Fe­liz año nue­vo

Notitarde - - Ciudad - Do­mé­ni­co Sí­ri­ca

Es­ta­mos por des­pe­dir un año. La lla­ma­da No­che­vie­ja nos lla­ma al­re­de­dor de la fa­mi­lia. Al­gu­nos, con nos­tal­gias. Otros con ojos de es­pe­ran­zas en el año por co­men­zar. Pe­ro a to­dos por igual. En es­pe­cial, por lo que es­pe­ra­mos del por­ve­nir, en un país co­mo el nues­tro, don­de las co­sas no van por el ca­mino que de­ben ir. Sin em­bar­go, el ve­ne­zo­lano sa­be acu­dir al hu­mor y a las su­pers­ti­cio­nes acos­tum­bra­das pa­ra es­tos días, a fin de pa­sar el ra­to y ol­vi­dar­se de las pe­na­li­da­des. En es­tas lí­neas, tra­ta­re­mos de nom­brar al­gu­nas, pa­ra des­pués dar nues­tra re­fle­xión fi­nal, a nues­tro es­ti­lo de To­dos los Lu­nes.

En efec­to, hay va­rias tra­di­cio­nes que el ve­ne­zo­lano re­pi­te to­das las No­che­vie­jas. Qui­zá la más her­mo­sa de to­das es la de co­mer­se las lla­ma­das do­ce uvas al mo­men­to en el que sue­na ca­da una de las do­ce cam­pa­na­das que anun­cian el nue­vo año. Es­to se ha­ce mien­tras se es­cu­chan los ver­sos del poe­ma Las Uvas del Tiem­po, de nues­tro poe­ta An­drés Eloy Blan­co.

Otros, un po­co más ra­di­ca­les, se vis­ten de ama­ri­llo pa­ra atraer la suer­te; o se pa­sean de arri­ba aba­jo de la ca­sa con unas ma­le­tas, pa­ra pro­vo­car los via­jes en el año en­tran­te. Tam­bién lle­van un pu­ña­do de len­te­jas en la mano pa­ra que, cuan­do lle­gue el nue­vo año, se atrai­ga la pros­pe­ri­dad. Sea co­mo sea, y aun­que la ma­sa no es­té pa­ra bo­llos, el ve­ne­zo­lano re­pe­ti­rá al­gu­na de es­tas tra­di­cio­nes, a fin de que el pró­xi­mo año sea me­jor pa­ra to­dos en ge­ne­ral.

En fin, ca­da quien desea lo me­jor pa­ra sí y pa­ra su fa­mi­lia. No­so­tros desea­mos que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca cam­bie; pe­ro pa­ra ello de­be cam­biar la men­ta­li­dad de ca­da uno de no­so­tros. De­be­mos re­vi­sar lo su­ce­di­do en 2016 y re­fle­xio­nar so­bre lo ba­jo que he­mos caí­do, so­bre to­do cuan­do mu­chos, apro­ve­chan­do la si­tua­ción de es­ca­sez, se han pues­to a “ba­cha­quear” con los pro­duc­tos exis­ten­tes, bien sean ali­men­tos, me­di­ci­nas o re­pues­tos de vehícu­los.

La No­che­vie­ja, real­men­te, es­tá car­ga­da de ce­le­bra­ción, bue­na co­mi­da, fies­ta, ale­gría y nos­tal­gia, pe­ro tam­bién de­be es­tar re­ple­ta de bue­nas in­ten­cio­nes pa­ra to­dos. Oja­lá que nues­tros po­lí­ti­cos pue­dan ha­cer es­te ti­po de re­fle­xio­nes, es­pe­cial­men­te una fe­cha co­mo és­ta, en la que to­do lo he­cho pe­sa y to­do lo que es­tá por ha­cer­se de­be pe­sar más. Fe­liz año nue­vo 2017, que­ri­dos lec­to­res…

Dios los ben­di­ga a to­das y to­dos. Has­ta el pró­xi­mo lu­nes. Pue­den es­cri­bir­me al co­rreo: to­dos­los­lu­nes34@gmail.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.