Hi­jos y he­re­de­ros

Isa­bel Vidal de Ten­rei­ro

Notitarde - - Opinión -

¡ Si pu­dié­ra­mos ima­gi­nar real­men­te có­mo era la si­tua­ción de la hu­ma­ni­dad an­tes de la ve­ni­da de Cris­to! ¡ Si pu­dié­ra­mos pe­ne­trar real­men­te lo que sen­tía la gen­te que es­pe­ra­ba al Me­sías pro­me­ti­do! Es tan fá­cil - aho­ra que ya Cris­to vino- to­mar su ve­ni­da co­mo un de­re­cho ad­qui­ri­do, y has­ta dar­nos el lu­jo de re­cha­zar o de no im­por­tar­nos lo que Dios ha he­cho pa­ra con no­so­tros: to­do un Dios se re­ba­ja des­de su con­di­ción di­vi­na pa­ra ha­cer­se uno co­mo no­so­tros. ¿Nos da­mos cuen­ta real­men­te de es­te mis­te­rio que, ade­más de mis­te­rio, es el re­ga­lo más gran­de que se nos ha­ya po­di­do dar?

¿Có­mo po­de­mos acos­tum­brar­nos a es­ta idea tan ex­cep­cio­nal? ¿Có­mo po­de­mos no con­mo­ver­nos ca­da Na­vi­dad an­te es­te mis­te­rio in­só­li­to? ¿Có­mo po­de­mos no agra­de­cer a Dios ca­da 25 de di­ciem­bre por es­te gran­dí­si­mo re­ga­lo que nos ha da­do?

Los Pro­fe­tas del An­ti­guo Tes­ta­men­to, es­pe­cial­men­te Isaías (Is. 9, 1-3 y 5-6) nos ha­blan de que la hu­ma­ni­dad se en­con­tra­ba per­di­da y en la os­cu­ri­dad, sub­yu­ga­da y opri­mi­da, has­ta que vino al mun­do “un Ni­ño”.

En­ton­ces “el pue­blo que ca­mi­na­ba en ti­nie­blas vio una gran luz...se rom­pió el yu­go, la ba­rra que opri­mía sus hom­bros y el ce­tro de su ti­rano”.

Po­de­mos ima­gi­nar, en­ton­ces, la ale­gría in­men­sa an­te el anun­cio del Án­gel a los Pas­to­res cer­ca­nos a la cue­va de Be­lén: “Les trai­go una bue­na no­ti­cia, que cau­sa­rá gran ale­gría a to­do el pue­blo: hoy les ha na­ci­do en la ciu­dad de Da­vid, un sal­va­dor, que es el Me­sías, el Se­ñor” (Lc. 2, 1-14).

¿He­mos pen­sa­do có­mo es­ta­ría­mos si ese “Ni­ño” no hu­bie­ra na­ci­do? Es­ta­ría­mos aún ba­jo “el ce­tro del ti­rano”, el “prín­ci­pe de es­te mun­do”. Pe­ro con la ve­ni­da de Cris­to, con el na­ci­mien­to de ese Ni­ño ha­ce dos mil años, se ha pa­ga­do nues­tro res­ca­te y es­ta­mos li­bres del secuestro del De­mo­nio.

Con su na­ci­mien­to, vi­da, pa­sión, muer­te y re­su­rrec­ción, Cris­to vino a es­ta­ble­cer su rei­na­do, “a es­ta­ble­cer­lo y con­so­li­dar­lo”,

des­de el mo­men­to de su na­ci- mien­to “y pa­ra siem­pre”. Y su Reino no ten­drá fin.

Y ese Dios que se re­ba­ja has­ta nues­tra con­di­ción hu­ma­na, le­van­ta nues­tra con­di­ción hu­ma­na has­ta su dig­ni­dad. En efecto, nos di­ce San Juan al co­mien­zo de su Evan­ge­lio ( Jn. 1, 1- 18) que Dios con­ce­dió “a to­dos los que le re­ci­ben, a to­dos los que creen en su Nom­bre, lle­gar a ser hi­jos de Dios”.

Es­to que se re­pi­te muy fá­cil­men­te, pues de tan­to oír­lo sin po­ner­le la aten­ción que me­re­ce, se nos ha con­ver­ti­do en un “de­re­cho ad­qui­ri­do”, es un gi­gan­tes­co pri­vi­le­gio. ¡Hi­jos de Dios! ¡Lo mis­mo que Je­su­cris­to! El se ha­ce Hom­bre y nos da la ca­te­go­ría de hi­jos de Dios; nos lle­va de nues­tro ni­vel a su ni­vel de dig­ni­dad.

Es así co­mo “el pue­blo que ca­mi­na­ba en ti­nie­blas vio una gran Luz”. Y esa Luz que es Cris­to nos ha­ce, ade­más de hi­jos de Dios, he­re­de­ros del Reino de los Cie­los.

Por eso po­de­mos acla­mar lle­nos de ale­gría, jun­to con los co­ros an­gé­li­cos del día de Na­vi­dad: ¡“Glo­ria a Dios en el Cie­lo”! www.bue­na­nue­va.net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.