La Di­vi­na Co­me­dia y El In­dis­cu­ti­ble Le­ga­do

Notitarde - - Ciudad -

La Di­vi­na co­me­dia

No abor­da­re­mos el tex­to que se pre­sen­ta co­mo uno de los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal, no ha­re­mos men­ción a la maes­tra y trans­cen­den­tal pie­za li­te­ra­ria del poe­ta flo­ren­tino Dan­te Alig­hie­ri. Tan so­lo re­cu­rri­re­mos a sus tres pri­me­ras cán­ti­cas don­de de ma­ne­ra ma­gis­tral e irre­pe­ti­ble nos mues­tra el in­fierno en su per­fec­ta di­men­sión y así en es­te li­te­ra­rio ejer­ci­cio lle­gar a en­ten­der con­jun­ta­men­te con to­dos nues­tros asi­duos lec­to­res lo que vie­ne dra­má­ti­ca­men­te pre­sen­tán­do­se en el sec­tor opo­si­tor, en esa es­truc­tu­ra que al­gu­na vez de­no­mi­na­ron fer­vo­ro­sa­men­te co­mo Uni­dad y cu­ya di­rec­ción ha es­ta­do es­tric­ta­men­te re­ser­va­da pa­ra la siem­pre mal­que­ri­da MUD y fi­nal­men­te po­der com­pren­der, des­pro­vis­tos de al­gu­na in­ten­ción, lo que ocu­rrió aquel fa­tí­di­co 15 de di­ciem­bre en la se­sión que de­bió desa­rro­llar­se den­tro del so­lem­ne re­cin­to de la Asam­blea Na­cio­nal y que cul­mi­na­ría con una la­pi­da­ria ex­pre­sión sa­li­da de la que­bra­di­za voz del pre­si­den­te del par­la­men­to, Henry Ramos Allup, quien con pá­li­da tez e inocul­ta­ble mo­les­tia, sen­ten­cia­ría: “Se le­van­ta la se­sión por fal­ta de quó­rum”.

La lar­ga es­pe­ra

Lle­ga­ba la ma­ña­na del acia­go 15D, los par­la­men­ta­rios de la ban­ca­da opo­si­to­ra acu­dían pre­su­ro­sos al he­mi­ci­clo na­cio­nal con la in­ten­ción de de­sig­nar 2 nue­vos rec­to­res del CNE. En la MUD se ufa­na­ban de es­tar blin­da­dos y que se pre­sen­ta­rían con ri­gu­ro­sa dis­ci­pli­na los 109 dipu­tados ne­ce­sa­rios pa­ra al­can­zar la ca­li­fi­ca­da ma­yo­ría. Días pre­vios al 15D se su­ce­die­ron in­ten­sas con­ver­sa­cio­nes, du­ras con­fron­ta­cio­nes in­ter­nas, ya que no lle­ga­ban al ne­ce­sa­rio con­sen­so, no lo­gra­ban po­ner­se de acuer­do en cuan­to a los nom­bres que de­bían ser pos­tu­la­dos an­te la ple­na­ria de la AN. Era las 10:30 AM del 15D en to­dos los re­lo­jes cuan­do un an­gus­tia­do se­cre­ta­rio de la AN, Ro­ber­to Ma­rre­ro le lle­ga­ba a su­su­rrar al oí­do al pre­si­den­te que 3 de los in­fa­li­bles par­la­men­ta­rios, 3 de los obe­dien­tes dipu­tados no se en­con­tra­ban den­tro del re­cin­to. Henry guar­dó breve si­len­cio y su­dan­do de ma­ne­ra pro­fu­sa or­de­nó que se con­vo­ca­ra una ves­per­ti­na se­sión a la 1 de la tar­de pa­ra que pu­die­sen lle­gar los com­pro­me­ti­dos e in­con­di­cio­na­les au­sen­tes. Lle­ga­ba la ho­ra y la ves­per­ti­na se­sión, pe­ro el es­ce­na­rio lu­cia si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas. Wi­lliam Ba­rrien­tos, Adolfo Su­per­lano de UNT y el in­de­pen­dien­te Ri­car­do Fer­nán­dez no da­ban se­ña­les de vi­go­ro­sa vi­da, ni se lle­ga­ban a di­vi­sar sus aguar­da­dos ros­tros. Pa­sa­ron lar­gos mi­nu­tos de ago­bian­te es­pe­ra has­ta que se pro­du­jo lo inevi­ta­ble e ines­pe­ra­do, Henry Ramos ca­pi­tu­la­ba y for­zo­sa­men­te le­van­ta­ba la frus­tra­da se­sión. Nue­va­men­te le ha­bían fa­lla­do a sus siem­pre in­ge­nuos se­gui­do­res.

