los car­na­va­les de ayer, los pa­pa­ga­yos ha­cien­do ca­brio­las con el cie­lo mi­ran­do ha­cia el mar con to­nos de la nos­tal­gia.

Tra­ba­jo…tra­ba­jo

* TRA­BA­JO y mu­cho tra­ba­jo era el le­ma, dis­cul­pen, es el le­ma por­que ha si­do par­te del le­ga­do pa­ra el be­ne­fi­cio que se en­gra­na con los rie­les del tren, los pul­pe­ros y sus deu­das, la Se­ma­na San­ta, pro­ce­sio­nes, in­cien­so y ben­di­cio­nes con el ve­lo dor­mi­do en­tre los hom­bros; los fa­mo­sos per­so­na­jes y bo­ti­qui­nes, las re­tre­tas, aguar­dien­tes, Mi­sas de Agui­nal­do con sus are­pi­tas dul­ces anisa­das, las zam­bu­lli­das en el Ca­bria­les co­mo el pan de are­pa mon­ta­do en el bu­da­re pa­ra el re­par­to ma­dru­ga­dor.

* PAR­TE de un si­glo don­de las ca­rre­tas de mu­la eran el me­dio de trans­por­te pa­ra las mu­dan­zas y las pa­raula­tas ra­bo blan­co, azu­le­jos, reini­tas, ca­na­rios te­je­ros, dan­za­ban por los am­plios ro­sa­les y fru­ta­les que se en­he­bra­ban en aque­llas ca­so­nas de baha­re­que olo­ro­sas a pel­tre y agua­ma­nil ba­jo el ti­ti­ti­ri­ri so­no­ro del cu­ca­ra­che­ro que al­ma­ce­na­ba te­la­ra­ñas en­tre los te­chos de ca­na amar­ga.

En­tra­dos en es­te si­glo per­sis­ten las si­lue­tas

* Y, fue­ron los mis­mos al ca­lor de la fa­mi­lia. La pa­la- bra lla­na co­mo la de­li­ca­de­za de sus al­mas pro­ta­go­ni­za­ron tan­ta ayu­da que ellos mis­mos no la re­cuer­dan so­la­men­te quie­nes la re­ci­bie­ron; des­de el men­di­go has­ta el vi­vo de fe­ria; el chu­lo co­mo el man­gan­te, el ne­ce­si­ta­do co­mo el po­bre.

* LA ciu­dad iba cam­bian­do, se desa­rro­lla­ban los fac­to­res con me­jor pro­duc­ti­vi­dad en­tre un des­tiem­po don­de el lo­do ha lle­ga­do has­ta nues­tras pier­nas. Y, us­te­des, ca­bal­gan­do so­bre unos prin­ci­pios que no lo cam­bia­ban ni las vo­ces hu­ma­nas de otros ta­lan­tes me­nos los truha­nes del de­mo­nio. Esa fue y es la iden­ti­dad, el se­llo pa­ra pre­sen­tar­se sin do­ble mo­ral y si al­gu­na de­bi­li­dad to­ca­ba sus vi­das, co­mo to­do mor­tal, bien cu­bier­ta es­ta­ba por­que lo bueno era pa­ra lo me­jor. La pasión por la Fiesta Bra­va

*SI al­go em­bar­ga­ba sus exis­ten­cias fue la en­tre­ga sin ni­ve­les por la Fiesta de los To­ros. Ca­bre­ra, fue to­re­ro y edi­tor de re­vis­tas cul­tu­ra­les y en es­tos anaque­les de la ca­sa ma­ter­na, aflo­ran los re­cor­tes con sus triun­fos y vai­ve­nes don­de se ba­ten los co­lo­res de un ri­to que se nie­ga a do­blar las ma­nos y, la con­sen­ti­da maes­tra Ce­ci­lia, una afi­cio­na­da de ban­de­ra y co­lor…. De cla­ve­les par­lan­tes don­de su voz da­ba es­ti­mu­lo, so­bre to­do, a quie­nes co­men­za­ban a cru­zar es­ta en­con­tra­da sen­da.

*EN su ba­rre­ra, mi­ra­ba, ca­lla­ba, ape­nas tor­na­ba el ros­tro por­que res­pe­ta­ba la esen­cia de la li­dia por­que cuan­do se pier­de de vis­ta al to­ro, se pier­de par­te de la co­rri­da, y son mu­chos fra­ca­sos los que se le acha­can al to­re­ro. Y, eso, nun­ca de­ja­ba de re­cal­car­lo en las ter­tu­lias en­tre afi­cio­na­dos de vi­to­la pos­ti­ne­ra don­de era una in­vi­ta­da de ho­nor.

Un re­ma­te de­vo­to brin­dis en la car­ta

*LOS PE­RE­GRI­NOS de la li­te­ra­tu­ra man­tie­nen que la mi­ra­da ha­bla y la son­ri­sa con­fir­ma y, en­tre tan­to, brin­da­mos, ami­go Ca­bre­ra, por esa mi­ra­da to­re­ra don­de apa­re­ce en la fo­to de hoy se­me­jan­do el mo­men­to an­gus­tian­te de mo­ver las zapatillas y, por us­ted, ma­dre Ce­ci­lia, her­ma­na de En­ri­que del Cam­po, la del abra­zo ca­lu­ro­so, ata­via­da con esa son­ri­sa lle­na de al­ma. Hoy, los veo en es­ta me­sa de lu­ces…

con

Cé­sar Dao Co­li­na

Raúl Ca­bre­ra y Ce­ci­lia Ji­mé­nez de Ca­bre­ra, mi­ra­das y re­cuer­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.