Re­in­ser­ción so­cial

Notitarde - - Opinión - Ga­briel Arre­se Le­za, Pe­rio­dis­ta/ Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias Twit­ter: @ga­brie­la­rre­se

Un gru­po de vo­lun­ta­rios y de in­ter­nos es­cu­cha con aten­ción la ex­pli­ca­ción de un guía so­bre la his­to­ria de la Pla­za Ma­yor de Ma­drid. No se dis­tin­gue quién es un preso y quién es un vo­lun­ta­rio. To­dos dis­fru­tan de una sa­li­da agra­da­ble. Na­die es­tá pre­pa­ra­do pa­ra vi­vir en la cár­cel. Tam­po­co pa­ra sa­lir de ella. Son las con­sig­nas que de­fien­de la ONG SO­LI­DA­RIOS Pa­ra el De­sa­rro­llo. Sus vo­lun­ta­rios ayu­dan a la re­in­ser­ción so­cial de es­tas per­so­nas que han pa­sa­do lar­gos años en la cár­cel.

Una vez al mes, SO­LI­DA­RIOS Pa­ra el De­sa­rro­llo or­ga­ni­za una sa­li­da de ocio pa­ra los in­ter­nos. Así, con­tri­bu­yen a que se sien­tan ciu­da­da­nos. Una ac­ti­vi­dad que pa­ra al­gu­nas per­so­nas pue­de su­po­ner al­go co­ti­diano pe­ro que pa­ra otras pue­de su­po­ner una nue­va vi­da. Me­dian­te guías so­bre la his­to­ria del país, vi­si­tas a mu­seos, así co­mo a huer­tos ur­ba­nos, se ayu­da a los in­ter­nos a co­men­zar la re­so­cia­li­za­ción. Una ta­rea di­fí­cil y es­tig­ma­ti­za­da. Aso­cia­cio­nes co­mo Es­la­bón com­ple­tan el círcu­lo de ayu­da ne­ce­sa­ria pa­ra la re­in­ser­ción. Desa­rro­llan pro­gra­mas de em­pleo pa­ra per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad, Ter­ce­ros y Se­gun­dos Gra­do (100.2) y Li­ber­tad con­di­cio­nal.

El ob­je­ti­vo es rom­per con la du­ra ru­ti­na pe­ni­ten­cia­ria. De­vol­ver a esa per­so­na la au­to­es­ti­ma de al­guien que tie­ne mu­cho que apor­tar de nue­vo a la so­cie­dad. Una de las ma­yo­res tra­bas que se en­cuen­tran es a la ho­ra de con­se­guir tra­ba­jo. El ha­ber per­ma­ne­ci­do preso su­po­ne pa­ra las em­pre­sas una con­di­ción ne­ga­ti­va, fru­to de los pre­jui­cios. De ma­ne­ra au­to­má­ti­ca se pro­du­ce la re­la­ción de preso co­mo una per­so­na po­co hon­ra­da. To­do ello fru­to de la des­in­for­ma­ción y de la fal­ta de pro­gra­mas pa­ra la re­in­ser­ción. El pro­yec­to de SO­LI­DA­RIOS bus­ca rom­per con los es­te­reo­ti­pos que se ge­ne­ran en­torno a es­tas per­so­nas.

No de­be­mos ol­vi­dar que los in­ter­nos han de­ja­do sufrimiento detrás, pe­ro la pe­na de prisión no pue­de ser una ven­gan­za so­cial. La cár­cel de­be cons­ti­tuir un pa­so ade­lan­te pa­ra aque­llas per­so­nas que ha­yan co­me­ti­do un de­li­to. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces su­po­ne un las­tre pa­ra to­da la vi­da. En la ac­tua­li­dad, es­tar ais­la­do de la so­cie­dad du­ran­te mu­chos años su­po­ne una gran des­co­ne­xión de la reali­dad.

Es en la si­tua­ción en la que se en­cuen­tran mu­chos pre­sos a la ho­ra de sa­lir. Pre­sos que en­tra­ron cuan­do no to­do el mun­do te­nía un te­lé­fono mó­vil y que ven co­mo aho­ra las re­la­cio­nes so­cia­les de­pen­den de los smartp­ho­nes. Pe­que­ños de­ta­lles que qui­zá una per­so­na no va­lo­ra pe­ro que pa­ra los in­ter­nos su­po­ne un gran cam­bio al que adap­tar­se.

La pro­pia Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la re­fle­ja en su ar­tícu­lo 25 que “Las pe­nas pri­va­ti­vas de li­ber­tad y las me­di­das de se­gu­ri­dad es­ta­rán orien­ta­das ha­cia la re­edu­ca­ción y re­in­ser­ción so­cial y no po­drán con­sis­tir en tra­ba­jos for­za­dos”. Sin em­bar­go, la re­cien­te apro­ba­ción de la prisión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble del nue­vo Có­di­go Pe­nal su­po­ne un pa­so atrás en el ca­mino de la re­so­cia­li­za­ción.

En la ac­tua­li­dad hay más de 61.000 per­so­nas en prisión. Aun­que la ta­sa de de­li­tos en España es una de las más ba­jas de la Unión Eu­ro­pea, la ta­sa de en­car­ce­la­mien­to es un 32% su­pe­rior a la me­dia de los paí­ses eu­ro­peos, en­tre otras cau­sas, por el au­men­to de la du­ra­ción de las pe­nas en los su­ce­si­vos códigos pe­na­les.

Sa­lir a dar un pa­seo, en­con­trar un tra­ba­jo o en­ta­blar una con­ver­sa­ción son de­re­chos bá­si­cos y fun­da­men­ta­les pa­ra el de­sa­rro­llo de una so­cie­dad sa­na. El ha­ber es­ta­do en la cár­cel no de­be su­po­ner un agra­vio pa­ra las per­so­nas. La vo­lun­tad de cam­bio, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las em­pre­sas cons­ti­tu­yen los pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra con­se­guir la re­in­ser­ción de las per­so­nas que me­re­cen otra opor­tu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.