Gu­te­rres ini­ció man­da­to co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU

Con la pre­mi­sa de que “no ha­ce mi­la­gros”

Notitarde - - Internacional -

Nue­va York, enero 3 (DPA/AP).- El por­tu­gués An­tó­nio Gu­te­rres co­men­zó ayer su ta­rea co­mo nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU y di­jo que una de las me­tas pa­ra sus cin­co años de man­da­to se­rá es­tar abier­to a las preo­cu­pa­cio­nes y con­se­jos de los tra­ba­ja­do­res de las Na­cio­nes Uni­das.

El fla­man­te se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU di­jo el mar­tes que “no ha­go mi­la­gros’’, pe­ro sí tie­ne gran­des am­bi­cio­nes: quie­re re­for­mar el or­ga­nis­mo glo­bal y lo­grar que las 193 na­cio­nes miem­bro se unan pa­ra re­sol­ver los “pro­ble­mas te­rri­bles’’ que en­fren­ta el mun­do.

En su pri­mer día en la se­de de la ONU lue­go de re­ci­bir las rien­das de Ban Ki-moon, An­tó­nio Gu­te­rres di­jo que los con­flic­tos se mul­ti­pli­can y se in­ter­re­la­cio­nan pa­ra pro­vo­car “es­te fe­nó­meno nue­vo, el te­rro­ris­mo glo­bal’’.

En un mun­do glo­ba­li­za­do e in­ter­co­nec­ta­do, Gu­te­rres di­jo que la ex­clu­sión es “más in­so­por­ta­ble que nun­ca por­que la gen­te pue­de ver có­mo vi­ven los de­más, pue­de ver la pros­pe­ri­dad en otras par­tes del mun­do’’. Y eso “de­to­na más fá­cil­men­te la re­be­lión, la fu­ria, y se vuel­ve un fac­tor en la ines­ta­bi­li­dad’’ de los con­flic­tos.

El ex pri­mer mi­nis­tro de Por­tu­gal y je­fe de la agen­cia de la ONU pa­ra los re­fu­gia­dos di­jo que “so­lo las so­lu­cio­nes glo­ba­les per­mi­ten afron­tar los pro­ble­mas glo­ba­les, y la ONU es la pie­dra an­gu­lar de ese en­fo­que mul­ti­la­te­ral’’. Pe­ro mu­cha gen­te en el mun­do no lo cree así, co­mo lo de­mues­tra la di­vi­sión cre­cien­te en­tre el pú­bli­co y los go­bier­nos y el es­ta­blish­ment po­lí­ti­co en mu­chos paí­ses.

Gu­te­rres es con­si­de­ra­do un efi­caz ne­go­cia­dor y ha­bla cua­tro idio­mas con flui­dez. Su ma­yor desafío se­rá alla­nar el ca­mino pa­ra la paz en Si­ria.

“To­do a lo que as­pi­ra­mos co­mo fa­mi­lia hu­ma­na, la dig­ni­dad y la es­pe­ran­za, el pro­gre­so y el bie­nes­tar, de­pen­de de la paz. Pe­ro la paz de­pen­de de no­so­tros”, di­jo el do­min­go al to­mar el re­le­vo del sur­co­reano Ban Ki-moon.

Gu­te­rres di­jo a cien­tos de em­plea­dos y di­plo­má­ti­cos en una ce­re­mo­nia de bien­ve­ni­da que es muy im­por­tan­te sen­tir­se or­gu­llo­so de la ma­ne­ra co­mo la ONU ha ayu­da­do a mi­llo­nes. Pe­ro tam­bién es cru­cial re­co­no­cer las de­fi­cien­cia y fra­ca­sos, así co­mo “las si­tua­cio­nes en las que no po­de­mos cum­plir de­bi­da­men­te con la gen­te de la que nos ocu­pa­mos’’, aña­dió.

Su man­da­to co­men­zó ofi­cial­men­te el 1 de enero, pe­ro co­mo la se­de de Na­cio­nes Uni­das sue­le es­tar ce­rra­da el fin de se­ma­na y en EE.UU. la fes­ti­vi­dad del 1 de enero se tras­la­da al lu­nes, su pri­mer día de tra­ba­jo fue ayer mar­tes.

An­tó­nio Gu­te­rres, nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.