Una nue­va es­cue­la: Desafío ur­gen­te

Notitarde - - Opinión -

Lle­va­mos dé­ca­das pro­cla­man­do que de­be­mos fun­da­men­tar nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo; que no po­de­mos se­guir así; que nos de­be­mos po­ner de acuer­do to­dos en aque­llos va­lo­res esen­cia­les que sean be­ne­fi­cio­sos y vá­li­dos pa­ra to­da la Sociedad y que ele­ven el ni­vel de co­no­ci­mien­to y de “fe­li­ci­dad ob­je­ti­va” de una co­mu­ni­dad, de un pue­blo, de to­do un país.

En mu­chas oca­sio­nes, los po­lí­ti­cos y go­ber­nan­tes han he­cho y des­he­cho a su an­to­jo le­yes y de­cre­tos sin abor­dar el ver­da­de­ro fon­do de la cues­tión. Nos es­ta­mos ju­gan­do el ser o no ser que esa sociedad sea abier­ta, evo­lu­ti­va, pro­gre­si­va y crea­do­ra.

De­be­ría­mos lle­gar cuan­to an­tes a un gran pac­to so­cial-na­cio­nal pa­ra es­cla­re­cer cuá­les de­ben ser los ci­mien­tos pa­ra ha­cer de nues­tros hi­jos y alum­nos per­so­nas for­ma­das, equi­li­bra­das y ho­nes­tas. La edu­ca­ción no pue­de ser una mer­can­cía elec­to­ral, sino un gra­ve e irre­nun­cia­ble asun­to que el Es­ta­do, apo­ya­do por las de­más fuer­zas so­cia­les, no de­be ol­vi­dar ja­más.

La prin­ci­pal ri­que­za que tie­ne una sociedad es su ca­pa­ci­dad de apren­der. Si me­jo­ra la Es­cue­la, me­jo­ra­rá la sociedad del apren­di­za­je y del co­no­ci­mien­to, y si me­jo­ra la sociedad del co­no­ci­mien­to y del apren­di­za­je, me­jo­ra­rá la Es­cue­la.

La edu­ca­ción de nues­tro tiem­po, co­mo de­jó es­cri­to Gi­ner de los Ríos, “de­be ir de la cu­na a la se­pul­tu­ra, de­be ser per­ma­nen­te, cien­tí­fi­ca y hu­ma­nis­ta a la vez, in­ter­dis­ci­pli­nar y dinámica, ge­ne­ra­do­ra de va­lo­res; de­be ser­vir pa­ra for­jar hom­bres y mu­je­res de una pie­za, per­so­nas que se­pan di­ri­gir con sus­tan­ti­vi­dad y sen­ti­do su pro­pia exis­ten­cia”. Lo ha­bía di­cho an­tes Goet­he: “Por la edu­ca­ción de­be­mos des­acos­tum­brar­nos de lo me­dio­cre, de lo mez­quino, de lo ras­tre­ro, y vi­vir la vi­da re­suel­ta­men­te en lo ver­da­de­ro, en lo bueno, en lo be­llo”. Por­que ése de­be ser el prin­ci­pal ob­je­ti­vo: For­jar per­so­nas me­jor pre­pa­ra­das, más in­te­li­gen­tes, más ta­len­to­sas.

Cuan­do pre­gun­ta­ba a Ta­nia, una jo­ven- ado­les­cen­te preuni­ver­si­ta­ria, có­mo de­bía ser, se­gún ella, la Es­cue­la ideal, me que­dé asom­bra­do ante su con­tes­ta­ción: “La Es­cue­la ideal que yo quie­ro es aque­lla que, ade­más de en­se­ñar­nos pen­sar, nos edu­que en sa­ber sen­tir y con­vi­vir”.

Es­cu­chan­do a Ta­nia me vie­ne a la men­te las pa­la­bras de Ma­ría de Maez­tu: “la fi­na­li­dad esen­cial de la la­bor edu­ca­ti­va con­sis­te en que el edu­ca­dor lo­gre in­tro­du­cir en el al­ma del ni­ño y del jo­ven las nor­mas de una con­duc­ta mo­ral. La sociedad, más que ni­ños sa­bios hoy, lo que nos pe­di­rá ma­ña­na se­rá hom­bres bue­nos”.

La fa­mi­lia de­be ser un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción e in­ter­cam­bio fí­si­co, afec­ti­vo, lin­güís­ti­co que man­ten­ga un con­ti­nuo con­tac­to con la Es­cue­la (...).

Es el Es­ta­do el que jue­ga un gran pa­pel en el cam­po edu­ca­ti­vo. De­be crear las con­di­cio­nes idó­neas pa­ra que la sociedad avan­ce y ge­ne­re in­te­li­gen­cia y va­lo­res. Tie­ne la obli­ga- ción de ga­ran­ti­zar el de­re­cho a la edu­ca­ción de to­dos los ciu­da­da­nos de for­ma efi­cien­te, jus­ta y ade­cua­da.

Si hay una ener­gía vi­va que pue­da trans­for­mar la Es­cue­la es el tra­ba­jo de los maes­tros. To­das las re­for­mas de éxi­to se han ba­sa­do siem­pre en la ac­ción con­jun­ta de maes­tros y es­tu­dian­tes. Si fa­llan ellos, fa­lla to­do.

La do­cen­cia de­be­ría ser la pro­fe­sión me­jor con­si­de­ra­da, por­que su mi­sión es muy al­ta, muy exi­gen­te, cla­ra­men­te vo­ca­cio­nal. A la en­se­ñan­za de­be­rían ir siem­pre los me­jo­res pro­fe­sio­na­les. El alumno, por su par­te, de­be lu­char pa­ra desa­rro­llar una men­te cla­ra y bien es­truc­tu­ra­da, un de­seo de apren­der, una vo­lun­tad fé­rrea. Si no, no ha­brá edu­ca­ción.

Lo so­lía re­pe­tir Ma­nuel B. Cos­sío: “Dad­me un buen maes­tro, y él crea­rá la Es­cue­la”. Pa­ra cum­plir su fun­ción, el buen pro­fe­sor de­be co­no­cer bien al dis­cí­pu­lo, su evo­lu­ción per­so­nal, sus in­tere­ses pa­ra guiar­lo y pro­po­ner­le me­tas (...).

Me gus­tan las pa­la­bras que es­cu­ché al Prof. Gómez Llo­ren­te: “Los pro­fe­so­res de­ben con­ver­tir­se en nues­tros tiem­pos en un au­tén­ti­co fac­tor de re­equi­li­brio in­te­lec­tual, éti­co y so­cial; de­ben mos­trar­se in­con­for­mis­tas ante lo que es­tán vien­do, si lo que es­tán vien­do va con­tra la ra­zón, con­tra la li­ber­tad, con­tra la crea­ción de un mun­do más be­llo, jus­to y so­li­da­rio”. Jo­sé Luis Ro­za­lén (Edi­ta­do) Ca­te­drá­ti­co de Fi­lo­so­fía Ccs.org.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.