Bo­chin­che

El fi­nal de la abor­ta­da se­sión dio pa­so a que la frus­tra­ción se apo­de­ra­ra de los di­ri­gen­tes opo­si­to­res, quie­nes en el mis­mí­si­mo re­cin­to em­pe­za­ron a pro­di­gar acu­sa­cio­nes y se­ña­la­mien­tos. Un ira­cun­do Freddy Gue­va­ra, coor­di­na­dor de VP, acu­sa­ba di­rec­ta­men­te a UNT de ser el in­te­lec­tual ar­tí­fi­ce del per­ver­so plan pa­ra im­pe­dir que se con­cre­ta­ra la ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da y lle­ga­ba irre­ve­ren­te­men­te a se­ña-

lar que Ma­nuel Ro­sa­les ex­hi­bía una ac­ti­tud de con­ti­núa co­la­bo­ra­ción con el eje­cu­ti­vo na­cio­nal y que po­día cons­ta­tar­se en la sos­pe­cho­sa con­duc­ta que han te­ni­do tan­to Ti­mo­teo Zam­brano co­mo la al­cal­de­sa de Ma­ra­cai­bo, Eve­ling Tre­jo de Ro­sa­les. Gue­va­ra en un es­ta­do de in­con­tro­la­ble exal­ta­ción so­li­ci­ta­ba la re­no­va­ción de la MUD y que se pro­ce­die­ra de ma­ne­ra in­me­dia­ta a la ex­pul­sión del

par­ti­do UNT, por sus prác­ti­cas des­lea­les, indecentes y des­ho­nes­tas que un gra­ve e irre­pa­ra­ble da­ño han cau­sa­do a la coa­li­ción opo­si­to­ra. La di­rec­ción na­cio­nal de UNT no guar­dó si­len­cio an­te las de­vas­ta­do­ras acu­sa­cio­nes y til­da­ron de irres­pon­sa­bles a Freddy Gue­va­ra y VP, que el se­cre­ta­rio de la AN y fi­cha de VP, Ro­ber­to Ma­rre­ro ha­bía lle­ga­do a ma­ni­pu­lar de­li­be­ra­da­men­te la lis­ta de asis­ten­tes pa­ra es- con­der la au­sen­cia de Luis Flo­ri­do, quien ha­bía de­ci­di­do días an­tes pa­sar las fes­ti­vi­da­des pas­cua­les en el ex­te­rior, sin no­ti­fi­car a su res­pec­ti­vo su­plen­te. “Chúo” To­rreal­ba, en sus úl­ti­mos días co­mo coor­di­na­dor de la MUD, ca­li­fi­ca­ba de inacep­ta­ble el cruen­to pu­gi­la­to y re­co­no­cía que los 3 dipu­tados que no acu­die­ron a la tras­cen­den­tal ci­ta par­la­men­ta­ria ha­bían si­do se­du­ci­dos por una mo­ne­ta­ria ten­ta­ción, mien­tras el fa­mé­li­co Hen­ri­que Ca­pri­les de PJ ase­gu­ra­ba que tan­to Ba­rrien­tos, Su­per­lano co­mo Fer­nán­dez apa­re­cían en­tre otros nu­me­ro­sos di­ri­gen­tes opo­si­to­res en su “lis­ta de indecentes” que han su­cum­bi­do an­te el so­borno ofi­cial.

