Lo per­ma­nen­te, la edu­ca­ción

Notitarde - - Ciudad - Gus­ta­vo Roo­sen ne­soor10@gmail.com

Con es­ca­so eco en la opi­nión ciu­da­da­na he­mos vis­to re­cien­te­men­te al­gu­nas reac­cio­nes al cam­bio de cu­rrícu­lo pa­ra la edu­ca­ción me­dia. Na­die du­da de la con­ve­nien­cia de re­vi­sar pe­rió­di­ca­men­te los pen­sa de es­tu­dios. So­bre lo que sí ca­be du­da es so­bre su orien­ta­ción y so­bre la con­ve­nien­cia de ha­cer­lo sin su­fi­cien­te con­sul­ta. Son va­rios las ob­je­cio­nes ex­pre­sa­das por los ex­per­tos, co­mo la re­fe­ri­da a la am­pli­tud de blo­ques de es­tu­dio co­mo el de cien­cias na­tu­ra­les que, a ries­go de sa­cri­fi­car con­te­ni­dos es­pe­cí­fi­cos im­por­tan­tes, in­clu­ye bio­lo­gía, quí­mi­ca, fí­si­ca, edu­ca­ción pa­ra la sa­lud y cien­cias de la tie­rra; o la del blo­que “me­mo­ria, te­rri­to­rio y ciu­da­da­nía” que en­glo­ba his­to­ria de Ve­ne­zue­la, his­to­ria uni­ver­sal, geo­gra­fía, edu­ca­ción fa­mi­liar y ciu­da­da­na y edu­ca­ción pre­mi­li­tar, en un con­jun­to cu­yo tra­ta­mien­to de­ja enor­me es­pa­cio pa­ra la siem­bra ideo­ló­gi­ca y pro­se­li­tis­ta, o pa­ra una “des­fi­gu­ra­ción de la his­to­ria” co­mo ob­ser­va el pro­fe­sor Leo­nar­do Car­va­jal. La es­ca­sa im­por­tan­cia da­da a ma­te­rias co­mo fí­si­ca y quí­mi­ca no se co­rres­pon­de con un mun­do exi­gen­te en ma­te­ria tec­no­ló­gi­ca y con la ve­lo­ci­dad de las trans­for­ma­cio­nes en el cam­po del tra­ba­jo. Así se des­pren­de, una vez más, de es­tu­dios in­ter­na­cio­nes co­mo la prue­ba PISA, cu­yo in­for­me más re­cien­te, aun­que mues­tra los avan­ces lo­gra­dos en Ar­gen­ti­na, se­ña­la que la re­gión con­ti­núa por de­ba­jo de los es­tán­da­res glo­ba­les de ren­di­mien­to es­co­lar. Pe­rú, Co­lom­bia, Brasil y Ar­gen­ti­na, par­ti­ci­pan­tes en la mues­tra, se en­cuen­tran en­tre los diez paí­ses cu­yos es­tu­dian­tes de 15 años tie­nen un ni­vel más ba­jo en áreas co­mo ma­te­má­ti­cas, cien­cia y lec­tu­ra. Ve­ne­zue­la no par­ti­ci­pa del In­for­me PISA des­de 2014, cuan­do apa­re­ció en un le­jano pues­to 173. Más allá de las crí­ti­cas al in­for­me PISA, al­gu­nas con ra­zo­na­ble jus­ti­fi­ca­ción, lo im­por­tan­te son las lec­cio­nes que de­ja. Se­gún apun­ta The Eco­no­mist en su aná­li­sis de los re­sul­ta­dos, una de las con­clu­sio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas del es­tu­dio es que la po­bre­za es­tá aso­cia­da a un ba­jo ren­di­mien­to “pe­ro no es un des­tino”, que en los paí­ses más po­bres la can­ti­dad de in­ver­sión pú­bli­ca por es­tu­dian­te es­tá aso­cia­da a un ma­yor ren­di­mien­to, que la pie­za clave de la ca­li­dad de la edu­ca­ción son y con­ti­núan sien­do los maes­tros. Más que un cam­bio de pen­sum, la edu­ca­ción ve­ne­zo­la­na re­quie­re de un cam­bio res­pec­to de la fun­ción do­cen­te. De he­cho, en la Con­sul­ta Na­cio­nal por la Ca­li­dad Edu­ca­ti­va, 53% de las más de sie­te mi­llo­nes de per­so­nas con­sul­ta­das exi­gían me­jo­rar la for­ma­ción do­cen­te mien­tras so­lo un 10% iden­ti­fi­ca­ba la ela­bo­ra­ción de un nue­vo cu­rrícu­lo co­mo una de las ta­reas más ur­gen­tes. Es evi­den­te: el cam­bio en la edu­ca­ción y el lo­gro de ni­ve­les de ca­li­dad y de ade­cua­ción a los tiem­pos no pue­den dar­se sin un gran es­fuer­zo de pre­pa­ra­ción, ca­li­fi­ca­ción y re­co­no­ci­mien­to so­cial del do­cen­te. Ha­ce fal­ta crear las con­di­cio­nes pa­ra ha­cer efec­ti­va la as­pi­ra­ción de con­tar pa­ra el ejer­ci­cio de la do­cen­cia con los me­jo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.