Fa­mi­lia­res de per­so­nas ex­tra­via­das man­tie­nen la fe de en­con­trar­los vi­vos

Notitarde - - Sucesos -

Va­len­cia, enero 2 ( Ru­bén

Bo­lí­var Idro­go).- Aun­que el ex­tra­vío o des­apa­ri­ción de una per­so­na crea an­gus­tia en­tre sus se­res que­ri­dos y en­torno so­cial, tam­bién es cier­to que esa an­gus­tia o te­mor a la suer­te de lo desconocido es­tá acom­pa­ña­da de mucha es­pe­ran­za. Pe­se a que trans­cu­rre el tiem­po y la au­sen­cia con­ti­núe, los fa­mi­lia­res se afe­rran a que sus alle­ga­dos apa­rez­can con vi­da.

No im­por­ta si la per­so­na ex­tra­via­da fue víc­ti­ma de la in­se­gu­ri­dad, rap­to, se­cues­tro, por en­fer­me­dad o cual­quier otra cir­cuns­tan­cia, siempre hay un desen­la­ce en ca­da ca­so par­ti­cu­lar, fi­nal que nadie quiere con­fir­mar, que nadie quiere acep­tar por­que po­dría con­ver­tir­se en tra­ge­dia, en lu­to, en do­lor.

Mucha gen­te no sa­be qué es me­jor, no sa­ber na­da y man­te­ner vi­va la es­pe­ran­za, o co­no­cer una cru­da reali­dad, una no­ti­cia, una ter­mi­na­ción do­lo­ro­sa tras una lar­ga, me­dia­na o cor­ta es­pe­ra.

A me­di­da que co­rre el tiem­po, nu­me­ro­sas fa­mi­lias afron­tan con di­fi­cul­tad o cri­sis emo­cio­nal las des­apa­ri­cio­nes de sus hi­jos; és­tos ya sean ni­ños o ado­les­cen­tes; de pa­dres, ma­dres, her­ma­nos o tíos; al­gu­nos de és­tos con pro­ble­mas de sa­lud o im­pe­di­men­tos fí­si­cos.

La ma­yo­ría de los ca­sos son de­nun­cia­dos an­te el Cuer­po de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, Pe­na­les y Cri­mi­na­lís­ti­cas (Cicpc), y al­gu­nos se dan a co­no­cer en los me­dios im­pre­sos, con la fi­na­li­dad de es­pe­rar una in­for­ma­ción que in­di­que el pa­ra­de­ro o es­ta­do de sa­lud del des­apa­re­ci­do.

Hay ca­sos que con­mue­ven a la co­mu­ni­dad, sobre to­do cuan­do se tra­ta de ni­ños o per­so­nas de la ter­ce­ra edad con al­gu­nas afec­cio­nes o ma­les, ta­les co­mo Alz­hei­mer, hi­per­ten­sión, epi- lep­sia, es­qui­zo­fre­nia, de­men­cia, en­tre otras pa­to­lo­gías, que po­nen en ries­go la vi­da del ex­tra­via­do.

Cuan­do en un ho­gar ocu­rre es­to, las pri­me­ras emo­cio­nes que em­bar­gan a la fa­mi­lia son: la an­gus­tia, la in­tran­qui­li­dad, la in­quie­tud; ade­más, con el te­mor a flor de piel po­dría ocu­rrir al­go des­agra­da­ble o tal vez una des­gra­cia.

Esta con­go­ja o aflic­ción im­pli­ca un cier­to ma­les­tar psi­co­ló­gi­co, que se acre­cien­ta ca­da día que pasa, si la bús­que­da no da re­sul­ta­do po­si­ti­vo. Nadie sa­be qué es me­jor, no sa­ber na­da y man­te­ner vi­va la es­pe­ran­za, o co­no­cer una cru­da reali­dad, una con­clu­sión fa­tal que nin­gún ser hu­mano que­rría en­fren­tar: la muer­te.

Por eso, cuan­do ocu­rre la des­apa­ri­ción o ex­tra­vío de per­so­nas, los fa­mi­lia­res co­lo­can en lu­ga­res vi­si­bles y con­cu­rri­dos fotos con los da­tos per­so­na­les, ade­más de ca­rac­te­rís­ti­cas, di­rec­ción y te­lé­fo­nos para un po­si­ble con­tac­to don­de no­ti­fi­quen el pa­ra­de­ro o es­ta­tus del ex­tra­via­do.

Tam­bién co­mien­zan los re­co­rri­dos por cen­tros hos­pi­ta­la­rios, se­des policiales y vi­si­ta al De­par­ta­men­to de Pa­to­lo­gía Fo­ren­se ( mor­gue), lu­gar don­de me­nos quie­ren ha­llar a su pa­rien­te.

Los alle­ga­dos de las per­so­nas que per­ma­ne­cen des­apa­re­ci­das in­sis­ten en que me­jo­ren y pro­fun­di­cen las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les. Por eso, piden a la Po­li­cía cien­tí­fi­ca un me­jor y ri­gu­ro­so tra­ba­jo in­ves­ti­ga­ti­vo. Que los ca­sos no sean ol­vi­da­dos, que no los en­ga­ve­ten con el pa­so del tiem­po, por­que los des­apa­re­ci­dos tie­nen do­lien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.