Ca­ni­nos Güi­güe da pro­tec­ción a los ani­ma­les de­sam­pa­ra­dos

Des­de ha­ce un año cam­bian­do una vi­da a la vez

Notitarde - - Regiones -

Güi­güe, enero 2 ( Yohan­na Guz­mán Blan­co).- Ca­ni­nos Güi­güe es una fun­da­ción sin fi­nes de lu­cro, que a pe­sar de ser una ins­ti­tu­ción sin se­de fí­si­ca ni al­ber­gue, se tra­ta de un gru­po de per­so­nas de­di­ca­das a cui­dar y aten­der ani­ma­les en si­tua­ción de ca­lle del mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo, con la in­ten­ción de crear con­cien­cia a quie­nes, sin es­crú­pu­los, aban­do­nan es­tos se­res ino­cen­tes.

Mi­la­gros Alo­mar, pre­si­den­ta de la fun­da­ción, ex­pli­có que des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un año, jun­to a la que es hoy vi­ce­pre­si­den­ta de la ins­ti­tu­ción, Jan­net­te Lo­re­to, y la se­cre­ta­ria Do­ris Ra­mos, uni­das a tra­vés de la pa­sión de ve­lar por la sa­lud e in­te­gri­dad de los ani­ma­les des­pro­te­gi­dos, de­ci­die­ron le­ga­li­zar la so­cie­dad que lu­cha por cam­biar una vi­da a la vez.

La pio­ne­ra de esta ini­cia­ti­va ase­gu­ró que de­bi­do a que no cuen­tan con un es­pa­cio don­de puedan per­noc­tar las mas­co­tas, a la ho­ra de res­ca­tar al­gu­na que pre­sen­te pro­ble­mas de sa­lud, en pri­mer lu­gar asis­ten por la ayu­da del ve­te­ri­na­rio Ale­jan­dro Col­me­na­res; pos­te­rior­men­te ubi­can un ho­gar tem­po­ral, que no es más que el de una fa­mi­lia que quie­ra cui­dar al in­de­fen­so, has­ta con­se­guir­le una ca­sa don­de deseen adop­tar­lo y fi­nal­men­te, con las do­na­cio­nes, asis­ten al pe­lu­do.

Ino­cen­tes con­quis­tan los co­ra­zo­nes no­bles

“Los ani­ma­les no son de la ca­lle, sino de ho­ga­res in­te­gra­dos por per­so­nas sin co­ra­zón que creen que echan­do a ese otro miem­bro de la fa­mi­lia, ali­via­rán sus pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, ya que en la ma­yo­ría de los ca­sos pien­san que sus gas­tos se ele­van por man­te­ner un ani­mal, cuan­do la ver­dad es que con poco más de lo que se cree, se pue­den ali­men­tar sus mas­co­tas”, cri­ti­có Alo­mar.

Co­men­tó en­ten­der que se gas­ta mu­cho di­ne­ro ad­qui­rien­do Pe­rra­ri­na y Ga­ta­ri­na para los ani­ma­les. Pero ase­gu­ró que no se tra­ta de la úni­ca al­ter­na­ti­va para man­te­ner­los sanos y ali­men­ta­dos, “po­de­mos com­prar y co­ci­nar para ellos arroz pi­ca­do que ven­den en las agro­pe­cua­rias muy eco­nó­mi­co, con pa­tas de ga­lli­na, bo­fe y otro ti­po de ali­men­tos cár­ni­cos que brin­den una per­fec­ta nu­tri­ción, sin ne­ce­si­dad de de­rro­char di­ne­ro con el que qui­zá a ve­ces no se cuen­ta”.

Ase­ve­ró que en opor­tu­ni­da­des, lue­go de sanar un pe­rro o un ga­to, las fa­mi­lias tem­po­ra­les ter­mi­nan sien­do las de­fi­ni­ti­vas y es que, a su cri­te­rio, “esos se­res ino­cen­tes con­quis­tan los co­ra­zo­nes no­bles y ter­mi­nan sien­do el al­ma de los ho­ga­res que in­te­gran”.

La his­to­ria de “Ca­tó­li­co”

En­tre las anéc­do­tas que han to­ca­do el co­ra­zón de las aso­cia­das, Do­ris Ra­mos ase­gu­ró que la que más les ha con­mo­vi­do ha si­do la his­to­ria de un pe­rro al que lla­man “Ca­tó­li­co”, pues dor­mía en las puer­tas de la igle­sia de Car­los Ar­ve­lo, y que en una opor­tu­ni­dad aten­die­ron por en­con­trar­se en es­ta­do de des­nu­tri­ción y otro ti­po de afec­cio­nes que por ser muy fuer­te, ha­bía en­fren­ta­do y su­pe­ra­do so­lo.

Re­la­tó que “in­ten­ta­mos con­se­guir­le un ho­gar, pero de­bi­do a que se tra­ta de un ani­ma­li­to vie­jo, tes­ta­ru­do y has­ta sin dien­tes, aun­que muy ca­ri­ño­so, no pu­di­mos, pues és­te siempre se re­gre­sa­ba a dor­mir a la igle­sia”, por lo que se vie­ron en la ne­ce­si­dad de pe­dir co­la­bo­ra­ción. Aho­ra pue­de per­noc­tar en el re­cin­to re­li­gio­so y du­ran­te el día acom­pa­ñar a quie­nes dis­fru­tan de su com­pa­ñía.

Fo­men­tan­do amor por las mas­co­tas

Con la in­ten­ción de fo­men­tar el amor por las mas­co­tas en los car­lo­sar­ve­len­ses y para re­cau­dar fon­dos y po­der ob­te­ner los ali­men­tos con los que nu­tren a los ani­ma­li­tos de­sam­pa­ra­dos, Ra­mos des­ta­có que en con­jun­to con la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de la lo­ca­li­dad, en el mes de ma­yo lle­va­ron a ca­bo una ca­mi­na­ta fa­mi­liar, don­de las per­so­nas co­la­bo­ra­ban con lo que po­dían y se creó un la­zo aun más afec­ti­vo en­tre las per­so­nas y sus ani­ma­les.

Con mi­ras al fu­tu­ro

Alo­mar in­di­có que aun­que por aho­ra no cuen­tan con un al­ber­gue don­de cui­dar los ani­ma­les, no pier­den la es­pe­ran­za de ma­te­ria­li­zar ese sue­ño, aun­que es­tán cons­cien­tes de que se tra­ta de un gran pa­so y mu­chas más per­so­nas, pres­tas a lu­char jun­tas por el mis­mo ob­je­ti­vo, el bie­nes­tar de los más ino­cen­tes.

Y a cor­to pla­zo, re­ve­ló que es­pe­ran rea­li­zar una jor­na­da de es­te­ri­li­za­ción tanto para los ani­ma­les en si­tua­ción de ca­lle co­mo para los que cuen­tan con un ho­gar, para ofrecer a sus cui­da­do­res cos­tos so­li­da­rios por esta in­ter­ven­ción que no es más que otro ac­to de amor para los se­res sin mal­dad.

Car­lo­sar­ve­len­ses se unie­ron en una ca­mi­na­ta acom­pa­ña­dos de sus mas­co­tas para de­mos­trar su amor por los ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.