Fe­liz Na­vi­dad pa­ra to­dos los lec­to­res de No­ti­tar­de

La de­vo­ción cris­tia­na man­tie­ne vi­vo el na­ci­mien­to del Ni­ño Je­sús. Que to­do sea paz y amor en es­tas fies­tas fa­mi­lia­res.

Notitarde - - Portada -

Va­len­cia, di­ciem­bre 23 ( Daisy Li­na­res).- Hoy es la vís­pe­ra de la Na­vi­dad. Fe­cha que re­cuer­da el na­ci­mien­to del Ni­ño Je­sús, y aun­que ha­ce más de 2 mi­le­nios de es­te acon­te­ci­mien­to, la de­vo­ción cris­tia­na re­pre­sen­ta el mis­te­rio co­mo en aque­lla no­che cuan­do una es­tre­lla muy gran­de ilu­mi­nó el cie­lo.

Se­gún el pá­rro­co de la Ca­te­dral de Va­len­cia, Pe­dro De Frei­tas, la Na­ti­vi­dad es pa­ra los cris­tia­nos una de las dos fies­tas más im­por­tan­tes del año jun­to con la pas­cua y la re­su­rrec­ción, que es en la Se­ma­na San­ta.

El ros­tro de l amor

El pa­dre Pe­dro di­jo que es el mo­men­to en que los cre­yen­tes tie­nen la opor­tu­ni­dad de ha­cer me­mo­ria so­bre el na­ci­mien­to y por qué Cris­to se hi­zo hom­bre por amor, por nues­tra sal­va­ción.

“Ese amor de­be ser tiem­po de fe­li­ci­dad, de fies­ta, de go­zo, te­ne­mos que sen­tir el lla­ma­do de Dios a abrir el co­ra­zón y par­ti­ci­par de la ale­gría de te­ner­lo con no­so­tros, aun­que hoy hay mo­ti­vos pa­ra es­tar tris­tes por las cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les que atra­vie­sa el país, lo que ha­ce que es­ta Na­vi­dad sea apa­ga­da”.

Pe­se a ello, De Frei­tas re­sal­tó que “des­de la fe, por la pre­sen­cia del Ni­ño Dios, nos de­be de­vol­ver la es­pe­ran­za, la cer­te­za de que han de ve­nir tiem­pos me­jo­res; es­tan­do en co­mu­nión con Dios y los her­ma­nos, po­de­mos en­con­trar los mo­ti­vos pa­ra sen­tir la paz que so­lo Dios nos pue­de dar”.

In­vi­tó a la ce­le­bra­ción de la Igle­sia que es­te año coin­ci­de con las mi­sas do­mi­ni­ca­les. En la Ca­te­dral de Va­len­cia, el ar­zo­bis­po de la ciu­dad, mon­se­ñor Rei­nal­do Del Pret­te, ofi­cia­rá hoy la misa a las 7:00 p.m. y el do­min­go 25 se­rán a las 9:00 a.m.; 10:30 a.m. y 4:30 a.m.

Los ado­ra­do­res y el re­ba­ño

En la Ca­te­dral de Va­len­cia es­tá el pe­se­bre, co­mo ca­da año. Fer­nan­do Asen­so, co­no­ci­do ca­ri­ño­sa­men­te co­mo Ni­co­lás, fue el cul­tor de una ca­sa, cu­ya fa­cha­da con­tie­ne pino se­co y den­tro se ob­ser­va a los ado­ra­do­res, las ove­jas y el re­ba­ño. “Un es­ce­na­rio co­mo en Be­lén”, di­jo Ni­co­lás, quien es­te año con­fec­cio­nó va­rias pie­zas con ye­so, pa­pel y ani­me. Ni­co­lás lo re­creó en una se­ma­na.

Es­tá una gru­ta, don­de se sien­te el so­ni­do del agua y las pie­zas más al­tas mi­den 1 me­tro 20 cen­tí­me­tros. No usó lu­ces tra­di­cio­na­les, sino una lám­pa­ra co­mo sím­bo­lo pa­ra alum­brar las imá­ge­nes es­pa­ño­las que son pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la pa­rro­quia de la Ca­te­dral.

