San Die­go, el Ca­ra­bo­bo que que­re­mos

Notitarde - - Regiones - Ro­sa de Sca­rano Twit­ter: @ro­sa­bran­do­ni­sio

Al fi­nal de ca­da año y cuan­do la vi­da con­ti­núa, ca­da per­so­na, en ca­da fa­mi­lia y en ca­da lu­gar se re­no­van vo­tos por la fe­li­ci­dad y el bie­nes­tar, por la paz, jus­ti­cia, li­ber­tad, la re­cu­pe­ra­ción de la sa­lud y la pre­sen­cia del fa­vor de Dios pa­ra con­se­guir to­das aque­llas co­sas, trabajo y unión, pa­ra que obre el mi­la­gro de que el sa­la­rio, fru­to del trabajo sea su­fi­cien­te y es­ta­ble, per­mi­ta sa­tis­fa­cer los al­tos pre­cios que na­ve­gan en im­po­si­bles nu­bes co­mo in­ne­ga­ble ex­pre­sión de una inflación que, se­gún vo­ce­ros ofi­cia­les, so­bre­pa­sa­rá fá­cil­men­te el 600 por cien­to. Acom­pa­ña­mos hoy, a po­cas ho­ras de la par­ti­da, a nues­tro pue­blo y la in­dig­na­da so­cie­dad que ha si­do so­me­ti­da ba­jo el es­pan­to de una tra­ge­dia so­cial que no tie­ne re­gis­tro his­tó­ri­co en nues­tro país, en lo so­cial, eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co y mo­ral.

Es­te ago­ni­zan­te 2016, ins­cri­to co­mo inima­gi­na­ble por aho­ra, pre­sa­gio de más llu­vias de co­rrup­ción, con­tro­les, cárceles, odios pa­ra Ve­ne­zue­la y su gen­te, sin ex­clu­sio­nes por­que el do­lor es co­mún y la an­gus­tia ha arria­do las ban­de­ras de la na­cio­na­li­dad, pues ha si­do acom­pa­ña­da de otra, cu­yo fla­mear al lado de la nues­tras pa­ten­ti­za con­trol ideo­ló­gi­co que de­ter­mi­na es­tas po­lí­ti­cas de ham­bre y des­truc­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo na­cio­nal, apli­ca­das au­to­ri­ta­ria­men­te y en des­co­no­ci­mien­to de la so­be­ra­nía po­pu­lar ejer­ci­da a tra­vés del vo­to y la ma­yo­ría sus­tan­cial de la Asam­blea Na­cio­nal.

El pue­blo es una her­mo­sa pa­la­bra, no­ble y so­li­da­ria, pe­ro hay quie­nes le con­vier­ten en la jus­ti­fi­ca­ción de todos los atro­pe­llos y en la coar­ta­da de quie­nes quie­ren go­ber­nar sin crí­ti­cos ni ri­va­les. Y a ve­ces, le pa­sa co­mo a Dios, a quien le quie­ren acha­car to­do lo ma­lo y tam­bién ha­blan en su nom­bre. Por quie­nes es­tán pre­sos acu­sa­dos de de­li­tos crea­dos por el mie­do de sus car­ce­le­ros y jue­ces ím­pro­bos, por quie­nes mue­ren a men­gua por­que no hay me­di­ci­na y les he nie­gan el de­re­cho a vi­vir, por ellos y sus familias que deam­bu­lan fa­ti­ga­dos y com­pun­gi­dos.

Por ese gri­to de­trás de las re­jas cu­ya va­len­tía y dig­ni­dad re­pu­bli­ca­na es eco in­sis­ten­te en la con­cien­cia na­cio­nal y re­cla­mo in­ter­na­cio­nal, pe­ro que se que­da en el ca­la­bo­zo in­fa­me pa­ra de­fen­der la li­ber­tad, se­gui­re­mos lu­chan­do des­de, SAN DIE­GO, DON­DE SE CONS­TRU­YE EL CA­RA­BO­BO Y LA VE­NE­ZUE­LA QUE TODOS QUE­RE­MOS Y QUE PRON­TO, UNI­DOS Y CON SCA­RANO, LO LO­GRA­RE­MOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.