Fe­liz 2017

Notitarde - - Opinión - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

Un día de es­ta se­ma­na es­tu­vi­mos en el Mer­ca­do Pe­ri­fé­ri­co. En sus ad­ya­cen­cias venden le­cho­sas ver­des, pa­ra dar­nos un pe­que­ño gus­to na­vi­de­ño: co­mer dul­ce de le­cho­sa. Pa­ra ello, en es­tos tiem­pos de es­ca­se­ces y cor­te­da­des, va­le la pe­na, por man­te­ner la tra­di­ción, sa­cri­fi­car la re­pa­ra­ción ne­ce­sa­ria en nues­tro ho­gar o vehícu­lo.

Mu­cha gen­te se ve en los al­re­de­do­res del Mer­ca­do. Gen­te que ca­mi­na mi­ran­do al pi­so, con la ca­be­za ba­ja; en par­te, pa­ra no pi­sar la ba­su­ra es­par­ci­da por el sue­lo, en par­te por cau­sa del es­ta­do aními­co. Ca­mi­nan tris­tes, arras­tran­do los pies, fla­cos y ma­ci­len­tos, ros­tros an­gus­tia­dos.

En la is­la de la ave­ni­da, una fa­mi­lia hur­ga en una bol­sa de ba­su­ra ras­ga­da por la de­ses­pe­ra­ción. Dos adul­tos y un ni­ño. És­te apa­ren­ta cin­co o seis años de edad, pe­ro pue­de te­ner más; la des­nu­tri­ción ha he­cho de es­ta una ge­ne­ra­ción ra­quí­ti­ca, re­tra­sa­da fí­si­ca y men­tal­men­te. Los adul­tos bus­can co­mi­da desecha­da, el ni­ño ju­gue­tes. Con una son­ri­sa de triun­fo, ex­trae al­go que pa­re­ce un pe­que­ño ta­ble­ro de bás­quet y un ca­rro de ju­gue­te, sin rue­das. El con­ges­tio­na­do trá­fi­co da tiem­po pa­ra ob­ser­var to­do el desen­la­ce. El hom­bre y la mu­jer se mue­ven en di­rec­ción a otra bol­sa de ba­su­ra con al­gu­nas ver­du­ras y un tro­zo de car­ne, el ni­ño los si­gue con el ca­rro de ju­gue­te en una mano y el pe­que­ño ta­ble­ro de bás­quet en la otra. A él no le to­có que el gobierno le re­ga­la­ra uno de los ju­gue­tes ro­ba­dos a Krei­sel.

Los ve­ne­zo­la­nos ya nos acos­tum­bra­mos a ca­mi­nar ca­biz­ba­jos. Mi­ra­mos al sue­lo mien­tras cir­cu­la­mos por las ca­lles. Si va­mos en ca­rro, lo ha­ce­mos pa­ra no caer en al­guno de los mi­les de hue­cos que ame­na­zan cau­chos y sus­pen­sio­nes de nues­tros su­fri­dos vehícu­los. Si va­mos a pie, lo ha­ce­mos pa­ra no frac­tu­rar­nos un to­bi­llo por caer en al­gu­na tan­qui­lla sin ta­pa, en al­gu­na fi­su­ra en la su­per­fi­cie de la ace­ra por al­gu­na raíz pro­tu­be­ran­te, o pa­ra no pi­sar el ex­cre­men­to que al­gún in­cons­cien­te ve­cino no re­co­gió cuan­do sa­có a su pe­rro a de­fe­car en ple­na ace­ra. O res­tos de co­mi­da po­dri­da, de­ja­da re­ga­da por los re­co­lec­to­res del aseo ur­bano. Aun­que úl­ti­ma­men­te es­to no se ve tan­to: esos des­per­di­cios los re­co­gen los que no tie­nen na­da que co­mer.

Los pro­nós­ti­cos pa­ra el año 2017 no son alen­ta­do­res. El ré­gi­men se­gui­rá em­pe­ña­do en ter­mi­nar de arrui­nar al país, los “en­chu­fa­dos” se­gui­rán con la ra­pi­ña a los bie­nes que son de todos los ve­ne­zo­la­nos, y los jue­ces ven­di­dos se­gui­rán ava­lan­do el des­po­jo. Pe­ro los ve­ne­zo­la­nos te­ne­mos que le­van­tar la mirada y ver ha­cia el ho­ri­zon­te: por allí se aso­ma­rá el sol.

Mas de­be­mos le­van­tar esa mirada co­lec­ti­va­men­te, jun­tos y en la ca­lle. Ca­mi­ne­mos mi­ran­do al frente, no im­por­ta si tro­pe­za­mos y cae­mos; ya nos le­van­ta­re­mos de nue­vo, y en­fren­ta­re­mos ca­ño­nes que, a la ho­ra de la ver­dad, no dis­pa­ra­rán con­tra el pue­blo por­que los de­dos que apre­ta­rán los ga­ti­llos per­te­ne­cen a ve­ne­zo­la­nos con pa­dres y her­ma­nos que su­fren las mis­mas pri­va­cio­nes. No im­por­ta que sus je­fes re­ci­ban co­mo re­ga­lo lu­jo­sos ca­rros; no im­por­ta que sus je­fes es­tén bien ali­men­ta­dos y dis­fru­tan­do de bue­nas casa y co­mi­da. Sa­be­mos de qué lado es­tá la dig­ni­dad del sol­da­do.

Tam­po­co im­por­ta que en­tre esos sol­da­dos ha­ya in­fil­tra­dos de otros paí­ses que apo­yan al ré­gi­men, a los cua­les só­lo les im­por­ta­mos nues­tras ri­que­zas y las opor­tu­ni­da­des de ob­te­ner ju­go­sas ga­nan­cias con­tra­tan­do con el ré­gi­men en­tre­guis­ta y de­rro­cha­dor.

Con­fie­mos en el 2017; ven­drá lleno de sor­pre­sas, que no se­rán las “sor­pre­si­tas” con que nos ame­na­za el muy gor­do y más cons­pi­cuo di­ri­gen­te del ré­gi­men.

Fe­liz Año 2017, a pe­sar de to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.