Yiha­dis­mo usa Amé­ri­ca La­ti­na pa­ra fi­nan­ciar­se del cri­men or­ga­ni­za­do

Notitarde - - Internacional -

Pa­na­má, di­ciem­bre 23 ( EFE).Aun­que la ame­na­za del te­rro­ris­mo is­la­mis­ta se man­tie­ne “la­ten­te” en La­ti­noa­mé­ri­ca, el ob­je­ti­vo ac­tual del yiha­dis­mo en la re­gión pa­sa más por en­con­trar fi­nan­cia­ción a tra­vés del cri­men or­ga­ni­za­do que por co­me­ter aten­ta­dos, se­gún un aná­li­sis pu­bli­ca­do por un ins­ti­tu­to es­pa­ñol.

“La si­len­cio­sa pre­sen­cia de miem­bros/gru­pos afi­nes a la Yihad Global en el ca­so de Amé­ri­ca La­ti­na pue­de es­tar más fun­da­men­ta­da en la im­pu­ni­dad que és­tos en­cuen­tran en la re­gión pa­ra fi­nan­ciar ac­ti­vi­da­des terroristas” en otros paí­ses, afir­ma el es­tu­dio, di­vul­ga­do por el Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos (Ieee), de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de ese país.

El ra­di­ca­lis­mo is­lá­mi­co en Amé­ri­ca La­ti­na, apun­ta el in­for­me al que tu­vo ac­ce­so EFE, “guar­da una es­tre­cha re­la­ción con las ac­ti­vi­da­des de cri­men or­ga­ni­za­do que se desa­rro­llan en la re­gión”.

Se­gún el do­cu­men­to, de Ale­xan­dra Du­mi­tras­cu y ti­tu­la­do “El ra­di­ca­lis­mo is­lá­mi­co en Amé­ri­ca La­ti­na. De Hez­bo­lá al Daesh”, uno de los gru­pos terroristas que más uti­li­zan la re­gión pa­ra con­se­guir fon­dos es la or­ga­ni­za­ción li­ba­ne­sa Hez­bo­lá.

El clan Ba­ra­kat, con ba­se en Pa­ra­guay, y la or­ga­ni­za­ción Joum­ma, ra­di­ca­da en Co­lom­bia, son un ejem­plo de có­mo gru­pos cri­mi­na­les lo­ca­les fi­nan­cian a Hez­bo­lá a tra­vés del trá­fi­co de dro­gas y del blan­queo de ca­pi­ta­les, de acuer­do con el tex­to.

El aná­li­sis pu­bli­ca­do por el Ieee con­si­de­ra que la pre­sen­cia de gru­pos ra­di­ca­les en La­ti­noa­mé­ri­ca per­ju­di­ca prin­ci­pal­men­te a EE.UU., “el enemi­go de­cla­ra­do de las or­ga­ni­za­cio­nes yiha­dis­tas”.

El in­for­me tam­bién de­ja cla­ro que “los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de la re­gión tie­nen po­ca ca­pa­ci­dad pa­ra en­fren­tar la ame­na­za del te­rro­ris­mo yiha­dis­ta”. Ar­gen­ti­na y Bra­sil son, se­gún da­tos del cen­tro es­pa­ñol, los paí­ses con el ma­yor nú­me­ro de mu­sul­ma­nes, un mi­llón de prac­ti­can­tes ca­da uno. Tam­bién hay una im­por­tan­te co­mu­ni­dad en Su­ri­nam, Ve­ne­zue­la, Mé­xi­co, Pe­rú y Chi­le.

A di­fe­ren­cia de Eu­ro­pa y EE.UU., la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na en La­ti­noa­mé­ri­ca “no su­fre ex­clu­sión so­cial, sino que go­za en su ma­yo­ría de un es­ta­tus so­cial me­dio”, in­di­ca el tex­to.

Los mu­sul­ma­nes lle­ga­ron a la re­gión en el si­glo XVI, aun­que no fue has­ta el si­glo XIX cuan­do el is­lam se asen­tó de­fi­ni­ti­va­men­te en La­ti­noa­mé­ri­ca con la lle­ga­da ma­si­va pro­ce­den­te de Lí­bano, Pa­les­ti­na y Si­ria. El do­cu­men­to pu­bli­ca­do por el Ieee en la sec­ción Do­cu­men­tos de Opi­nión tam­bién re­cuer­da que el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de EE.UU. aún es­ta­ba “preo­cu­pa­do” en 2015 por la pre­sen­cia de Hez­bo­lá en la re­gión, a pe­sar de que los años fuer­tes de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta en La­ti­noa­mé­ri­ca fue­ron 1992 y 1994, cuan­do co­me­tie­ron dos aten­ta­dos con­tra la co­mu­ni­dad ju­día en Ar­gen­ti­na.

El gru­po te­rro­ris­ta que es­tá avan­zan­do en Amé­ri­ca La­ti­na, se­gún el ins­ti­tu­to es­pa­ñol, es Daesh, tam­bién co­no­ci­do co­mo Isis.

“Se es­ti­ma que más de 100 in­di­vi­duos de la re­gión han via­ja­do a Si­ria e Irak, pa­ra afi­liar­se a las fi­las de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta. Ade­más, el sub­con­ti­nen­te ha ser­vi­do co­mo apo­yo ideo­ló­gi­co y fi­nan­cie­ro pa­ra la or­ga­ni­za­ción”, ex­pli­ca el tex­to.

El avan­ce de Daesh es “es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te” en Tri­ni­dad y To­ba­go, des­de don­de via­ja­ron a Si­ria e Irak cer­ca de 70 per­so­nas, y en Bra­sil, don­de el gru­po yiha­dis­ta An­sar al-Khi­la­fah Bra­zil de­cla­ró leal­tad al Isis en los Jue­gos Olím­pi­cos.

Aun­que Amé­ri­ca La­ti­na “re­pre­sen­ta una re­gión im­por­tan­te pa­ra el ra­di­ca­lis­mo is­lá­mi­co”, el úni­co país que “po­dría pa­de­cer una ame­na­za real y di­rec­ta” es Pa­na­má por ha­ber­se ad­he­ri­do en 2015 a la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal li­de­ra­da por EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.