Na­vi­dad so­li­da­ria con Pan­chi­to Man­de­fuá

Notitarde - - Opinión - Ru­bén Da­rio Pe­ral­ta http://ru­ben­da­rio­pe­ral­ta.blogs-pot.com @ru­bend­pe­ral­ta ru­ben­pe­ral­tamd@gmail.com

En me­dio de sa­queos, ham­bre y de­s­es­pe­ran­za, nos lle­ga la peor na­vi­dad que se re­cuer­de. Es la peor por­que los me­ca­nis­mos pa­ra pro­te­ger a nues­tros ni­ños son in­su­fi­cien­tes: no po­de­mos. Vemos co­mo en las ca­lles se re­pi­te la his­to­ria de Pan­chi­to Man­de­fuá en ca­da es­qui­na, los vemos ven­dien­do cual­quier co­sa, es­car­ban­do ba­su­ra en pro­cu­ra de ali­men­tos, pen­dien­tes de las so­bras de los mer­ca­dos. Los vemos en ma­na­da en las afue­ras de ne­go­cios de co­mi­da, pi­dien­do que les den al­go de co­mer; lo que ob­ten­gan - una piz­za, un pan ca­ni­lla, o un po­llo- se lo lle­van a un rin­cón – don­de ge­ne­ral­men­te es­tán los adul­tos de la fa­mi­lia- y en­tre to­dos com­par­ten la presa, es co­mo ver un pro­gra­ma de Na­tio­nal Geo­grap­hic so­bre los leo­nes del Se­ren­gue­ti.

Es­tu­vi­mos en un McDo­nald pa­ra una fies­ta, en­tran al lo­cal un gru­po de Pan­chi­tos, se que­da­ron hip­no­ti­za­dos ob­ser­van­do la tor­ta de cho­co­la­te y los dul­ces. El per­so­nal del lo­cal los per­si­gue y los sa­ca del lo­cal una y otra vez, pe­ro ellos vuel­ven, co­mo la ma­na­da afri­ca­na, y vuel­ven por­que tie­nen ham­bre; pe­ro tam­bién hay una tor­ta, una pi­ña­ta, glo­bos y pa­pi­tas. Ellos quie­ren ju­gar tam­bién y quie­ren tor­ta de cho­co­la­te. Lle­ga el mo­men­to en que nos pre­gun­tan si pue­den co­mer pon­que­ci­tos, y se los da­mos; pre­gun­ta uno si se pue­de ter­mi­nar el res­to de la ham­bur­gue­sa que Mart­hi­na ha­bía de­ja­do, y se la da­mos. Afue­ra de la vi­tri­na, a lo le­jos, se ven que es­tán las ma­dres y her­ma­nos ma­yo­res, to­dos fa­mé­li­cos. El per­so­nal del lo­cal tu­vo que lla­mar a la po­li­cía pa­ra que los sa­ca­ra, pe­ro se apu­ra el cumpleaños pa­ra que los Man­de­fuá co­man un buen tro­zo de tor­ta de cho­co­la­te. Se la co­men con gus­to mien­tras los sa­ca la po­li­cía. No pue­do des­pe­gar la vis­ta de ellos.

Mart­hi­na, de 6 años, me di­ce: » Pa­pi, hoy vi una ni­ña sin za­pa­tos que es­ta­ba pi­dien­do, la otra vez vi otra«. Ella sa­be que hay ni­ños po­bres, pe­ro nota que hay más que an­tes. Hay que ex­pli­car­les a los ni­ños lo que pa­sa al­re­de­dor, ya que de­ben sa­ber que mu­chos ni­ños co­mo ellos es­tán su­frien­do y que de­be­mos ser más so­li­da­rios que nun­ca. Ce­ro bur­bu­jas de cris­tal acá. Así apren­den a va­lo­rar.

A fi­na­les de año te­ne­mos co­mo cos­tum­bre re­vi­sar nues­tros ar­ma­rios pa­ra es­co­ger lo que va­mos a regalar. El me­jor mo­men­to es cuan­do to­ca lim­piar el de Mart­hi­na, pues allí es­tán los ju­gue­tes; ella siem­pre participa de ma­ne­ra en­tu­sias­ta pa­ra lle­nar la bol­sa de re­ga­los que va a los ni­ños del pá­ra­mo. No ten­go du­da que Mart­hi­na va a re­pe­tir es­te ri­tual con sus hi­jos –esa es la idea.

El go­bierno al ro­bar ju­gue­tes – que a su vez vol­ve­rán a ro­bar, pa­ra re­par­tir­se los me­jo­res en­tre los car­ne­ti­za­dos del PSUV y los mi­li­cos- quie­re so­lu­cio­nar la na­vi­dad de los Pan­chi­to Man­de­fuá. Con an­ti­va­lo­res – co­mo el ro­bo y el sa­queo- pre­ten­den cons­truir los va­lo­res de los ciu­da­da­nos del ma­ña­na. Con­ta­mi­nan con su es­tiér­col una na­vi­dad ro­ba­da, pa­ra for­mar la nue­va ge­ne­ra­ción de sa­quea­do­res de co­mer­cios.

Es es­te el mo­men­to don­de más so­li­da­rios y des­pren­di­dos de­be­mos ser. Nues­tros hi­jos de­ben ser in­vo­lu­cra­dos en el ac­to de ayu­dar a los des­po­seí­dos. Es ho­ra de re­vi­sar esos ar­ma­rios y ma­le­tas. Es ho­ra de lim­piar y arre­glar esos ju­gue­tes que no se usan pa­ra que otro ni­ño le sa­que pro­ve­cho. Es ho­ra de de­jar de guar­dar esos za­pa­tos que fue­ron de mi hi­jo pe­ro se los guar­do al nie­to. No es ho­ra pa­ra bol­se­rías. Es di­ciem­bre, y esos ni­ños allá fue­ra ni en ni­ño Je­sús creen ya.

La so­li­da­ri­dad: ese es el re­ga­lo obligatorio pa­ra es­ta na­vi­dad.

An­ne, Mart­hi­na, Ro­dri­go y yo les desea­mos Fe­liz Na­vi­dad y dul­ce 2017 a to­dos, en es­pe­cial a to­dos los Pan­chi­to Man­de­fuá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.