“Há­bla­le con fe al año”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Ja­vier Ber­tuc­ci @ JAVIERBERTUCCI

Hay dos for­mas de en­fren­tar las cir­cuns­tan­cias, dos for­mas de asu­mir es­te nuevo año: ac­cio­nan­do o reac­cio­nan­do. El que ope­ra con­for­me a prin­ci­pios siempre ac­cio­na, el que lo ha­ce por sen­ti­do co­mún so­lo reac­cio­na. En tal sen­ti­do, la peor ac­ti­tud que po­de­mos adop­tar an­te cual­quier cir­cuns­tan­cia es aque­lla que di­ce: “va­mos a ver qué pasa”. És­ta es una pos­tu­ra pa­si­va que su­po­ne que de­je­mos que las co­sas su­ce­dan para ver lue­go lo que po­de­mos ha­cer. Je­sús siempre nos en­se­ñó a ac­cio­nar, no a reac­cio­nar, a no huir fren­te a na­da, así co­mo Él no lo hi­zo ni si­quie­ra fren­te a la cruz. La pa­la­bra en el co­ra­zón se­rá su­fi­cien­te para en­fren­tar lo que sea, con la se­gu­ri­dad de que sea lo que sea, que­da­rá de ro­di­llas an­te la ma­jes­tad de Je­sús y su pa­la­bra.

De esta for­ma, no po­de­mos es­pe­rar que es­te año ha­ga co­sas, y que pa­se lo que sea en nues­tras vi­das; al con­tra­rio, somos no­so­tros los que tenemos que ha­cer que es­te año ha­ga co­sas. So­lo los que creen y tie­nen fe en el po­der de Je­sús pue­den ha­cer que es­to ocu­rra. En una opor­tu­ni­dad Je­sús les di­jo a sus dis­cí­pu­los: “De cier­to les di­go que si tu­vie­ran fe, y no du­da­ren… si a es­te mon­te di­je­ran: Quí­ta­te y écha­te en el mar, se­rá he­cho”. Es­to sig­ni­fi­ca que a lo que le ha­ble con fe, va a obe­de­cer. Pue­des que­dar­te vien­do el mon­te, el gran pro­ble­ma fren­te a ti, o ver el mi­la­gro que Dios es­tá po­nien­do en tus ma­nos. Je­sús no veía el gran mon­te, sino el mon­te des­arrai­gán­do­se, mo­vién­do­se y echán­do­se al mar; es decir, veía el pro­ble­ma des­apa­re­cer. Así que, en lu­gar de ver el pro­ble­ma, vea el mi­la­gro. Con fe en el co­ra­zón y la con­fe­sión de lo que cree­mos en nues­tra bo­ca, afec­ta­re­mos cir­cuns­tan­cias y ve­re­mos gran­des mi­la­gros.

La mente, tus co­no­ci­mien­tos y ra­zo­na­mien­tos pue­den im­pe­dir que re­ci­bas mi­la­gros; pero creer te ha­rá in­ven­ci­ble. La fe no se en­tien­de, se ejer­ce, para ver aun lo que pa­re­ce im­po­si­ble. Je­sús tam­bién re­fi­rió que si tu­vié­ra­mos fe co­mo un grano de mos­ta­za, di­re­mos a es­te mon­te: Pá­sa­te de aquí allá, y se pa­sa­rá; y NA­DA LES SE­RÁ IM­PO­SI­BLE. En­ton­ces, la fe es para to­dos y NO pro­por­cio­nal al mi­la­gro que es­pe­ro, pues la fe del ta­ma­ño de un tercio de grano de arroz pue­de mo­ver un gran mon­te, no al con­tra­rio. ¡ Há­ble­le a es­te año cre­yen­do lo que Dios ha di­cho y pre­pá­re­se para un buen y gran año!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.