El pon­che es el ac­tor es­te­lar de la tí­pi­ca ce­na de­cem­bri­na

Notitarde - - Ciudad -

Va­len­cia, di­ciem­bre 25 (Ma­ria­ne­la Ro­drí­guez).- Uno de los pro­ta­go­nis­tas es­te­la­res de la tra­di­cio­nal ce­na na­vi­de­ña así co­mo de las ce­le­bra­cio­nes de­cem­bri­nas del ve­ne­zo­lano es el tí­pi­co pon­che cre­ma, un li­cor dul­ce ori­gi­nal de es­ta tie­rra, que co­mo las ha­lla­cas, va­ría de acuer­do a ca­da re­gión del país y ca­da fa­mi­lia le otor­ga su to­que se­cre­to en su pre­pa­ra­ción.

Los ava­ta­res de los es­ca­sos y cos­to­sos in­gre­dien­tes le for­mu­lan un desafío enor­me a es­ta be­bi­da ca­se­ra y cre­mo­sa cu­yo aro­ma evo­ca las no­ches de fes­ti­vi­da­des en épo­ca de Na­vi­dad.

La re­ce­ta de es­te bre­ba­je dul­ce sue­le ser ad­mi­nis­tra­da con ce­lo por las abue­las, quie­nes com­pi­ten pa­ra al­zar­se con la co­ro­na de la me­jor be­bi­da del ve­cin­da­rio. La cos­tum­bre de la pre­pa­ra­ción del pon­che ca­se­ro se ha man­te­ni­do por ge­ne­ra­cio­nes e im­pli­ca que en el re­fri­ge­ra­dor se man­ten­ga una bo­te­lla que per­mi­te ser­vir­les una pequeña co­pa a los in­vi­ta­dos de la fa­mi­lia que du­ran­te el mes de di­ciem­bre sue­len re­ci­bir la vi­si­ta de ami­gos y pa­rien­tes.

Ori­gen y tra­di­ción

El ori­gen de la re­ce­ta de es­ta po­pu­lar be­bi­da na­vi­de­ña no se ha po­di­do de­ter­mi­nar con exac­ti­tud. El nom­bre Pon­che Cre­ma es una de­no­mi­na­ción co­mer­cial pa­ten­ta­da en 1904 por el quí­mi­co y per­fu­mis­ta ca­ra­que­ño Elio­do­ro Gon­zá­lez Pa­la­cios, quien lo in­tro­du­jo en el mer­ca­do na­cio­nal a tra­vés de su pro­pia em­pre­sa. Des­de los al­bo­res del si­glo XX has­ta nues­tros días va­rias ge­ne­ra­cio­nes de esa fa­mi­lia han con­ti­nua­do la fa­bri­ca­ción de es­ta be­bi­da y han man­te­ni­do el se­cre­to de la re­ce­ta que con­tie­ne las pro­por­cio­nes exac­tas de los in­gre­dien­tes del pro­duc­to. Co­mo la mar­ca del pro­duc­to ha si­do re­gis­tra­da, al igual que la re­ce­ta, nin­gún otro pro­duc­to co­mer­cial pue­de lle­var es­te mis­mo nom­bre.

No obs­tan­te, y a pe­sar del ce­lo con el que se ha ocul­ta­do la re­ce­ta, el in­ge­nio y la crea­ti­vi­dad del ve­ne­zo­lano se han ma­ni­fes­ta­do a tra­vés de mu­chas re­ce­tas que emu­lan la ela­bo­ra­ción ca­se­ra de es­ta be­bi­da usan­do in­gre­dien­tes co­mo mez­cla ins­tan­tá­nea pa­ra pre­pa­rar flan, le­che con­den­sa­da, nuez mos­ca­da y ron y en cier­tas re­gio­nes de la geo­gra­fía na­cio­nal es lla­ma­da “le­che de bu­rra”.

Un ejem­plo es el pon­che tí­pi­co del es­ta­do Fal­cón ela­bo­ra­do con le­che, co­cuy, azú­car y hue­vo; es­ta mez­cla se co­ci­na y lue­go se de­ja en­friar. La be­bi­da re­ci­be el mis­mo nom­bre en los An­des ve­ne­zo­la­nos, y aun­que son pa­re­ci­dos y tien­den a con­fun­dir­se, el sa­bor es di­fe­ren­te por­que en su pre­pa­ra­ción se uti­li­za “mi­che” que es un aguar­dien­te anisa­do tí­pi­co de la zo­na.

En la po­bla­ción de Mu­cu­chíes, en el es­ta­do Mé­ri­da, se pre­pa­ra un pon­che aro­ma­ti­za­do con ra­lla­du­ra de li­món y cla­ra de hue­vo ba­ti­da, y de más re­cien­te da­ta exis­te una re­ce­ta que in­cor­po­ra au­ya­ma pa­ra quie­nes no pue­den o no quie­ren con­su­mir hue­vos.

Por otra par­te, el pon­che cre­ma ca­ra­que­ño es pre­pa­ra­do ge­ne­ral­men­te con ron, hue­vos, le­che con­den­sa­da y al­gu­na es­pe­cie aro­ma­ti­zan­te que lo con­vier­ten en uno de los ob­se­quios na­vi­de­ños por ex­ce­len­cia en­tre fa­mi­lias y ami­gos.

Los in­gre­dien­tes pa­ra la ela­bo­ra­ción de es­ta be­bi­da ca­se­ra de­pen­de­rán de ca­da re­ce­ta que to­ma­rá en con­si­de­ra­ción los gus­tos par­ti­cu­la­res o tra­di­cio­nes de fa­mi­lia. En ca­da ca­so par­ti­cu­lar se le agre­gan anís en vez de ron o ca­ña cla­ra.

Una re­ce­ta de fá­cil ela­bo­ra­ción y con­tem­po­rá­nea in­di­ca que se pue­de ha­cer pon­che a par­tir de la pre­pa­ra­ción de una ca­ja de flan de 90 gra­mos con un li­tro de le­che. Una vez frío, se li­cúa con el con­te­ni­do de una la­ta de le­che con­den­sa­da y ron.

La re­ce­ta de San Esteban

En la gas­tro­no­mía tra­di­cio­nal ca­ra­bo­be­ña se le con­fie­re al pue­blo de San Esteban, lo­ca­li­dad de Puer­to Cabello, una dis­tin­ción es­pe­cial por la “le­che de bu­rra” que se ela­bo­ra en esa zo­na cos­te­ra. Sin em­bar­go, los por­te­ños coin­ci­den en afir­mar que en esa lo­ca­li­dad, el se­ñor Abraham Vi­des es el po­see­dor de la re­ce­ta más tra­di­cio­nal de to­do el pue­blo.

La re­ce­ta in­di­ca que de­be co­lo­car­se en una olla la le­che con­den­sa­da y lle­var­la a her­vor en ba­ño de Ma­ría unas sie­te ho­ras re­mo­vién­do­la re­gu­lar­men­te con una pa­le­ta de ma­de­ra. Al día si­guien­te, lue­go de ha­ber re­po­sa­do y es­pe­sa­do, se pro­ce­de a re­ti­rar­le la na­ta que sa­le a la su­per­fi­cie, la cual de­be li­cuar­se y agre­gar­se nue­va­men­te a la pre­pa­ra­ción a la cual se le aña­den ra­lla­du­ra de nuez mos­ca­da, vai­ni­lla y aguar­dien­te blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.