El le­ga­do Ame­liach

Cua­tro años han trans­cu­rri­do des­de la elec­ción co­mo pri­mer man­da­ta­rio re­gio­nal de Fran­cis­co Ame­liach, su ges­tión ha es­ta­do sig­na­da con ese in­que­bran­ta­ble com­pro­mi­so que se lleva con la tie­rra na­tal, con sus mis­mos ancestros. Su pa­so gu­ber­na­men­tal lo ha rea­li­za­do sin re­cu­rrir a la es­tri­den­cia o al­ti­so­nan­cia de la in­ne­ce­sa­ria pu­bli­ci­dad, con­tan­do per­ma­nen­te­men­te con el im­por­tan­te so­por­te de su efi­caz y com­pe­ten­te equi­po de go­bierno. Sin dis­tin­go de nin­gu­na na­tu­ra­le­za y con to­tal am­pli­tud ha sa­li­do al sin­ce­ro en­cuen­tro de la ne­ce­si­dad y re­cla­mo del co­mún, ese mis­mo que ha es­pe­ra­do por dé­ca­das la efec­ti­va lle­ga­da de la más bá­si­ca ac­ción de ad­mi­nis­tra­cio­nes re­gio­na­les. Se han es­ta­ble­ci­do só­li­dos ne­xos con las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes del es­ta­do, con el úni­co ob­je­ti­vo de con­cre­tar pa­sa­das pro­me­sas que per­ma­ne­cían re­le­ga­das en pro­gra­mas de go­bier­nos o en­ga­ño­sos pre­su­pues­tos. Es el apor­te a nues­tra aca­de­mia, a nues­tra Al­ma Ma­ter a tra­vés de la cul­mi­na­ción del es­pe­ra­do co­me­dor uni­ver­si­ta­rio, es re­for­zar nues­tra fe con la res­tau­ra­ción de una Ca­te­dral que pa­re­cía des­ti­na­da a per­ma­ne­cer en el más ig­no­mi­nio­so de los aban­do­nos. Es ha­ber cons­ti­tui­do a tra­vés de obras tan­gi­bles el pac­to con Ca­ra­bo­bo y sus ca­tor­ce mu­ni­ci­pios, ra­ti­fi­cán­do­lo a tra­vés de la in­ver­sión en áreas vi­ta­les o me­du­la­res de es­te es­ta­do y así po­der ex­hi­bir los di­fe­ren­tes in­cre­men­tos pre­su­pues­ta­rios y co­lo­car­los pa­ra la com­pa­ra­ción con pa­sa­das ges­tio­nes de go­bierno que cul­mi­na­ron su pe­sa­do y len­to tran­si­tar en el año 2012, es con pro­pie­dad ha­blar que se ha pro­du­ci­do un in­cre­men­to del 619% en el área de edu­ca­ción, es ex­hi­bir un 2.928% de au­men­to pa­ra re­for­zar el prio­ri­ta­rio pro­gra­ma de ali­men­ta­ción es­co­lar (PAN), es el 4.377% pa­ra des­ti­nar­los a la in­ver­sión en desa­rro­llo so­cial o el 4.926% de acre­cen­ta­mien­to pa­ra la aten­ción in­te­gral a la fa­mi­lia en si­tua­ción de po­bre­za ex­tre­ma. Por ello es que se ha de­ja­do hue­lla, se ha con­fi­gu­ra­do esa pre­sen­cia que asu­me la con­di­ción de in­dis­cu­ti­ble le­ga­do, que con­ti­nua­rá pro­di­gán­do­se en nues­tro te­rri­to­rio, con la su­pre­ma fi­na­li­dad de ga­ran­ti­zar su desa­rro­llo in­te­gral y op­ti­mi­zar la ca­li­dad de vi­da de ca­da uno de sus ha­bi­tan­tes. Ya no hay es­pa­cio pa­ra la im­pro­vi­sa­ción. Ca­ra­bo­bo de­ci­dió se­guir en su in­con­te­ni­ble mar­cha. Y ésa es la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.