No ser quie­nes no so­mos

Notitarde - - Opinión - Ja­vier Gon­zá­lez Sán­chez Pe­rio­dis­ta / ccs.org.es

A ve­ces lo que odia­mos de los de­más es el re­fle­jo de uno mis­mo en otra per­so­na. Nos pro­vo­can re­cha­zo, nos mo­les­ta su voz, sus ma­nías, su for­ma de ser… Te­ne­mos mie­do de lo que po­dría­mos lle­gar a ser o de lo que so­mos, sin que­rer asu­mir­lo. Una de las ta­reas más di­fí­ci­les pa­ra al­can­zar una bue­na sa­lud emo­cio­nal es co­no­cer­se y acep­tar­se a uno mis­mo.

La es­pi­ral del si­len­cio es una teo­ría, desa­rro­lla­da por la po­li­tó­lo­ga Noe­lle Neum­mann, que afir­ma que só­lo ma­ni­fes­ta­mos aque­llo que sa­be­mos que va a ser acep­ta­do por los de­más. El si­len­cio es apo­ya­do por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que res­trin­gen la in­for­ma­ción que no se acep­ta por la ma­yo­ría de la so­cie­dad. De es­ta ma­ne­ra se im­po­nen las opi­nio­nes de aque­llos que no tie­nen mie­do a de­cir lo que pien­san, que acep­tan lo que son y lo que sien­ten.

El psi­có­lo­go Carl Ro­gers de­mos­tró que pa­ra una per­so­na es más fá­cil acep­tar­se cuan­do se sien­te a gus­to y con con­fian­za en su en­torno. Reali­zó un ex­pe­ri- men­to en el que un gru­po de per­so­nas in­ten­ta­ban acer­car­se a ni­vel emo­cio­nal. Los pri­me­ros in­ten­tos fue­ron in­ter­cam­bios su­per­fi­cia­les de sen­sa­cio­nes y emo­cio­nes. A par­tir de la cuar­ta se­sión los miem­bros de es­te gru­po se acer­ca­ron y re­ve­la­ron sus ver­da­de­ras per­so­na­li­da­des.

A raíz de es­te ex­pe­ri­men­to el au­tor de­ter­mi­nó que “si una per­so­na vi­ve una re­la­ción don­de se le acep­ta de for­ma ple­na, sin jui­cios, la per­so­na po­drá en­ta­blar una lu­cha con­si­go mis­mo, desa­rro­llar el co­ra­je su­fi­cien­te pa­ra aban­do­nar sus de­fen­sas y en­fren­tar­se con su ver­da­de­ro si mis­mo”.

Se pre­sio­na a los ni­ños pa­ra que sean los me­jo­res y sin sa­ber­lo les en­se­ña­mos que el fra­ca­so es un si­nó­ni­mo de equi­vo­car­se. Cuan­do en reali­dad de­be­ría­mos ha­cer­les ver que fra­ca­sar no es más que una opor­tu­ni­dad. “Si te caes el sue­lo te ayu­da­rá a le­van­tar­te” es un men­sa­je que les be­ne­fi­cia­rá más.

La so­cie­dad oc­ci­den­tal se fun­da­men­ta en la as­pi­ra­ción al éxi­to. La com­pe­ti­ti­vi­dad for­ma par­te de nues­tras vi­das des­de pe­que­ños. Aque­llos que no con­si­guen des­ta­car vi­ven con la idea de que tie­nen que con­ver­tir­se en al­guien dis­tin­to, al­guien me­jor. Ol­vi­dan quie­nes son y se cen­tran en quie­nes que­rrían ser. De­jan de que­rer­se, se enamo­ran de una ver­sión de ellos mis­mos que nun­ca po­drán ser. Se ol­vi­dan de lo im­por­tan­te que es mi­rar­se al es­pe­jo ca­da ma­ña­na y ser fe­liz al ser quien eres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.