do­ble play

Notitarde - - Ciudad - Ju­lio Cas­ti­llo ju­lio­ca­sa­gar@gmail.com Luis León Gue­rra @Lui­sLeo­nGue­rra

Fue el úl­ti­mo miér­co­les an­tes de las va­ca­cio­nes. Su­bi­mos jun­tos los 3 pi­sos has­ta nues­tros sa­lo­nes de cla­ses. Con­ver­sa­mos so­bre lo mis­mo de siem­pre: La si­tua­ción del país; so­bre Ne­ne mi her­mano y el alar­ga­mien­to del se­mes­tre. Tres pi­sos y tres te­mas que le apa­sio­na­ron: El país, la amis­tad y la Uni­ver­si­dad.

Ja­más pen­sé que ésa se­ría mi úl­ti­ma con­ver­sa­ción con Ri­car­do Mal­do­na­do.

Su par­ti­da ines­pe­ra­da, in­jus­ta, in­com­pren­si­ble nos pu­so, co­mo en otros ca­sos, a pen­sar en el sen­ti­do de la muer­te. Ha­ce años, con mo­ti­vo de la de nues­tros her­ma­nos, jó­ve­nes, lle­nos de vi­da y de pro­yec­tos, nos lo plan­tea­mos igual­men­te. Al fi­nal he con­se­gui­do uno, ob­via­men­te, más allá de las ra­zo­nes bio­ló­gi­cas, de­mo­grá­fi­cas y so­cio­ló­gi­cas que tie­ne el te­ma. Se tra­ta de la con­vo­ca­to­ria a la uni­dad que pro­du­ce ca­da par­ti­da de un ser que­ri­do.

Es­te año ha si­do par­ti­cu­lar­men­te ru­do. Se fue una gue­rre­ra jo­ven y bri­llan­te co­mo Bren­da Bri­ce­ño; Jai­me Sa­la­ma, nues­tro re­pre­sen­tan­te en la Co­mi­sión Elec­to­ral del Pe­dro Gual en nues­tra pri­me­ra aven­tu­ra po­lí­ti­ca; Car­los Al­va­ra­do, otro ami­go uni­ver­si­ta­rio a car­ta ca­bal. Ha­ce unos me­ses se nos iba Víc­tor León, com­pa­ñe­ro de mil lu­chas, y aho­ra des­pe­di­mos a Ri­car­do en el Rec­to­ra­do de sus afec­tos. En el mis­mo si­tio don­de nos co­no­ci­mos en una huel­ga de ham­bre en los días de la re­no­va­ción uni­ver­si­ta­ria en 1969.

Pues bien, es­ta des­pe­di­da a Ri­car­do vol­vió a de­mos­trar la fuer­za que ese mis­te­rio hu­mano de la muer­te tie­ne pa­ra unir a los que aún se­gui­mos de pe­re­gri­nos en el mun­do. Es­cu­cha­mos a Jo­sé Luis, su eterno ami­go y cho­fer, a Pie­ri­na, la hi­ja de Pe­dro y El­via y a Jo­sé Án­gel Fe­rrei­ra su in­des­truc­ti­ble ami­go, lla­mar­nos a esa uni­dad a ser con­se­cuen­tes con lo que fue el ejem­plo de Ri­car­do.

Allí es­tá­ba­mos, no so­lo sus com­pa­ñe­ros de ge­ne­ra­ción, es­ta­ban tam­bién sus alum­nos, los em­plea­dos y obre­ros de nues­tra Al­ma Ma­ter ha­cien­do una pi­ña pa­ra ova­cio­nar­le mien­tras ha­cía su úl­ti­mo pa­seo por los pa­si­llos de la vie­ja es­ta­ción.

Un sen­ti­mien­to uná­ni­me nos re­co­rrió el al­ma. Las lu­chas de Ri­car­do, en las que ca­si siem­pre nos en­con­tra­mos en la mis­ma ace­ra, son pa­ra no de­jar­las. Ver una Ve­ne­zue­la dis­tin­ta emer­gien­do de es­ta pe­sa­di­lla, una Uni­ver­si­dad al la­do de ese país nue­vo, se­rán sus re­com­pen­sas pos­tre­ras.

