Je­sús trae Es­pe­ran­za

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Ja­vier Ber­tuc­ci @JAVIERBERTUCCI

Cuan­do Je­sús vie­ne a su vi­da, vie­ne pa­ra lle­nar­le de es­pe­ran­za. En­cuen­tro en el re­la­to bí­bli­co dos ejem­plos de per­so­nas que vi­vie­ron mo­men­tos ex­tre­mos en sus vi­das que les lle­vó a la de­s­es­pe­ran­za, pe­ro que al en­con­trar­se con Je­sús, la re­co­bra­ron y sus vi­das cam­bia­ron dra­má­ti­ca­men­te.

Tal es el ca­so de Jai­ro, que bus­có a Je­sús, y pos­tra­do lo in­vi­tó a su ca­sa, a cau­sa de su hi­ja de do­ce años en­fer­ma de gra­ve­dad. Era un prin­ci­pal de la si­na­go­ga, hom­bre de vi­da re­li­gio­sa, pe­ro que has­ta ese mo­men­to no co­no­cía a Je­sús. Je­sús, yen­do ca­mino a la ca­sa de Jai­ro, apre­ta­do por la mul­ti­tud que le ha­bía re­ci­bi­do, fue to­ca­do por una mu­jer que ha­cía do­ce años pa­de­cía de flu­jo de san­gre, y ha­bía gas­ta­do to­do en mé­di­cos, in­fruc­tuo­sa­men­te, has­ta que ese día, se pro­pu­so ven­cer su de­bi­li­dad fí­si­ca y los pre­jui­cios de los de­más pa­ra acer­car­se a Je­sús. La es­pe­ran­za ha­ce que te es­fuer­ces, co­mo otro no lo ha­ce, pues sa­bes que tu mi­la­gro es­tá ade­lan­te. Di­jo: si to­ca­re el bor­de de su man­to, se­ré sa­na. Así hi­zo, y al ins­tan­te fue sa­na.

“En­ton­ces Je­sús di­jo: ¿Quién es el que me ha to­ca­do? Le di­je­ron: Maes­tro, la mul­ti­tud te aprie­ta ¿y pre­gun­tas es­to? Y Je­sús di­jo: Al­guien me ha to­ca­do, por­que ha sa­li­do po­der de mí. Es de­cir, al­guien le ha­bía to­ca­do de ma­ne­ra di­fe­ren­te, con fe. En­ton­ces la mu­jer, vino tem­blan­do y, se pos­tró de­lan­te de Je­sús, y le de­cla­ró com­ple­ta­men­te lo su­ce­di­do an­te to­dos. Je­sús le di­jo: Hi­ja, tu fe te ha sa­na­do; ve en paz. ¡Qué po­de­ro­sas pa­la­bras! Por eso les di­go: no im­por­ta lo que ha­ya per­di­do o pa­de­ci­do, no pier­da la es­pe­ran­za; si­ga lu­chan­do por su mi­la­gro, pues no sa­bes cuán­do va a lle­gar, pe­ro lle­ga­rá.

Es­ta­ba Je­sús aún ha­blan­do, cuan­do vino uno de la ca­sa de Jai­ro a de­cir­le que su hi­ja ha­bía muer­to y que no mo­les­ta­ra más al Maes­tro. Pe­ro Je­sús res­pon­dió: No te­mas; so­lo cree, y ella se­rá sa­na­da. La ni­ña no es­ta­ba cre­yen­do, es­ta­ba muer­ta, lo que me ha­ce ver, que Dios se va a mo­ver por quie­nes crean, sin im­por­tar los que no. Cuan­do Je­sús en­tra a la ca­sa de Jai­ro, sa­ca a to­dos, que­da­ron sus pa­dres y al­gu­nos dis­cí­pu­los, to­mó a la ni­ña de la mano, con ter­nu­ra, y le di­jo: ¡le­ván­ta­te! Hoy pue­do ver a Je­sús ha­cien­do lo mis­mo por Ve­ne­zue­la, y di­cién­do­le que se le­van­te. Es­ta ni­ña, Ve­ne­zue­la, se pon­drá de pie pa­ra vi­vir pa­ra Je­sús. ¡Vie­ne al­go gran­de pa­ra nues­tra na­ción! Je­sús nos va a le­van­tar y nos ha­rá una na­ción lle­na de gran­de­za. ¡Je­sús trae es­pe­ran­za!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.