Sa­ber qué que­re­mos de­cir­nos

Notitarde - - Opinión - Ja­vier Gon­zá­lez Sán­chez Pe­rio­dis­ta / Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias

“Las ideas mue­ven el mun­do só­lo si an­tes se han trans­for­ma­do en sen­ti­mien­tos”, di­jo Eli­za­beth Tay­lor, ac­triz bri­tá­ni­ca. De­be­mos acep­tar que por ló­gi­cos que in­ten­te­mos ser nuestros pa­sos siem­pre es­ta­rán guia­dos por las emo­cio­nes.

To­das nues­tras ac­cio­nes tie­nen un com­po­nen­te emo­cio­nal que pue­de vol­ver­se con­tra no­so­tros si no sa­be­mos iden­ti­fi­car­lo y ver que es­con­de, sa­ber que es­ta­mos que­rien­do de­cir­nos a no­so­tros mis­mos.

Las emo­cio­nes se con­tro­lan cuan­do uno sa­be des­co­di­fi­car ese frag­men­to que es un au­to­cas­ti­go. Esa par­te que re­per­cu­te de for­ma ne­ga­ti­va en no­so­tros, la ca­ra amar­ga que tie­nen to­dos los sen­ti­mien­tos, in­clu­so el amor y la amis­tad.

No que­re­mos es­tar tris­tes ni sen­tir­nos so­los por­que nos ha­ce sen­tir vul­ne­ra­bles an­te los de­más y por­que ex­po­ne nues­tra fra­gi­li­dad. So­le­mos creer que la ma­ne­ra de aca­bar con es­tas emo­cio­nes es huir de ellas. Des­de pe­que­ños nos en­se­ñan a re­pri­mir las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas y los pen­sa­mien­tos tris­tes lo más rá­pi­do po­si­ble. Con un dul­ce, con un ju­gue­te o con un abra­zo. Es­ta­mos edu­ca­dos pa­ra es­qui­var to­do aque­llo que pue­da da­ñar­nos en vez de acep­tar­lo pa­ra en­fren­tar­nos a ello.

Pe­ro las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas tie­nen una ra­zón de ser. Nos de­mues­tran que hay al­go en no­so­tros que de­be­mos cam­biar, al­go de no­so­tros mis­mos que se in­ter­po­ne en nues­tra fe­li­ci­dad.

A ve­ces con­fun­di­mos unas emo- cio­nes con otras.

Se sue­le de­cir que “del amor al odio hay un pa­so” y, des­de un pun­to de vis­ta bio­ló­gi­co, se tra­ta de una afir­ma­ción vá­li­da. La par­te del ce­re­bro que con­tro­la las emo­cio­nes pri­ma­rias se de­no­mi­na ín­su­la y se ac­ti­va de la mis­ma ma­ne­ra con es­tas dos emo­cio­nes, lo que pro­vo­ca que nos sea muy di­fí­cil dis­tin­guir­las. Es­to tam­bién ocu­rre con otras emo­cio­nes que nos pro­vo­can reacciones si­mi­la­res.

Cree­mos que es­ta­mos enoja­dos cuan­do es­ta­mos tris­tes o asus­ta­dos cuan­do nos sen­ti­mos cul­pa­bles.

Cuan­to ma­yor es la in­ten­si­dad de la emo­ción me­nos con­trol te­ne­mos so­bre ella. La ra­pi­dez con la que iden­ti­fi­que­mos el sen­ti­mien­to de­ter­mi­na­rá su in­ten­si­dad y nos ayu­da­rá a con­tro­lar­lo me­jor. Exis­ten téc­ni­cas, ba­sa­das en el con­trol de la res­pi­ra­ción, que nos ayu­dan a re­la­jar­nos y así eli­mi­nar o dis­mi­nuir las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas. El mind­ful­ness es una fi­lo­so­fía de vi­da que in­clu­ye la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción y de es­te ti­po de téc­ni­cas. Me­dian­te la me­di­ta­ción con­se­gui­mos ale­jar­nos de to­dos los es­tí­mu­los ex­ter­nos pa­ra po­der ca­na­li­zar nues­tra aten­ción en el pen­sa­mien­to o sen­ti­mien­to al que nos que­re­mos en­fren­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.