El al­cohó­li­co está en­ce­rra­do en su en­fer­me­dad

Notitarde - - Ciudad - Cecilia (*)

Una re­cu­pe­ra­ción pla­ni­fi­ca­da, des­de el pun­to del al­coho­lis­mo, de­be co­men­zar por los fa­mi­lia­res y ami­gos. Ellos de­ben apren­der có­mo las per­so­nas afec­ta­das por es­ta en­fer­me­dad se afec­tan las unas a las otras, y des­pués apren­der la par­te más di­fí­cil que es ac­tuar en una for­ma en­te­ra­men­te di­fe­ren­te.

Él está en­ce­rra­do en su en­fer­me­dad, pe­ro son otros los que tie­nen la lla­ve de la ce­rra­du­ra. No­so­tros no po­de­mos obli­gar­le a que aban­do­ne la idea de que la be­bi­da le re­sol­ve­rá sus pro­ble­mas, pe­ro si le abri­mos la puer­ta estará en li­ber­tad pa­ra sa­lir.

Si el al­cohó­li­co es res­ca­ta­do de ca­da cri­sis, si el je­fe se de­ja con­ver­tir en una víc­ti­ma una y otra vez, y si la es­po­sa reac­cio­na co­mo siem­pre, en­ton­ces no hay ni un 10% de opor­tu­ni­dad de que el al­cohó­li­co se re­cu­pe­re. Él está vir­tual­men­te in­de­fen­so y no pue­de por sí mis­mo rom­per la ce­rra­du­ra, pe­ro pue­de re­cu­pe­rar­se si los otros apren­den có­mo rom­per la de­pen­den­cia del al­cohó­li­co ha­cia ellos, es­to es, rehu­san­do a ce­der en ca­da oca­sión. El al­cohó­li­co no pue­de se­guir ne­gan­do su en­fer­me­dad, a me­nos que otros cam­bien su ac­ti­tud ha­cia él. És­tos in­sis­ten en pre­gun­tar­le al al­cohó­li­co por qué no pa­ra de be­ber, y en es­to es en lo que fa­llan, por­que es­tán con­tri­bu­yen­do a que él in­ten­te una y otra vez so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas hu­ma­nos bá­si­cos por me­dio de la be­bi­da.

No es cier­to que un al­cohó­li­co no pue­da ser ayu­da­do has­ta que él desee esa ayuda; lo que sí es cier­to es que no hay la más re­mo­ta po­si­bi­li­dad de que el al­cohó­li­co pa­re de be­ber si otras per­so­nas in­sis­ten en qui­tar­le de en­ci­ma to­das las con­se­cuen­cias do­lo­ro­sas de la be­bi­da. El en­torno en­con­tra­rá muy di­fí­cil cam­biar de ac­ti­tud, ya que les se­ría más fá­cil y me­nos do­lo­ro­so el de­cir que el al­cohó­li­co no tie­ne cu­ra.

La es­po­sa o la ma­dre de­ben unir­se a un pro­gra­ma de con­sul­ta y te­ra­pia, si es que quie­re ha­cer un cam­bio bá­si­co en su vi­da.

Re­co­men­da­ción: Bus­car in­for­ma­ción en los gru­pos de AA y Al Anon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.