Por eso, tal co­mo nos lo di­jo Jo­sé Án­gel Fe­rrei­ra pa­ra­fra­sean­do nues­tro himno. Con Ri­car­do “siem­pre fir­mes, ale­gres y uni­dos, an­te Dios te ju­ra­mos leal­tad”. Leal­tad a sus prin­ci­pios, a sus sue­ños, a sus lu­chas.

A Ma­ría Lui­sa, a sus hi­jos y a Jo­sé Luis su her­mano, nues­tro abra­zo de sen­ti­da so­li­da­ri­dad.

NA­VI­DAD Los ex­tre­mos de la vi­da son el na­ci­mien­to y la muer­te. En es­ta no­ta ha­bla­mos del na­ci­mien­to que es un sím­bo­lo de es­pe­ran­za. Cuan­do un ni­ño nace, na­cen con él mi­les de sue­ños. Con el na­ci­mien­to del Ni­ño Je­sús, na­ció el sue­ño de re­den­ción del gé­ne­ro hu­mano.

Cre­yen­tes y no cre­yen­tes par­tie­ron la his­to­ria en dos. An­tes y des­pués de su na­ci­mien­to. Así fue de sin­gu­lar la hue­lla que de­jó en la tie­rra.

Pa­ra un ve­ne­zo­lano de hoy, Na­vi­dad de­be ser tam­bién si­nó­ni­mo de es­pe­ran­za. Por más som­bría que pa­rez­ca la no­che (dicen que siem­pre es más os­cu­ra cuan­do va a ama­ne­cer), es­ta Na­vi­dad de­be unir­nos en el de­seo de cam­biar y ser me­jo­res.

