Ne­tan­yahu La Po­li­cía tie­ne prue­bas de co­rrup­ción

Lo acu­san de ha­ber re­ci­bi­do cuan­tio­sos re­ga­los de em­pre­sa­rios.

Notitarde - - Portada -

Je­ru­sa­lén, enero 3 (EFE).- La Fis­ca­lía is­rae­lí ase­gu­ró que la Po­li­cía tie­ne prue­bas que jus­ti­fi­can una in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal por pre­sun­ta re­cep­ción de cuan­tio­sos re­ga­los del pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, que vol­vió a ne­gar hoy cual­quier irre­gu­la­ri­dad.

El fis­cal ge­ne­ral, Avi­jai Man­del­blit, des­ve­ló en un co­mu­ni­ca­do tras el in­te­rro­ga­to­rio de tres ho­ras ano­che al je­fe del go­bierno que se le in­ves­ti­ga des­de el pa­sa­do 10 de ju­lio por “una lar­ga lis­ta de ale­ga­cio­nes so­bre su­pues­tas ofen­sas re­la­cio­na­das con la in­te­gri­dad mo­ral”.

La in­ves­ti­ga­ción y las imá­ge­nes del con­voy de la uni­dad de po­li­cial Lahav 433 en­tran­do ayer en la re­si­den­cia ofi­cial han ele­va­do la ten­sión po­lí­ti­ca en un país que tie­ne en la ac­tua­li­dad en­tre re­jas por co­rrup­ción a su an­te­rior pri­mer mi­nis­tro, Ehud Ol­mert, y que ha vis­to re­cien­te­men­te aban­do­nar la pri­sión a un ex­pre­si­den­te, Mos­hé Kat­sav, tras cum­plir una con­de­na por vio­la­ción.

En su es­cri­to, Man­del­blit hi­zo un re­cuen­to de va­rias sos­pe­chas en las que se de­ci­dió no se­guir ade­lan­te con las pes­qui­sas por no ha­ber su­fi­cien­tes in­di­cios, y dio muy po­cos da­tos so­bre el ca­so de los re­ga­los y fa­vo­res de em­pre­sa­rios, en el que sí se pro­ce­dió a un in­te­rro­ga­to­rio tras la re­co­men­da­ción del co­man­dan­te de la Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción e In­te­li­gen­cia de la Po­li­cía, Me­ni Yitz­ha­ki.

Ne­tan­yahu se re­fi­rió ayer al ex­haus­ti­vo examen y ase­gu­ró: “Tras lar­gos años de per­se­cu­ción dia­ria ha­cia mí y mi fa­mi­lia ayer no pro­ba­ron na­da. Na­da. Al­guien en los me­dios de­be­ría dis­cul­par­se por los mi­les de ar­tícu­los, ti­tu­la­res y ho­ras de di­fu­sión del ‘me­jor pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción’ que se con­vir­tie­ron en un sin­sen­ti­do”.

“Lo re­pi­to: no ha­brá na­da, por­que no hay na­da”, es­cri­bió en su pá­gi­na de la red so­cial Facebook.

Se­gún el dia­rio Haa­retz, el in­te­rro­ga­to­rio se ba­só en el ca­so de los re­ga­los, pe­ro hay otro se­gun­do asun­to más gra­ve del cual, por el mo­men­to, se des­co­no­cen los de­ta­lles.

Ayer los de­tec­ti­ves le con­fron­ta­ron con in­di­cios que su­pues­ta­men­te mues­tran que acep­tó cuan­tio­sos ob­se­quios (por va­lor de cien­tos de mi­les de shé­kels) de em­pre­sa­rios con in­tere­ses eco­nó­mi­cos en Israel y que no in­for­mó a las au­to­ri­da­des, co­mo exi­ge la ley, lo que evi­den­cia un po­si­ble con­flic­to de in­tere­ses.

Uno de los tes­ti­gos que ha­bría ad­mi­ti­do ha­cer al­gu­nos re­ga­los es el em­pre­sa­rio es­ta­dou­ni­den­se y ami­go per­so­nal de Ne­tan­yahu Ron Lau­der, que de­cla­ró ha­ber­le ob­se­quia­do con un tra­je y fi­nan­cia­do un via­je al ex­tran­je­ro de su hi­jo Yair.

La Po­li­cía, sin em­bar­go, cree que el va­lor de los re­ga­los de Lau­der es ma­yor de lo que ad­mi­te e in­ves­ti­ga si fue­ron he­chos con ex­pec­ta­ti­vas de re­ci­bir al­go a cam­bio.

En­tre­tan­to, el dipu­tado Da­vid Am­sa­lem im­pul­sa una ini­cia­ti­va pa­ra prohi­bir in­ves­ti­gar a je­fes del go­bierno en ser­vi­cio, que ha re­ci­bi­do el apo­yo del je­fe de la coa­li­ción gu­ber­na­men­tal, el dipu­tado Da­vid Bi­tan, y de la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Aye­let Sha­ked.

Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, pri­mer mi­nis­tro de Israel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.