Chi­cha­rro­ne­ra El De­lei­te en Ma­ria­ra de­jó de ser tra­di­ción na­cio­nal

Por el al­to cos­to del pro­duc­to

Notitarde - - Regiones -

Ma­ria­ra, enero 2 (Pe­tra Ma­ría Ji­mé­nez Ro­jas).- El Pa­ra­dor Tu­rís­ti­co Chi­cha­rro­ne­ra “El De­lei­te”, uno de los lu­ga­res que en sus me­jo­res tiem­pos eran más vi­si­ta­dos para de­gus­tar un ri­co chi­cha­rrón acom­pa­ña­do de ha­lla­qui­tas, mor­ci­lla, are­pi­tas, yu­cas y otras de­li­cias co­mo ca­cha­pa con que­so y so­pa, no vi­ve su me­jor mo­men­to por des­abas­te­ci­mien­to.

Es­te lu­gar es­tá ubi­ca­do en el mu­ni­ci­pio Diego Iba­rra, ca­rre­te­ra na­cio­nal Ma­ria­ra-Ma­ra­cay. Sus co­mer­cian­tes lu­chan por man­te­ner­se y lle­var el sus­ten­to a sus ho­ga­res, a pe­sar de los po­cos clien­tes que acu­den a co­mer es­tos pla­tos.

“La si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país y la es­ca­sez han mer­ma­do la pre­sen­cia de co­men­sa­les y la pro­duc­ción para pre­pa­rar es­tas de­li­cias”, di­jo Ma­rio Mo­ros, quien lle­va 16 años en uno de los 14 lo­ca­les que con­for­man el Pa­ra­dor Tu­rís­ti­co, de los cuales so­lo fun­cio­nan sie­te.

Su ne­go­cio lle­va por nom­bre “Las De­li­cias Mías”; co­men­tó que “an­te­rior­men­te aquí to­do era normal, los 14 ne­go­cios abrían sus puer­tas dia­ria­men­te por el gran vo­lu­men de las ven­tas”.

Cuen­ta que eran ran­chi­tos, pero en 2010 para ese en­ton­ces el go­ber­na­dor Hen­ri­que Fer­nan­do Sa­las Feo cons­tru­yó la pri­me­ra eta­pa del Pa­ra­dor Tu­rís­ti­co con lo­ca­les mo­der­nos y que aún llo­vían los con­su­mi­do­res.

Pa­sa­ron dos años de es­te dis­fru­te y des­de ese en­ton­ces las ven­tas han des­me­jo­ra­do, y en los úl­ti­mos dos años han ba­ja­do una bar­ba­ri­dad. La afluen­cia de tem­po­ra­dis­tas de otros es­ta­dos, sobre to­do en el mes de di­ciem­bre, era bas­tan­te nu­me­ro­sa. “En esta fe­cha al­go tra­di­cio­nal del ve­ne­zo­lano, en cual­quier ne­go­cio te­nía­mos el po­pu­lar co­chi­ni­to para que nos die­ran la pro­pi­na, pero ya no hay ni áni­mo para ha­cer­lo”.

Sin em­bar­go, tra­ba­jan to­dos los días con la es­pe­ran­za de ven­der la mer­can­cía mien­tras se con­si­ga por­que los pre­cios es­tán por las nu­bes. An­te­rior­men­te com­pra­ba a los ma­ta­de­ros 100 y has­ta 200 ki­los; aho­ra le ofre­cen so­lo 20 ó 30 ki­los.

“Esta si­tua­ción nos afec­ta a to­dos; ac­tual­men­te es­ta­mos tra­ba­jan­do para puro co­mer, aun­que el di­ne­ro no nos al­can­za”.

Cé­sar Gar­cía, con 9 años apro­xi­ma­da­men­te con su lo­cal, di­jo que la afluen­cia de clien­tes ha de­caí­do por los pre­cios ele­va­dos del co­chino; años atrás los co­men­sa­les ha­cían co­la para com­prar o co­mer en el mis­mo lo­cal su chi­cha­rrón acom­pa­ña­do de ha­lla­qui­tas, ca­cha­pas con que­so, fri­to, mor­ci­llas, ju­gos, re­fres­cos, pero aho­ra ya el po­der ad­qui­si­ti­vo no se lo per­mi­te.

To­dos son afec­ta­dos por­que al mer­mar la ven­ta mer­man las ga­nan­cias. La gen­te pre­fie­re com­prar una ha­ri­na Pan, una pas­ta o un arroz que ad­qui­rir nues­tros ali­men­tos, y eso es en­ten­di­ble”, di­jo Gar­cía.

“Es­to es com­pli­ca­do para no­so­tros; an­te­rior­men­te te­nía­mos para vi­vir y co­mer tran­qui­los, aho­ra co­mo es­tá la si­tua­ción tenemos para me­dio ali­men­tar­nos el día a día”. Cé­sar Gar­cía es pa­dre de fa­mi­lia, an­tes des­can­sa­ba dos días a la se­ma­na, pero en vis­ta de la ac­tual cri­sis tra­ba­ja de lu­nes a lu­nes para ob­te­ner aun­que sea po­cas ga­nan­cias.

Men­cio­nó que su ven­ta normal dia­ria­men­te era en­tre 20 y 25 ki­los de chi­cha­rrón; aho­ra so­lo lo­gra ven­der tres y otras ve­ces no ven­den na­da.

“La Chi­cha­rro­ne­ra El De­lei­te era una zo­na muy fa­mo­sa, adon­de acu­dían per­so­nas de otros es­ta­dos co­mo Ara­gua y Fal­cón, en­tre otros, a sa­bo­rear el me­jor chi­cha­rrón; pero co­mo to­do es­tá tan ca­ro ya para qué van a tras­la­dar­se has­ta nues­tros ne­go­cios”, re­sal­tó.

“Ya ni las me­sas las co­lo­ca­mos co­mo lo ha­cía­mos an­tes; mu­chas ve­ces los clien­tes te­nían que es­pe­rar que las de­socu­pa­ran para co­mer. Los po­cos que acu­den cuan­do mu­cho com­pran un cuar­to de ki­lo del pro­duc­to”, agre­gó.

En vis­ta de la si­tua­ción, mu­chos han que­da­do sin em­plea­dos por­que no les per­mi­te pa­gar­les un suel­do men­sual.

Por su par­te, Jo­sé Mo­reno, con 35 años en su ne­go­cio y con 66 años de edad, es uno de los prin­ci­pa­les que pre­pa­ra­ban chi­cha­rrón; para no ce­rrar es­tá ven­dien­do arroz, man­te­ca de co­chino y ha­ri­na de chi­cha­rrón.

Cuan­do em­pe­zó el cue­ro cos­ta­ba dos bo­lí­va­res y la man­te­ca te­nía un cos­to de 5 bo­lí­va­res; aho­ra no se pue­den com­prar. “Lo poco que ven­do es para me­dio man­te­ner­me”.

“Se levanta a las cua­tro de la ma­dru­ga­da para freír el cue­ro de chi­cha­rrón y con­ver­tir­lo en ha­ri­na, el cual usan las per­so­nas para re­lle­nar las ha­lla­qui­tas, y tam­bién lo pre­pa­ran con to­ma­te y ce­bo­lla para ren­dir­lo y acom­pa­ñar­lo con are­pa o pan, por­que la car­ne y el po­llo es­tán muy ca­ros”, re­sal­tó Mo­reno.

Ne­rei­da y Vi­via­na Gon­zá­lez tam­bién vi­ven la mis­ma cir­cuns­tan­cia, ven­den para so­bre­vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.