Co­mo ha­ce 2016 años una nue­va re­den­ción se ha­rá car­ne en­tre no­so­tros. Lo de hoy son los do­lo­res de par­to de un nue­vo país que es­tá por ve­nir. ¡SOBORNOS PA­RA DES­PE­DIR EL AÑO! Co­mo ofren­di­ta de fin de año la em­pre­sa bra­si­le­ña Ode­brecht ad­mi­tió pa­gos in­de­bi­dos a go­bier­nos de una de­ce­na de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Sin sor­pre­sas, Ve­ne­zue­la es­tá en­tre los que re­ci­bie­ron es­tos ob­se­quios con 98 mi­llo­nes de dó­la­res, que le ubi­can en el liderato del ran­king de es­ta co­rrup­te­la. En­tre los “ami­gos se­cre­tos” en es­te in­ter­cam­bio de re­ga­los tam­bién fi­gu­ran Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Co­lom­bia, Ecua­dor, Pa­na­má, Gua­te­ma­la, Mé­xi­co, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na (es­col­ta de Ve­ne­zue­la en la cla­si­fi­ca­ción con $ 95 mi­llo­nes) y el mis­mo Bra­sil. La com­pa­ñía pa­gó fa­vo­res des­de 2001 por ca­si $ 800 mi­llo­nes pa­ra unas 100 obras cons­truc­ti­vas de en­ver­ga­du­ra. Ode­brecht aten­dió obras en Ve­ne­zue­la, en­tre 2006 y 2015, co­mo la cons­truc­ción de vi­vien­das y sis­te­ma de rie­go en la pla­ni­cie de Ma­ra­cai­bo, cues­tio­na­das por pa­ra­li­za­cio­nes y don­de es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­dos mi­li­ta­res de al­to ran­go y el mi­nis­tro Elías Jaua. Tam­bién lí­neas del Me­tro de Ca­ra­cas y Los Te­ques, el se­gun­do puen­te so­bre el la­go de Ma­ra­cai­bo y el ter­cer puen­te so­bre el río Ori­no­co. Las in­ves­ti­ga­cio­nes en Bra­sil han da­do un víncu­lo de la cons­truc­to­ra con el ex­pre­si­den­te Lu­la Da Sil­va, pa­ra apo­yar do­lo­sa­men­te a go­bier­nos, can­di­da­tos y par­ti­dos po­lí­ti­cos de su co­fra­día co­mu­nis­toi­de. La ad­mi­sión de cul­pa­bi­li­dad an­te la jus­ti­cia de los Es­ta­dos Uni­dos co­lo­ca a Ode­brecht en ca­so si­mi­lar al de la FIFA por co­ne­xio­nes con la ban­ca nor­te­ame­ri­ca­na. O sea, los tri­bu­na­les es­ta­dou­ni­den­ses des­ta­pa­rán la olla con los nom­bres y ape­lli­dos de los res­pon­sa­bles pa­ra ex­tra­di­tar­los y se­guir­les jui­cio en el im­pe­rio mis­mo. Mien­tras tan­to el dipu­tado de la AN Freddy Gue­va­ra da­rá aper­tu­ra a una ave­ri­gua­ción por los sobornos a fun­cio­na­rios del ré­gi­men, “por­que, in­clu­si­ve, mu­chas de las obras per­ma­ne­cen in­con­clu­sas, a pe­sar de ha­ber re­ci­bi­do los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra su rea­li­za­ción”. ¡EL GA­LLO DE FUE­GO! En el ca­len­da­rio chino sal­dre­mos de un año te­rri­ble del mono de la ma­la suer­te, pa­ra en­trar, a par­tir del 28 de enero, en el año del ga­llo de fue­go que es el signo de la ma­dru­ga­da y del des­per­tar. En 2017 el triun­fo y el éxi­to só­lo se pue­den lo­grar a cos­ta de tra­ba­jo y mu­cha pa­cien­cia. De­pen­de­rá fuer­te­men­te de la fuer­za ini­cial in­di­vi­dual, son tiem­pos de rec­ti­tud y jus­ti­cia don­de los pues­tos de tra­ba­jo del ejér­ci­to y la po­li­cía son los fa­vo­re­ci­dos. En po­lí­ti­ca la fu­sión del me­tal con el fue­go pro­vo­ca una at­mós­fe­ra eléc­tri­ca que se­rá una fuen­te de ten­sión pa­ra to­dos. Por lo tan­to, de­be­mos es­pe­rar una in­ten­si­fi­ca­ción de las re­pre­sen­ta­cio­nes tea­tra­les, vi­ri­les (y es­té­ri­les) de los lí­de­res de los prin­ci­pa­les paí­ses o es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas… ¡CON­FIR­MA­CIÓN DE AMIS­TAD! Des­de ha­ce más de 40 años pe­rio­dis­tas fui­mos tes­ti­gos de la al­ter­na­ti­va de Jo­sé Ro­drí­guez co­mo em­pre­sa­rio de Va­len­cia. Des­de en­ton­ces el exitoso in­ver­sio­nis­ta no ha de­ja­do de con­ser­var esos la­zos de amis­tad con el gre­mio co­mu­ni­ca­cio­nal, por lo que aca­ba de ofre­cer­nos un ex­qui­si­to al­muer­zo en su ca­sa del Hes­pe­ria WTC, flan­quea­do im­pe­ca­ble­men­te por los eje­cu­ti­vos Raúl Ca­bré, May­ra Use­che y Ale­cia Fran­co de Or­te­ga. Gra­cias, ami­go… ¡SE­MA­NA DE DUE­LO! La vís­pe­ra de año nue­vo gol­peó du­ro los sen­ti­mien­tos de la fa­mi­lia de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo. Nos sor­pren­die­ron los fa­lle­ci­mien­tos de dos in­sig­nes pro­fe­so­res, Car­los Al­va­ra­do y Ri­car­do Mal­do­na­do, quie­nes de­jan un le­ga­do edu­ca­ti­vo im­por­tan­te. Has­ta sus es­po­sas Lucy y Ma­ría Lui­sa e hi­jos y fa­mi­lia­res nues­tro pe­sar en tan do­lo­ro­so mo­men­to… ¡HA­GA­MOS FE­LIZ EL 2017! Cul­mi­na un 2016 y de­be­mos es­for­zar­nos, mu­cho más, pa­ra que no se re­pi­ta un año tan fa­tal. Los vien­tos de­cem­bri­nos nos lle­gan fríos, no sa­be­mos si son pa­ra des­per­tar­nos o con­ge­lar­nos; en to­do ca­so, hay que es­tar aten­tos por­que los Re­yes Ma­gos ba­ja­rán de los ce­rros con re­ga­los. ¡Fe­liz es­pe­ran­za!

LA SO­BE­RA­NÍA RE­SI­DE EN EL PUE­BLO. (Ho­ra Ce­ro). Do­ble­pla­y_llg@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.