Aba­ti­do en ti­ro­teo con la Po­li­cía de Ita­lia ata­can­te en mer­ca­do de Ber­lín

Se­gún el mi­nis­tro de In­te­rior, Mi­nit­ti, el muer­to es el bus­ca­do te­rro­ris­ta Anis Am­ri

Notitarde - - Internacional -

Ro­ma/Ber­lín, di­ciem­bre 23 (DPA) - Anis Am­ri, el pre­sun­to au­tor del aten­ta­do del lu­nes con­tra un mer­ca­do na­vi­de­ño en Ber­lín, mu­rió ayer en un ti­ro­teo con la Po­li­cía en Mi­lán, se­gún con­fir­mó el Go­bierno ita­liano pa­ra ali­vio de Ale­ma­nia, que cen­tró las pes­qui­sas en bus­ca de po­si­bles cóm­pli­ces y pro­me­tió re­vi­sar sus me­di­das de se­gu­ri­dad.

“La per­so­na aba­ti­da es, des­pués de to­das las com­pro­ba­cio­nes que se efec­túan en es­tos ca­sos y sin som­bra de du­da, Anis Am­ri, el sos­pe­cho­so del ata­que te­rro­ris­ta de Ber­lín”, co­mu­ni­có el mi­nis­tro ita­liano del In­te­rior, Mar­co Mi­nit­ti.

Am­ri era bus­ca­do des­de ha­ce cua­tro días en to­da Eu­ro­pa sos­pe­cha­do de ha­ber em­bes­ti­do con un ca­mión un mer­ca­do na­vi­de­ño en Ber­lín, dan­do muer­te a 12 per­so­nas y cau­san­do he­ri­das a me­dio cen­te­nar. Do­ce per­so­nas si­guen en es­ta­do crí­ti­co.

Ho­ras des­pués de co­no­cer­se el de­ce­so de Am­ri, la agen­cia de pro­pa­gan­da de la mi­li­cia te­rro­ris­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), Amaq, di­fun­dió un ví­deo en que el tu­ne­cino ju­ra­ba leal­tad al lí­der del EI, Abu Bakr al Bag­da­di, y pro­me­tía ven­gar a sus her­ma­nos mu­sul­ma­nes.

El tu­ne­cino fue in­ter­cep­ta­do por dos po­li­cías en un con­trol de ru­ti­na a las 03:30 de la ma­dru­ga­da (02:30 GMT) de­lan­te de la es­ta­ción fe­rro­via­ria Ses­to San Gio­van­ni, en un su­bur­bio del nor­te de Mi­lán.

En lu­gar de mos­trar su do­cu­men­to de iden­ti­dad co­mo le re­que­rían los agen­tes, Am­ri sa­có de la mo­chi­la un ar­ma y dis­pa­ró a uno de ellos, que re­sul­tó he­ri­do en un hom­bro, pe­ro es­tá fue­ra de pe­li­gro. El otro ofi­cial abrió fue­go aba­tien­do al agre­sor. Am­ri no por­ta­ba do­cu­men­tos con­si­go, pe­ro sí una pis­to­la ca­li­bre 22 car­ga­da.

El pre­si­den­te de la Po­li­cía mi­la­ne­sa, An­to­nio de Ie­su, pre­ci­só que iba so­lo y que re­ci­bió dos ti­ros, uno de ellos en el pe­cho, que fi­nal­men­te le cos­tó la vi­da. De Ie­su ne­gó ver­sio­nes de que hu­bie­ra gri­ta­do “Allahu Ak­bar!” y di­jo que in­sul­tó a los po­li­cías lla­mán­do­los “bas­tar­dos”.

Se­gún in­for­ma­ción brin­da­da por el je­fe de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta de Ita­lia, Al­ber­to No­bi­li, Am­ri lle­gó a la ciu­dad ita­lia­na de Tu­rín en tren pro­ce­den­te de la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Cham­béry y de allí to­mó otro tren a Mi­lán, adon­de arri­bó a la una de la ma­ña­na.

Mi­nit­ti agra­de­ció la la­bor de los agen­tes y di­jo que ha­bía mo­ti­vo pa­ra que Ita­lia se sin­tie­se “or­gu­llo­sa”. El pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Pao­lo Gen­ti­lo­ni, tam­bién se su­mó a los elo­gios y re­sal­tó que las fuer­zas ita­lia­nas si­guen en aler­ta má­xi­ma.

El pre­sun­to te­rro­ris­ta tu­ne­ceino Ani Am­ri, un re­fu­gia­do de 24 años que de­be­ría ha­ber si­do de­por­ta­do de Ale­ma­nia des­de ha­ce me­dio año, era bus­ca­do con or­den de cap­tu­ra en to­da Eu­ro­pa.

El se­ma­na­rio “Der Spie­gel” in­di­có que el te­lé­fono mó­vil del pre­sun­to ata­can­te fue en­con­tra­do en el ca­mión con el que pro­vo­có la muer­te de 12 per­so­nas y es­tá sien­do ana­li­za­do.

Ex­per­tos fo­ren­ses tra­ba­jan jun­to al cuer­po sin vi­da de Anis Am­ri, el tu­ne­cino de 24 años sos­pe­cho­so de co­me­ter el aten­ta­do de Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.