Na­ci­mien­tos del mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo re­ci­ben hoy al “Ni­ño Je­sús”

Her­mo­sas obras de ar­te que im­pre­sio­nan año tras año a los ha­bi­tan­tes

Notitarde - - Regiones -

Güi­güe, di­ciem­bre 23 (Je­ni­ree Se­que­da Moreno).- La Na­vi­dad es épo­ca de ale­gría, de re­con­ci­lia­ción y de unión; es el mo­men­to ideal pa­ra com­par­tir en fa­mi­lia la lle­ga­da del Ni­ño Dios y de agra­de­cer por otro año que se va.

En to­dos los rin­co­nes del mun­do la gen­te ce­le­bra es­tas fies­tas con di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes de­pen­dien­do de cuál sea su cul­tu­ra.

Je­sús na­ció en un pe­se­bre en la ciu­dad de Be­lén. En los paí­ses ca­tó­li­cos, es­te he­cho es traí­do a la men­te con ré­pli­cas en mi­nia­tu­ra de la es­ce­na del na­ci­mien­to. El pe­se­bre, ani­ma­les, mi­nia­tu­ras de Je­sús, Jo­sé y Ma­ría, los pas­to­res y los tres Re­yes Ma­gos son par­te de es­te sím­bo­lo po­pu­lar que se­gún la le­yen­da fue ini­cia­do por San Fran­cis­co de Asís.

Aun­que es una cos­tum­bre se­gui­da prin­ci­pal­men­te por los ca­tó­li­cos (sien­do el del Va­ti­cano uno de los más gran­des y vis­to­sos del mun­do), ac­tual­men­te es­ta cos­tum­bre es tam­bién se­gui­da en mu­chos ho­ga­res de to­do el mun­do.

Des­de ha­ce mu­chos años, pa­ra los ha­bi­tan­tes del mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo, la Na­vi­dad re­pre­sen­ta la ma­yor ce­le­bra­ción del año y en ca­da pa­rro­quia, aun­que son di­fe­ren­tes, las ac­ti­vi­da­des com­pren­den un mis­mo fin, “com­par­tir en fa­mi­lia los úl­ti­mos días del año”.

Los tra­di­cio­na­les na­ci­mien­tos de Car­los Ar­ve­lo se han con­ver­ti­do en re­fe­ren­cia na­cio­nal, de­bi­do a la ma­jes­tuo­sa crea­ti­vi­dad de sus au­to­res, quie­nes lo­gran plas­mar en un am­bien­te ca­si real el pe­se­bre don­de na­ció un 25 de di­ciem­bre el Ni­ño Dios.

Años de tra­di­ción en co­mu­ni­dad El Mi­la­gro de Los Li­ber­ta­do­res

Des­de ha­ce más de 35 años Saúl He­ras ha lo­gra­do im­pre­sio­nar a los ha­bi­tan­tes de la co­mu­ni­dad El Mi­la­gro, en Güi­güe, con un enor­me pe­se­bre por el que re­co­rren más de 800 li­tros de agua esparcidos a tra­vés de la­gu­nas y nu­bes por to­da la pie­za.

El de­sier­to, los ca­me­llos, los pas­to­res y el jue­go de lu­ces que si­mu­lan al­gu­nos true­nos ha­cen de es­te na­ci­mien­to una obra ar­tís­ti­ca, que so­lo “con amor y de­vo­ción” se pue­de lo­grar, se­gún pa­la­bras de su pro­pio crea­dor, quien ase­gu­ró que su pie­za ha lo­gra­do tras­pa­sar las fron­te­ras de Car­los Ar­ve­lo, im­pre­sio­nan­do a los ha­bi­tan­tes de otros mu­ni­ci­pios del es­ta­do Ca­ra­bo­bo.

Más de tres me­ses de ar­duo tra­ba­jo le lle­va a Saúl He­ras re­crear el na­ci­mien­to del Ni­ño Dios, pa­ra lue­go ser elo­gia­do por los ha­bi­tan­tes has­ta el 2 de fe­bre­ro cuan­do se ce­le­bra el día de la Can­de­la­ria.

El jo­ven Jo­sé Luis Ro­jas es otro de los ar­tis­tas de Car­los Ar­ve­lo que han lo­gra­do po­si­cio­nar su nom­bre en­tre los ha­bi­tan­tes pro­pios y fo­rá­neos, gra­cias a la gran crea­ti­vi­dad que ma­ni­fies­ta a tra­vés del na­ci­mien­to que ins­ta­la en su ho­gar des­de ha­ce más de 10 años.

Du­ran­te al me­nos 20 días Jo­sé Luis con ayu­da de sus pa­dres ins­ta­la el pe­se­bre en el por­che de su vi­vien­da, don­de lo­gra es­tar a la vis­ta de to­dos.

Un enor­me cas­ti­llo ro­mano, cas­ca­das, cue­vas, jue­gos de lu­ces y cien­tos de pie­zas, en su ma­yo­ría rea­li­za­das por él mis­mo, com­ple­men­tan el enor­me pe­se­bre que es elo­gia­do por sus se­gui­do­res tam­bién has­ta el 2 de fe­bre­ro.

Fie­les ado­ran na­ci­mien­tos en las igle­sias de Güi­güe y Be­lén

“Fe­liz aquel hom­bre que se le­van­ta del pe­ca­do y so­lo vuel­ve a caer de ro­di­llas an­te Dios”, es­ta fra­se es to­do lo que re­pre­sen­ta el pe­se­bre que es­te año le­van­ta­ron en la igle­sia de Güi­güe los fie­les, mo­na­gui­llos, ca­ba­lle­ros del San­tí­si­mo y co­ris­tas, pa­ra ce­le­brar la Na­ti­vi­dad del Se­ñor.

El 16 de di­ciem­bre a las 5:00 de la ma­ña­na du­ran­te la pri­me­ra misa de agui­nal­do, fue ben­de­ci­do el pe­se­bre que año tras año re­ci­be la vi­si­ta de cien­tos de fie­les y cre­yen­tes, quie­nes lle­gan a ado­rar y ha­cer sus pe­ti­cio­nes al Ni­ño Dios.

Co­mo to­dos los años, los ha­bi­tan­tes de Be­lén tam­bién se reúnen en fa­mi­lia pa­ra rea­li­zar el na­ci­mien­to en la igle­sia del pue­blo des­de los pri­me­ros días de di­ciem­bre, pa­ra que sea és­te el pro­ta­go­nis­ta de las mi­sas de agui­nal­do.

El de­co­ra­do de la pla­za Bo­lí­var, el pa­rran­dón y el na­ci­mien­to de la igle­sia son las ma­yo­res ex­pre­sio­nes na­vi­de­ñas que por años se han man­te­ni­do den­tro de las tra­di­cio­nes de los be­le­nen­ses, quie­nes vi­ven y dis­fru­tan al má­xi­mo lo que con­si­de­ran la épo­ca más bo­ni­ta del año, “la Na­vi­dad”.

800 li­tros de agua re­co­rren el pe­se­bre de El Mi­la­gro.

El her­mo­so na­ci­mien­to del sec­tor Los Li­ber­ta­do­res.

En la igle­sia de Güi­güe to­dos con­tri­bu­yen con el pe­se­bre.

Los be­le­nen­ses ado­ran el na­ci­mien­to de la igle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.