Man­ten­ga­mos la es­pe­ran­za

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Ja­vier Ber­tuc­ci @JAVIERBERTUCCI

Aun­que no ha­ya­mos vis­to a Je­sús, ni ca­mi­na­do con Él, cree­mos en Él, y es­to es fe, y la fe trae es­pe­ran­za. Nues­tra fe y es­pe­ran­za su­pe­ran con­tra­dic­cio­nes y desafían pro­nós­ti­cos. La es­pe­ran­za es re­sul­ta­do y ex­pre­sión de la fe. La es­pe­ran­za es la ex­pre­sión de la fe, así co­mo la ri­sa y la ale­gría es la ex­pre­sión del go­zo. Es­ta nos abre el cie­lo y las puer­tas de lo so­bre­na­tu­ral. Por tan­to, es ne­ce­sa­rio man­te­ner nues­tra es­pe­ran­za por en­ci­ma de to­do y to­dos, no im­por­tan­do lo que se vea u oi­ga. Dios nos en­se­ña por me­dio de su Pa­la­bra que pa­ra man­te­ner la es­pe­ran­za es ne­ce­sa­rio que es­ta no cam­bie an­te las ad­ver­si­da­des y que nues­tra con­fe­sión so­bre lo que es­pe­ra­mos per­ma­nez­ca sin va­ria­ción.

De es­ta for­ma, así co­mo tú sos­tie­nes la es­pe­ran­za, la es­pe­ran­za te sos­tie­ne a ti. Es­te pró­xi­mo año de­be­mos sos­te­ner nues­tra es­pe­ran­za con ab­so­lu­ta fir­me­za, pues sos­te­nien­do nues­tra es­pe­ran­za, po­dre­mos tra­ba­jar por un país que nos ne­ce­si­ta, y más aún, sos­ten­dre­mos y pre­ser­va­re­mos la es­pe­ran­za de aque­llos que tal vez la han per­di­do por un mo­men­to. El mun­do no pue­de cam­biar mi es­pe­ran­za, sino que el mun­do cam­bia­rá por mi es­pe­ran­za. Es­pe­ra­ré lo que es­pe­ro has­ta que lo vea; y aun­que no lo vea, va a su­ce­der. La con­fe­sión le da es­ta­bi­li­dad a nues­tra es­pe­ran­za. Quien tie­ne es­pe­ran­za, lo que espera, lo ha­bla y con­fie­sa, y se­rá co­mo lo espera. De igual for­ma, la es­pe­ran­za ges­ta vi­sión y per­mi­te ima­gi­nar un me­jor fu­tu­ro. La es­pe­ran­za crea imá­ge­nes y vi­sio­nes de eso que es­pe­ro. Lo que es­pe­ro, no se ha vis­to, por­que no es la re­pe­ti­ción de un pa­sa­do, sino la crea­ción de un nue­vo fu­tu­ro.

Cuan­do fi­jas una vi­sión que pro­ce­de de es­pe­ran­za, que no cam­bia, es fir­me y la es­tás ha­blan­do, el que es­tá con­ti­go se­rá un com­pa­ñe­ro de es­pe­ran­za, se con­ta­gia­rá con ella y co­rre­rá tam­bién con la vi­sión. Cree­mos que es­te país ve­rá un mo­vi­mien­to de fe que va a ge­ne­rar es­pe­ran­za y una vi­sión por un me­jor fu­tu­ro. De­be­mos te­ner una vi­sión per­so­nal, fa­mi­liar y na­cio­nal por un por­ve­nir pro­mi­so­rio. No per­mi­tas que na­da te dis­trai­ga de tu es­pe­ran­za, ni las cir­cuns­tan­cias, ni otras per­so­nas, ni el pa­sa­do, pues el que tie­ne es­pe­ran­za no per­mi­te que el pa­sa­do es­tor­be su fu­tu­ro. Así que, ol­vi­da lo que pa­só y ex­tién­de­te a lo que es­tá ade­lan­te, al fu­tu­ro. El que tie­ne es­pe­ran­za tie­ne fu­tu­ro. Us­ted, su fa­mi­lia y es­te país tie­nen fu­tu­ro, y es bueno, si no, no fue­ra es­pe­ran­za. ¡Vie­ne un buen fu­tu­ro! Lo que es­pe­ra­mos pa­ra nues­tro país, no lo he­mos vis­to ja­más. ¡Vie­nen días de glo­ria pa­ra Ve­ne­zue­la!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.