El país pue­de sa­lir de pre­fe­ren­cias aran­ce­la­rias de Es­ta­dos Uni­dos

Notitarde - - Economía -

Ca­ra­cas, enero 2 ( Mar­le­ne Mon­sal­ve).- Juan Pa­blo Ola­quia­ga, pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Ve­ne­zo­la­na de In­dus­tria­les, (Co­nin­dus­tria), aler­tó que si Ve­ne­zue­la sa­le del Sis­te­ma de Pre­fe­ren­cias Aran­ce­la­rias de los Es­ta­dos Uni­dos (EE.UU.), las im­por­ta­cio­nes no pe­tro­le­ras del país per­de­rán com­pe­ti­ti­vi­dad.

Ola­quia­ga ex­pli­có que de­ja de ser ven­ta­jo­so no es­tar dentro del Sis­te­ma Pre­fe­ren­cial Aran­ce­la­rio de EE.UU., por­que “el em­pre­sa­rio nor­te­ame­ri­cano tie­ne que pa­gar un ma­yor cos­to del aran­cel y eso ha­ce que im­por­tar pro­duc­tos ve­ne­zo­la­nos sea me­nos com­pe­ti­ti­vo”.

Ase­gu­ró que al incrementarse el cos­to las im­por­ta­cio­nes para el im­por­ta­dor nor­te­ame­ri­cano, es­te po­dría con­si­de­rar com­prar­le a otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que si es­tén dentro del sis­te­ma pre­fe­ren­cial, lo que ge­ne­ra­ría que mu­chos em­pre­sa­rios de EE.UU., no com­pren pro­duc­tos ve­ne­zo­la­nos.

“Esas im­por­ta­cio­nes pa­san a ser gra­va­das por los im­pues­tos o aran­ce­les re­gu­la­res de EE.UU., y eso in­cre­men­ta el cos­to para el im­por­ta­dor dentro de ese país. Al ser más cos­to­so para ellos, el em­pre­sa­rio nor­te­ame­ri­cano que tra­ba­ja con már­ge­nes muy pe­que­ños de ga­nan­cias y al ob­ser­var que no tie­ne mu­cho be­ne­fi­cios, po­dría de­ci­dir im­por­tar de otros paí­ses de la re­gión, en don­de la com­pra le sal­ga más ba­ra­ta y le ge­ne­re ma­yo­res be- ne­fi­cios”, de­nun­ció el pre­si­den­te de los in­dus­tria­les. Des­ta­có que es­te era un be­ne­fi­cio aran­ce­la­rio para paí­ses po­bres y que an­te las dis­tor­sio­nes en ma­te­ria de in­for­ma­ción sobre los ín­di­ces ma­cro­eco­nó­mi­cos que no son re­no­va­dos por el Es­ta­do, Ve­ne­zue­la es per­ci­bi­da co­mo un país ri­co.

Se­ña­ló que Ve­ne­zue­la po­dría es­tar en el Sis­te­ma Aran­ce­la­rio de EE.UU., si el Es­ta­do ve­ne­zo­lano man­da una car­ta, don­de in­for­me las ci­fras ma­cro­eco­nó­mi­cas. “Aho­ra po­dría de­jar de dis­fru­tar los be­ne­fi­cios aran­ce­la­rios del sis­te­ma y es cul­pa del Go­bierno, por­que no ac­tua­li­zó las ci­fras eco­nó­mi­cas y la ta­sa de cam­bio que pre­sen­ta a los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les”, ex­pli­có. Mos­tró que con la ta­sa de cam­bio que usa el Go­bierno para im­por­tar ma­te­ria pri­ma con dó­la­res pre­fe­ren­cia­les a Bs. 10,00 ge­ne­ra que el Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), per cá­pi­ta del país, sea el más al­to de la re­gión y por eso no se re­quie­re de ayu­da en el te­ma aran­ce­la­rio. Ade­más di­jo que si todas las va­ria­bles de la ma­cro­eco­no­mía se mi­den con la ta­sa de cam­bio a Bs. 10,00 por dó­lar, Ve­ne­zue­la de­ja de ser un país que ne­ce­si­ta ayu­da, pasa a ser un país ri­co y sa­le au­to­má­ti­ca­men­te del sis­te­ma aran­ce­la­rio de EE.UU.

“A una ta­sa de cam­bio promedio, que se acer­que a la reali­dad que vi­ve ca­da ve­ne­zo­lano cuan­do com­pra un pro­duc­to, se­ría­mos un país que si re­quie­re de ayu­da y si ne­ce­si­ta­ría­mos es­tar dentro del Sis­te­ma Pre­fe­ren­cial Aran­ce­la­rio de EE.UU.”, de­nun­ció. Re­cor­dó que Ve­ne­zue­la es­tá im­por­tan­do ca­ma­ro­nes a EE.UU., para im­pul­sar el mo­tor ex­por­ta­dor y que eso po­dría de­jar de pa­sar.

Juan Pa­blo Olal­quia­ga, pre­si­den­te de Co­nin­dus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.