Di­ciem­bre entre la tra­ge­dia y el na­ci­mien­to

Notitarde - - Opinión - Lau­ra An­ti­llano

Es­tos días en torno a la Na­vi­dad 2016 han si­do es­ce­na­rio, tam­bién, de mo­ti­vos tris­tes de in­men­so pe­so, va­le to­mar con­cien­cia del sig­ni­fi­ca­do emo­cio­nal ago­bian­te que ha cons­ti­tui­do la muer­te de 90 per­so­nas, a bor­do del avión del ejér­ci­to ru­so, que iba rum­bo a Si­ria pa­ra ce­le­brar la Na­vi­dad, tras­la­dan­do a uno de los gru­pos co­ra­les más gran­des y de ma­yor tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca de su país, cuan­do el avión ex­plo­tó en el ai­re ca­yen­do en pe­da­zos al Mar Ne­gro, ase­gu­ran­do el fa­lle­ci­mien­to de to­dos los tri­pu­lan­tes.

Por otro la­do re­ci­bi­mos la no­ti­cia del tsu­na­mi en Chi­le, en la lla­ma­da Re­gión de los La­gos, con una in­ten­si­dad de 7.6 Rit­cher, que obli­gó a emi­grar fue­ra del te­rri­to­rio a más de cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas, a pie, da­do que el uso de trans­por­te au­men­ta­ría las po­si­bi­li­da­des des­truc­ti­vas de la ca­tás­tro­fe.

En el di­bu­jo geo­grá­fi­co de es­tos es­ce­na­rios, trae­mos una cir­cuns­tan­cia más per­so­nal y cer­ca­na en el ám­bi­to de lo que nues­tra Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo pue­de sig­ni­fi­car, y de­be­mos re­fe­rir­nos al sen­si­ble fa­lle­ci­mien­to del pro­fe­sor Ri­car­do Mal­do­na­do.

Egre­sa­do de la mis­ma Uni­ver­si­dad, Ri­car­do vino del es­ta­do an­dino de Trujillo, con su her­mano Jo­sé Luis, e hi­zo de es­ta Uni­ver­si­dad su ca­sa, de ori­gen hu­mil­de, la pri­me­ra es­cue­la la tu­vo en su pro­pio seno fa­mi­liar. A los Mal­do­na­do les co­no­ce to­da la ciu­dad de Va­len­cia, por muy di­ver­sas ra­zo­nes, pe­ro los víncu­los que han crea­do en es­te te­rri­to­rio les ha­cen gen­te que es im­po­si­ble ig­no­rar a la ho­ra de un in­ven­ta­rio sig­ni­fi­ca­ti­vo de sus ro­les en el con­tex­to de es­ta gran co­mu­ni­dad.

Ri­car­do Mal­do­na­do fue un ac­ti­vis­ta cons­tan­te de la cau­sa uni­ver­si­ta­ria, con con­cien­cia del sig­ni­fi­ca­do de ser en­la­ce entre ge­ne­ra­cio­nes, cuan­do se reúnen ex­pec­ta­ti­vas de pa­sa­dos y pre­sen­tes. Rec­tor en dos opor­tu­ni­da­des y De­cano de la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas, su rol en la ins­ti­tu­ción fue mu­cho más que eso en tér­mi­nos de lo que la ins­ti­tu­ción cons­ti­tu­yó en la de­fi­ni­ción de su vi­da per­so­nal y la de to­da su fa­mi­lia.

Pen­sa­mos que, in­de­pen­dien­te­men­te de di­ver­gen­cias ideo­ló­gi­cas, ca­da uno de no­so­tros for­ma par­te del es­pa­cio so­cial de es­ta gran co­mu­ni­dad que que­re­mos, y en Ri­car­do vi­vía y le ha­cía vi­vir el de­seo de crear po­si­bi­li­da­des pa­ra trans­for­mar en tér­mi­nos de su cre­ci­mien­to sus­tan­cial a la Uni­ver­si­dad y su en­torno, y a ello de­di­ca­ba en cre­ces su ener­gía, siem­pre crea­ti­va y dis­pues­ta, con do­tes de con­duc­ción.

El pro­fe­sor Ri­car­do vi­vió un trá­gi­co mo­men­to en la cir­cuns­tan­cia de su fa­lle­ci­mien­to, mien­tras con­du­cía su au­to­mó­vil en me­dio de un in­far­to, y es muy do­lo­ro­so re­co­no­cer el im­pac­to de la si­tua­ción fren­te a to­do lo que una cir­cuns­tan­cia de mi­nu­tos pue­de cor­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, en com­pa­ra­ción con lo cons­trui­do a tra­vés de la his­to­ria per­so­nal.

La­men­ta­mos el su­ce­so y aún nos cues­ta ver­lo co­mo un even­to real. Ra­bin­dra­nath Ta­go­re es­cri­bió acer­ca la can­ción que el pa­so del tiem­po no nos de­ja en­to­nar, pen­sa­mos que la can­ción de bon­dad pa­ra Ri­car­do se­rá la le­tra de to­do su em­pe­ño por una Uni­ver­si­dad a la al­tu­ra de sus ex­pec­ta­ti­vas, y el le­ga­do pre­sen­te en la vi­da de sus hi­jos y fa­mi­lia­res asu­mien­do el in­ven­ta­rio de sus lo­gros hu­ma­nos. Que des­can­se en paz y bri­lle pa­ra él la luz per­pe­tua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.