Gue­rra ci­vil

Trin­che­ra

Notitarde - - Opinión - Luis Cu­bi­llán Fon­se­ca

El se­ñor Ma­du­ro, des­de el Cam­po de Ca­ra­bo­bo, aho­ra es­ce­na­rio pa­ra sus aren­gas par­ti­dis­tas cha­vis­tas, y de cul­to exa­cer­ba­do a su per­so­na­li­dad, anun­cia que el Ejér­ci­to ve­ne­zo­lano es cha­vis­ta, que Chá­vez vi­ve y que la pa­tria si­gue, y que lan­za­ré el ejér­ci­to con­jun­ta­men­te con los miem­bros del par­ti­do PSUV a las ca­lles pa­ra sal­var la re­vo­lu­ción, to­do es­to en­ca­de­na­do, sin dar­le opor­tu­ni­dad a los de­más par­ti­dos ve­ne­zo­la­nos pa­ra di­ri­gir­se al pue­blo. Aho­ra los ca­na­les in­de­pen­dien­tes le dan un mi­nu­to al pue­blo ve­ne­zo­lano, de ma­ne­ra que hay quien cree que hay li­ber­tad de ex­pre­sión.

Los des­ca­la­bros su­fri­dos por los la­dro­nes del So­cia­lis­mo del si­glo XXI, Ar­gen­ti­na y Bra­sil, ate­mo­ri­zan al ré­gi­men, que se asi­la en el po­der de las ar­mas, dan­do la es­pal­da a la Cons­ti­tu­ción, ac­tual­men­te so­lo con las ar­mas man­tie­ne el po­der, que le ha ne­ga­do el pue­blo en las ur­nas. El di­fun­to li­qui­dó al ejér­ci­to pa­trio­ta; el res­to sir­ve so­lo a un par­ti­do mi­no­ri­ta­rio, la ma­yo­ría de los ve- ne­zo­la­nos somos de­mó­cra­tas. Quie­nes que­da­ron con las ar­mas via­jan con re­gu­la­ri­dad a Cu­ba a dar no­ve­da­des, mien­tras ob­ser­va­mos la con­duc­ta in­mo­ral de las con­tor­sio­nes de Raúl Castro, aho­ra co­mo las rum­be­ras tra­di­cio­na­les de los nigh­clu­bes de la is­la, pa­ra en­ten­der­se con el clien­te, y por el otro lado bus­can­do de­ses­pe­ra­da­men­te un pa­trón, ya se fue el bo­bo de Oba­ma, aho­ra el cam­bio les pre­sen­ta a un an­sia­do nue­vo Pa­trón, de ma­ne­ra que ve­re­mos cómo se le­van­ta después de cin­cuen­ta años de es­cla­vi­tud, la tie­rra de Martí.

El ré­gi­men tie­ne es­con­di­dos sus con­se­je­ros es­pa­ño­les, quie­nes han vi­vi­do gra­cias a Ve­ne­zue­la. (Igle­sias di­xit).

Al­gu­na vez en la uni­ver­si­dad pen­sa­mos que nues­tros com­pa­ñe­ros co­mu­nis­tas te­nían éti­ca, mo­ral, etc. Yén­do­se a la gue­rri­lla, creí­mos que te­nían más pa­trio­tis­mo y éti­ca que no­so­tros; aho­ra ellos dan apo­yo al ré­gi­men, con­vir­tién­do­se en al­cahue­tas de la co­rrup­ción que cam­pea en el país, cu­yos fa­ros duc­to­res es­tán en Mi­ra­flo­res.

¿ Quién no va a man­dar a sus sol­da­dos a la ca­lle pa­ra man­te­ner un ré­gi­men que pron­to con­ver­ti­rá al je­fe de cual­quier gra­dua­ción en mul­ti­mi­llo­na­rio? Los Sol­da­dos, ve­ne­zo­la­nos, obli­ga­dos a obe­de­cer al su­pe­rior, - aun­que sean tra­fi­can­tes-, no di­go de dro­ga, por­que es qui­zá lo me­nor: Di­go de la dig­ni­dad ve­ne­zo­la­na. ( Ca­so cu­bano) Los sol­da­dos, pa­ra quie­nes no exis­te el so­cia­lis­mo, pues son so­lo obre­ros sin suel­do, ven­de­do­res de mor­ci­lla, fa­mé­li­cos, mien­tras los je­fes sa­lu­dan des­de sus ca­mio­ne­tas de al­to precio, es­to es de­cir: ¡ Que en la Ve­ne­zue­la del si­glo XXI, aún hay es­cla­vos! Obli­ga­dos a trabajo for­za­do.

De la Guar­dia Na­cio­nal no ha­blo, pues nos han de­mos­tra­do que les gus­ta lo ajeno. Nues­tra fa­mi­lia do­nó pie­zas de al­to va­lor, no so­lo sim­bó­li­co, a una es­cue­la que lle­va el nom­bre de nues­tro pa­dre; y pre­gun­ta­mos a quien de­ba res­pon­der ¿ Adón­de fue­ron a pa­rar las jo­yas, ar­mas his­tó­ri­cas, do­cu­men­tos..., que con­for­ma­ban la do­na­ción de las per­te­nen­cias del “Pri­mer Di­rec­tor Fun­da­dor, for­ma­dor, de los pri­me­ros Guar­dias y Ofi­cia­les”, de la aho­ra en su des­gra­cia men­ta­da: “Bo­li­va­ria­na”? Cre­yó el muer­to que por­que tie­nen uni­for­me son co­mo Bo­lí­var, es­to es de­cir, se­gún Do­ma­rus: “que Ju­lio Cé­sar y un bu­rro son igua­les” -por­que am­bos tie­nen los dien­tes blan­cos-, ana­lo­gía pro­pia del per­tur­ba­do men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.