La Ven­ta­na In­dis­cre­ta de Delcy

Brú­ju­la di­plo­má­ti­ca

Notitarde - - Opinión - Mi­los Al­ca­lay

Las ac­tua­cio­nes es­can­da­lo­sas de la Can­ci­ller Delcy Ro­dri­guez al anun­ciar que en­tra­ría por la ven­ta­na pa­ra asis­tir por la fuer­za a la reunión de MER­CO­SUR, even­to al que ex­pre­sa­men­te es­ta­ba ex­clui­da co­mo con­se­cuen­cia de la de­ci­sión adop­ta­da por los cua­tro miem­bros ori­gi­na­rios de ce­sar a Ve­ne­zue­la de sus de­re­chos co­mo miem­bro pleno a par­tir del 2 de Di­ciem­bre, ale­ja y aís­la aun mas al Go­bierno del Pre­si­den­te Ma­du­ro del es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal. Has­ta el Mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Uru­guay, Ro­dol­fo Nin No­voa, afir­mó “En­trar a la fuer­za en la Can­ci­lle­ría de Ar­gen­ti­na me pa­re­ce un ac­to gra­ve des­de el pun­to de vis­ta di­plo­má­ti­co bi­la­te­ral”

Cier­ta­men­te es gra­ve uti­li­zar la “di­plo­ma­cia es­pec­tácu­lo” en la que nues­tra má­xi­ma re­pre­sen­tan­te di­plo­má­ti­ca apa­re­ce vio­lan­do to­das las nor­mas di­plo­má­ti­cas y de cor­te­sía in­ter­na­cio­nal. Pe­ro más gra­ve aún son los ar­gu­men­tos que dio la Can­ci­ller Ve­ne­zo­la­na en ese mo­men­to de com­por­ta­mien­to pa­to­te­ro, al con­ti­nuar in­sul­tan­do a los Pre­si­den­tes de los paí­ses miem­bros ca­li­fi­can­do a uno de los Je­fes de Es­ta­do co­mo gol­pis­ta, a otro co­mo fas­cis­ta, y al ter­ce­ro co­mo nar­co­tra­fi­can­te. “To­dos ellos – se­gún in­for­mó- uni­dos en una Tri­ple Alian­za Gol­pis­ta con­tra Ve­ne­zue­la”. Si ello es así, por que la in­sis­ten­cia de for­mar par­te de un or­ga­nis­mo in­ter­gu­ber­na­men­tal en el que no cree y que in­sul­ta a sus Go­ber­nan­tes de ma­ne­ra pri­mi­ti­va?

Igual­men­te gra­ves son sus de­cla­ra­cio­nes fren­te a la Can­ci­lle­ría al anun­ciar que re­cha­za la po­lí­ti­ca neo-li­be­ral de MER­CO­SUR, lo que con­fir­ma que la ra­zón de no ha­ber in­cor­po­ra­do en la le­gis­la­ción nor­mas fun­da­men­ta­les co­mo el de la crea­ción de la zo­na de li­bre co­mer­cio, nos ex­clu­ye de la ra­zón de ser el Tra­ta­do. Ello no es un in­con­ve­nien­te tem­po­ral, sino que re­fle­ja que no cree en los prin­ci­pios de cons­truir un Mer­ca­do Co­mún del Sur. Su ac­ti­tud es gra­ve por­que no quie­re en­ten­der la di­plo­ma­cia bo­li­va­ria­na que los cam­bios po­lí­ti­cos ocu­rri­dos en la re­gión, han retornado a con­va­li­dar los prin­ci­pios ori­gi­na­rios del or­ga­nis­mo su­bre­gio­nal y ello im­pli­ca exi­gir el cum­pli­mien­to de com­pro­mi­sos co­mer­cia­les, aran­ce­la­rios y de li­bre co­mer­cio. Y eso lo re­cha­za ex­pre­sa­men­te Delcy Ro­dri­guez. ¿Por qué en­ton­ces in­sis­te en en­trar a un Club en el que des­co­no­ce su pa­tri­mo­nio nor­ma­ti­vo e his­tó­ri­co? Es cier­to que sus alia­dos del pa­sa­do Lu­la, Dil­ma, Kirsch­ner, Lu­go, Mu­ji­ca - con quie­nes Chá­vez lo­gró trans­for­mar el AL­CA en AL­BA- te­nían coin­ci­den­cias ideo­ló­gi­cas que an­te­po­nían es­tra­te­gias po­lí­ti­cas a las co­mer­cia­les. A lo me­jor es­ta es la ra­zón por la que la Can­ci­ller se reunió du­ran­te su con­fron­ta­ción con los pi­que­te­ros que la apo­ya­ron en su ma­ni­fes­ta­ción an­ti-di­plo­má­ti­ca. O la tor­pe­za de la reunión Cum­bre Ma­du­ro-Cas­tro pa­ra aplau­dir los 15 años del AL­BA y en la que Cu­ba con­de­na a MER­CO­SUR. Si ello es así, ¿por qué no sa­le de MER­CO­SUR co­mo sa­lió de la CAN pa­ra in­te­grar­se a una dis­mi­nui­da AL­BA? Tam­po­co se en­tien­de la pre­sen­cia per­ma­nen­te del Can­ci­ller Bo­li­viano, país quien no es miem­bro pleno de MER­CO­SUR, y que es in­con­di­cio­nal ideo­ló­gi­co. Y fi­nal­men­te es­tá la­ten­te la exi­gen­cia de la clau­su­la de­mo­crá­ti­ca

El show Por­te­ño es un gra­ve pre­ce­den­te que no in­ten­ta cum­plir la nor­ma­ti­va de MER­CO­SUR sino des­truir­la, co­mo han he­cho con las ins­ti­tu­cio­nes en Ve­ne­zue­la. Y ello no lo lo­gra­rá en la re­gión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.