Pe­que­ño, sen­ci­llo y hu­mil­de

El pá­rro­co de la igle­sia de la pa­rro­quia In­ma­cu­la­do Co­ra­zón de Ma­ría, en El Vi­ñe­do, Moi­sés Hi­gue­ra, des­cri­bió el na­ci­mien­to co­mo un ac­to de hu­mil­dad. “Sien­do Dios el due­ño del uni­ver­so, se qui­so acer­car al hom­bre, se en­car­nó co­mo un hi­jo pa­ra ha­cer­nos par­tí­ci­pes de su vi­da. Na­ció en un pe­se­bre, en un lu­gar don­de se co­bi­ja­ban los ani­ma­les, ac­to que nos de­mues­tra la pe­que­ñez, la sen­ci­llez y la hu­mil­dad que po­seía”.

“Há­ga­se la com­po­si­ción del lu­gar”, ex­pre­só, por­que no en­con­tró po­sa­da, na­ció cer­ca de una mu­la y de un buey, lo que es­tá re­crea­do en la igle­sia con le­tras gran­des de co­lor ne­gro, tras una pa­red ama­ri­lla don­de di­ce: “El En­ma­nuel”, que sig­ni­fi­ca Dios con no­so­tros. Lo re­creó el fe­li­grés An­to­nio de Nó­bre­ga, hom­bre de mu­cha ca­pa­ci­dad y dis­po­si­ción, agre­gó el pá­rro­co.

In­vi­tó a la fe­li­gre­sía a la misa de hoy que se­rá ofi­cia­da a las 7: 00 p.m. El do­min­go, 25 de di­ciem­bre, a las 11:00 a.m. y a las 5:00 p.m.

Cin­co es­ce­nas de ado­ra­ción

Mar­ga­ri­ta Ma­rre­ro Ar­cay de Mi­lo­nas, integrante de la So­cie­dad del Be­le­nis­mo, ini­ció la con­fec­ción del pe­se­bre en el mes de oc­tu­bre. Ca­da año su com­po­si­ción grá­fi­ca so­bre el na­ci­mien­to del Ni­ño Je­sús es dis­tin­ta; es­te año se ba­só en las pa­la­bras del pa­pa Fran­cis­co: “abre tu co­ra­zón a la fe y sal fue­ra”, lo cual fue mon­ta­do en cin­co es­ce­nas.

La pri­me­ra: La enun­cia­ción del Se­ñor, “he aquí la es­cla­va del Se­ñor”, di­jo San Ga­briel a la Vir­gen Ma­ría. La se­gun­da es­ce­na se re­pre­sen­ta en el sue­ño que tu­vo Jo­sé cuan­do se le apa­re­ció un án­gel y le di­jo: “no te an­gus­ties, to­ma a Ma­ría por es­po­sa, por­que su hi­jo se­rá obra del Es­pí­ri­tu San­to”.

La ter­ce­ra es­ce­na es­tá idea­da de cuan­do Ma­ría vi­si­ta a su pri­ma San­ta Isa­bel y am­bas con­ver­gen en la idea del na­ci­mien­to de Cris­to y de la re­su­rrec­ción. En la cuar­ta, apa­re­ce el con­cep­to del na­ci­mien­to de Cris­to; y la quin­ta es­ce­na, el ca­mino de los pas­to­res que vie­nen a ado­rar al Ni­ño fren­te a San Fran­cis­co, San An­to­nio, San­ta Te­re­si­ta, San Cris­tó­bal y San Ca­ye­tano. De allí que a ellos se les re­la­cio­na con la in­fan­cia de Je­sús.

Ma­rre­ro, co­mo fiel cre­yen­te, in­di­có que hay que abrir el co­ra­zón ha­cia la mi­se­ri­cor­dia de nues­tros her­ma­nos, sin odio ni ren­co­res, lle­nos de la ale­gría ver­da­de­ra: “Te­ner a Dios en nues­tro co­ra­zón”.

En su cri­te­rio, es­ta­mos lla­ma­dos a sa­lir de nues­tros mu­ros pa­ra lle­var a to­dos la ter­nu­ra de Dios e in­vi­tó a vi­si­tar su pe­se­bre, ubi­ca­do en la ca­lle Ron­dón. Mien­tras se ob­ser­va, se es­cu­cha­rá la na­rra­ción de las es­ce­nas y se re­cor­da­rán los can­tos de Na­vi­dad.

Na­ci­mien­to re­crea­do por An­to­nio de Nó­bre­ga en la igle­sia In­ma­cu­la­do Co­ra­zón de Ma­ría, ubi­ca­da en El Vi­ñe­do.

El pe­se­bre de la Ca­te­dral de Va­len­cia fue re­crea­do por el cul­tor Fer­nan­do Asen­so, en una se­ma­na apro­xi­ma­da­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.