Al me­nos 1.300 fa­mi­lias afec­ta­das por la fal­ta del agua en Ri­car­do Urrie­ra

En los sec­to­res dos y cin­co

Notitarde - - Regiones -

Va­len­cia, di­ciem­bre 21 (Ana M. Ra­mos Ló­pez).- La es­ca­sez de agua des­de ha­ce más de un año man­tie­ne de­ses­pe­ra­das a las más de 1.300 fa­mi­lias que vi­ven en los sec­to­res dos y cin­co de Ri­car­do Urrie­ra, per­te­ne­cien­te a la pa­rro­quia Mi­guel Pe­ña.

La ru­ti­na de sus ac­ti­vi­da­des do­més­ti­cas cam­bió ra­di­cal­men­te; pa­ra abas­te­cer sus ca­sas, los ve­ci­nos se man­tie­nen des­pier­tos has­ta la ma­dru­ga­da o se le­van­tan a la 1:00 a.m. pa­ra po­der lle­nar los re­ci­pien­tes. Apro­ve­char el tiem­po es vi­tal, por­que an­tes de que ama­nez­ca, es­pe­cí­fi­ca­men­te a las 5:00 a.m., de­jan de re­ci­bir el suministro.

El agua es estrictamente uti­li­za­da pa­ra las ne­ce­si­da­des pri­ma­rias, co­mo co­ci­nar y asear­se, pe­ro el agua se ago­ta y aún que­dan queha­ce­res pen­dien­tes. Por eso acu­den al lla­ma­do “Plan B”, los ca­mio­nes cis­ter­na que co­bran Bs. 400 por lle­nar un bo­te­llón de agua con ca­pa­ci­dad de 20 li­tros, pe­ro hay otra op­ción con pre­cio más so­li­da­rio. Li­lia­na Pe­ro­zo can­ce­la Bs. 180 por el mis­mo servicio, una se­ño­ra que in­te­rrum­pe en la con­ver­sa­ción acla­ró: “ésa es más ba­ra­ta por­que es de pozo, pe­ro los ca­mio­nes co­bran 400”.

El bu­lli­cio de las vo­ces en­fa­da­das de los re­si­den­tes que te­nían sed de ser es­cu­cha­dos di­fi­cul­ta­ba es­cu­char el re­la­to de Li­lia­na Pe­ro­zo, que re­la­ta­ba sus in­ten­tos por so­lu­cio­nar el dé­fi­cit de agua. “El 14 de di­ciem­bre fui a Los Cao­bos, allá hay una ta­qui­lla de pa­go, les di­je el pro­ble­ma que vi­vi­mos y me di­je­ron que ha­bía un ra­cio­na­mien­to los jue­ves y los vier­nes. Tam­bién me di­je­ron que te­nía que ir a la Plan­ta Po­ta­bi­li­za­do­ra Alejo Zu­loa­ga; tam­bién fui a Las Fe­rias, pe­ro no me aten­die­ron”.

Cristian Co­ro­na, vo­ce­ro de la Uni­dad de Ba­ta­lla Hu­go Chá­vez (Ubch) del sec­tor cin­co, di­jo que re­pre­sen­tan­tes de Hi­dro­cen­tro le ex­pli­ca­ron que la tu­be­ría está obs­trui­da y eso im­pi­de la cir­cu­la­ción del agua, pe­ro el líder ve­ci­nal tie­ne sus dudas. “No sé si la em­pre­sa tranca la tu­be­ría, por­que a unas ca­sas lle­ga agua y a otras no”.

Mer­ce­des Col­me­na­res es­tu­vo en re­pre­sen­ta­ción del con­se­jo co­mu­nal del sec­tor 2, acla­ró al equi­po de pren­sa que los pro­ble­mas que vi­ven sus ve­ci­nos “del cin­co” son los mis­mos que ellos pa­de­cen. “En mi sec­tor vi­vi­mos más de 800 fa­mi­lias y allá el agua lle­ga mar­tes y vier­nes y con mal olor”.

Con no­ta­ble an­gus­tia por los pro­ble­mas que atra­vie­san los ha­bi­tan­tes sin que nin­gu­na au­to­ri­dad, mu­ni­ci­pal, gu­ber­na­men­tal y na­cio­nal los atien­da, Li­lia­na Pe­ro­zo ex­pli­có en detalle que en una bo­ca de vi­si­ta, que apa­ren­ta no des­bor­dar­se, co­lap­sa cuan­do llue­ve. “Aquí vie­nen has­ta unas aves y se pa­ran ahí, so­bre esa agua ne­gra y eso es as­que­ro­so, ya no se aguan­ta”.

Esa ca­vi­dad está en un es­ta­cio­na­mien­to del sec­tor cin­co de Ri­car­do Urrie­ra. “El re­co­lec­tor de aguas ne­gras ya no aguan­ta más”, di­je­ron los ve­ci­nos que con­du­je­ron al equi­po re­por­te­ril ha­cia la ave­ni­da Aran­za­zu, tra­mo que con­du­ce ha­cia la co­mu­ni­dad re­fe­ri­da, es­pe­cí­fi­ca­men­te fren­te a la per­fu­me­ría Ca­mi­la; jus­to allí está es­tan­ca­do el des­agra­da­ble lí­qui­do que de­ben so­por­tar los pro­pie­ta­rios y clien­tes de los co­mer­cios cer­ca­nos.

Ha­bi­tan­tes de las zo­nas dos y cin­co de Ri­car­do Urrie­ra de­ben es­pe­rar has­ta la ma­dru­ga­da pa­ra abas­te­cer­se con un po­co de agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.