AA cam­bió mi vi­da ha­ce 43 años

Notitarde - - Ciudad - Leo­pol­do (*) Tlfs: 041442952580164406771 (*) In­te­gran­te de AA.

El día 5 de julio de 1973, asis­tien­do a un ve­lo­rio de un ami­go, muer­to por ci­rro­sis he­pá­ti­ca a los 44 años de edad, Jesús R., se en­con­tra­ba pa­san­do el men­sa­je de AA a un gru­po de apro­xi­ma­da­men­te cua­tro per­so­nas, yo es­cu­cha­ba al­go re­ti­ra­do, pe­ro aten­to, y me acer­qué, le di­je a Jesús: ¿Qué de­bo ha­cer?”. En­ton­ces él me dio un vo­lan­te con las 12 pre­gun­tas de AA por las que se pue­de sa­ber si al­guien tie­ne pro­ble­mas con su ma­ne­ra de be­ber, y me di­jo: “Ten es­tas pre­gun­tas y las res­pon­des tú mis­mo, si con­tes­tas cua­tro pre­gun­tas que “SÍ” o más, tú mis­mo te das tu diag­nós­ti­co. Si con­si­de­ras que po­de­mos ha­cer al­go por ti, no­so­tros nos reuni­mos al la­do de es­ta ca­sa los miér­co­les y los sá­ba­dos a las 7 pm”.

Sin du­da al­gu­na Dios ha­bía to­ca­do a mi puer­ta y me ten­día la mano, tal vez en re­com­pen­sa por ha­ber ayu­da­do du­ran­te la en­fer­me­dad a mi ami­go de tra­gos, ya que su fa­mi­lia le dio la es­pal­da por su pro­ble­ma de al­coho­lis­mo agudo. Sin em­bar­go, es­pe­ré al­go más de 2 me­ses pa­ra asis­tir a la pri­me­ra reunión, du­ran­te julio de 1973 con­su­mí li­cor du­ran­te 28 días de los 31 días del mes, sin asis­tir a la Uni­ver­si­dad don­de es­ta­ba en cur­so de ve­rano.

El 18 de sep­tiem­bre de 1973, me le­van­té tem­prano con in­men­sas ga­nas de to­mar li­cor des­de las 6 de la ma­ña­na. Es­pe­ré to­do el día que lle­ga­ra un pres­ta­mis­ta pa­ra pe­dir­le di­ne­ro y sa­lir a to­mar li­cor, la es­pe­ra fue de 12 lar­gas ho­ras. Pe­ro no vino, en­ton­ces le di­je a un ami­go que se en­con­tra­ba con­mi­go pa­ra ir a be­ber: “Es­te se­ñor no va a ve­nir, yo es­toy de­ma­sia­do gra­ve. He es­pe­ra­do 12 ho­ras con mu­chas ga­nas de to­mar, así él lle­gue no voy a to­mar, me voy a la reunión esa de AA en los Tres Ca­mi­nos, te in­vi­to”. Efec­ti­va­men­te asis­tí a es­te hu­mil­de ran­chi­to, me sen­té en una ta­bla en­ci­ma de un ado­be, se en­con­tra­ban los des­apa­re­ci­dos Ramón V., Ra­fael V.; Amé­ri­co y mi es­ti­ma­do Jesús R., quien fue mi pa­drino, lo con­si­de­ro mi ver­da­de­ro na­ci­mien­to, cuan­do fí­si­ca­men­te na­cí el 25 de no­viem­bre de 1951.

Hoy no be­bo, hoy soy li­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.