Cla­ves pa­ra un amor du­ra­de­ro

Notitarde - - Opinión -

El amor es co­mo una ca­rre­ra de ma­ra­tón, pe­ro con una sa­li­da ex­plo­si­va co­mo si de una prue­ba de cien me­tros li­sos se tra­ta­ra (enamo­ra­mien­to). Es ne­ce­sa­rio un cam­bio de rit­mo pa­ra ir adap­tán­do­se a ca­da una de las eta­pas de la vi­da. De ma­ne­ra si­mi­lar al de­por­te, en la pa­re­ja, lo im­por­tan­te no es ga­nar sino lle­gar a la ‘me­ta’ del amor du­ra­de­ro y es­ta­ble. Pe­ro es­te re­co­rri­do no es­tá exen­to de di­fi­cul­ta­des e in­clu­so de zan­ca­di­llas.

Pa­ra que un amor so­bre­vi­va es ne­ce­sa­rio que am­bos miem­bros de la pa­re­ja cum­plan una se­rie de con­di­cio­nes im­pres­cin­di­bles: 1. Que se ha­ya fa­vo­re­ci­do un víncu­lo ma­du­ro en la in­fan­cia. El ni­ño que ha te­ni­do una bue­na vin­cu­la­ción con las fi­gu­ras pa­ter­nas y con su en­torno, se­rá un buen can­di­da­to pa­ra es­ta­ble­cer una pa­re­ja es­ta­ble.

Exis­ten per­so­nas que es­tán in­ca­pa­ci­ta­das pa­ra una re­la­ción amo­ro­sa du­ra­de­ra por­que no han sen­ti­do en ellos mis­mos los efec­tos pla­cen­te­ros de esa vi­ven­cia; en otras oca­sio­nes, cuan­do se han pro­du­ci­do si­tua­cio­nes muy trau­má­ti­cas (vio­len­cia fí­si­ca, abandono, uti­li­za­ción co­mo una co­sa, des­va­lo­ri­za­ción to­tal, etc.) el su­je­to pre­ten­de­rá huir de to­da po­si­ble unión, pues la vi­ve co­mo una re­pro­duc­ción de las pri­me­ras.

Es im­pres­cin­di­ble po­si­bi­li­tar un mar­co con­vi­ven­cial sano en el ni­ño, pa­ra que és­te, después, cuan­do sea adul­to, no sien­ta a los de­más co­mo po­ten­cia­les enemi­gos, o per­ci­ba to- do víncu­lo amo­ro­so co­mo po­si­ble in­va­sor o des­truc­tor de su iden­ti­dad. Un ejem­plo: las “re­la­cio­nes de de­pen­den­cia” en la in­fan­cia, en las que “ma­dre e hi­jo” for­man un to­do úni­co e in­di­vi­si­ble, di­fí­cil­men­te pue­den fa­vo­re­cer el es­ta­ble­ci­mien­to de una unión de pa­re­ja ma­du­ra e in­de­pen­dien­te. La som­bra de la de­pen­den­cia cu­bri­rá to­da re­la­ción y la rup­tu­ra es­tá ser­vi­da de an­te­mano. Aquí, ¿ha fra­ca­sa­do el amor? No, ha fra­ca­so el su­je­to que no ha po­di­do es­ta­ble­cer un víncu­lo sano.

2. Sa­ber ele­gir pa­re­ja. La elec­ción es otro de los mo­men­tos de­ci­si­vos pa­ra el fu­tu­ro del víncu­lo amo­ro­so. Si nos acer­ca­mos al otro/a en un in­ten­to de sa­tis­fa­cer un de­seo in­me­dia­to o pa­liar al­gún pro­ble­ma (so­le­dad, in­co­mu­ni­ca­ción, sa­lir de la cus­to­dia de los pa­dres, de­mos­trar que se es ma­yor, etc.) ha­bre­mos fir­ma­do de an­te­mano la rup­tu­ra. Una re­la­ción amo­ro­sa no se pue­de edi­fi­car so­bre la ne­ce­si­dad, ni tam­po­co es so­lu­cio­na­do­ra de pro­ble­mas. El amor es es­pon­tá­neo e in­con­di­cio­nal, no es pre­me­di­ta­do, ni mu­cho me­nos pro­gra­ma­do. El amor sur­ge y bas­ta. No obs­tan­te, una co­sa es cier­ta: una bue­na pa­re­ja es aque­lla cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas no son ni igua­les ni com­ple­men­ta­rias, sino que tie­nen “un ca­rác­ter equi­va­len­te”.

Una con­clu­sión es la im­por­tan­cia del tiem­po de no­viaz­go, don­de la pa­re­ja pue­de co­no­cer­se a tra­vés del in­ter­cam­bio con el com­pa­ñe­ro. Am­bos su­je­tos de­ben lle­gar a un co­no­ci­mien­to pro­fun­do, mi­rán­do- se en el es­pe­jo del otro, pa­ra to­mar la de­ci­sión de se­guir o cor­tar. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, “los fle­cha­zos” y “el usar y ti­rar” no son los me­jo­res con­se­je­ros pa­ra lle­gar a un amor du­ra­de­ro.

3. Ali­men­ta­ción con­tí­nua del amor. El amor, co­mo cual­quier ex­pe­rien­cia hu­ma­na, si no se ali­men­ta, muere. Es un pro­ce­so di­ná­mi­co, no es­tá­ti­co, que ne­ce­si­ta unos cui­da­dos con­ti­nuos. No co­mien­za y ter­mi­na en el enamo­ra­mien­to sino que és­te es la puer­ta que abre la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un pro­yec­to co­mún. A es­te res­pec­to, en­tre las con­di­cio­nes in­dis­pen­sa­bles, po­de­mos se­ña­lar las si­guien­tes: la ca­pa­ci­dad de re­des­cu­brir al otro ca­da ma­ña­na y ser sen­si­ble a los pe­que­ños cam­bios co­ti­dia­nos: un cor­te de pe­lo, un ves­ti­do nue­vo, etc. En los pe­que­ños de­ta­lles es con lo que va­mos ali­men­tan­do de for­ma con­ti­nua el fue­go del amor du­ra­de­ro, pa­ra que no se apa­gue.

4. Adap­ta­ción. Es una con­se­cuen­cia de los an­te­rio­res pun­tos. La vi­da en pa­re­ja tie­ne nu­me­ro­sas “no­ve­da­des” per­so­na­les y ex­ter­nas (na­ci­mien­tos, muer­tes, en­fer­me­da­des, etc.) que son in­dis­pen­sa­bles de ir in­cor­po­ran­do con una bue­na do­sis de fle­xi­bi­li­dad. Sin una mí­ni­ma ca­pa­ci­dad de re­nun­cia an­te los cam­bios ex­ter­nos, nues­tro de­seo de cons­truir un amor du­ra­de­ro de pa­re­ja se­rá irrea­li­za­ble. Ale­jan­dro Ro­ca­mo­ra Bo­ni­lla Psi­quia­tra/Edi­ta­do/ccs.org.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.