Re­gre­san a sus ho­ga­res unas 2.200 fa­mi­lias en Ale­po, Si­ria

Se­gún re­por­tes de la ONU, des­de ini­cio del al­to el fue­go

Notitarde - - Internacional -

Na­cio­nes Uni­das, enero 4 (EFE).- Al me­nos 2.200 fa­mi­lias de Ale­po han re­gre­sa­do a sus ho­ga­res des­de el al­to el fue­go ini­cia­do el pa­sa­do vier­nes en­tre el Go­bierno si­rio y los re­bel­des, se­gún ci­fras de la ONU, que pi­dió ayer ayuda in­me­dia­ta pa­ra la re­cons­truc­ción de “una ciu­dad to­tal­men­te des­trui­da”.

“Pue­do con­fir­mar que al dis­tri­to de Ha­nano han vuel­to unas 2.200 fa­mi­lias, pe­ro tam­bién en otros ve­cin­da­rios es­tá em­pe­zan­do a vol­ver gen­te”, afir­mó ayer en una rue­da de pren­sa te­le­fó­ni­ca el coor­di­na­dor re­si­den­te de la ONU en Ale­po, Saj­jad Ma­lik.

El re­pre­sen­tan­te de las Na­cio­nes Uni­das, que en los úl­ti­mos días ha es­ta­do pre­sen­te en Ale­po, ex­pli­có asi­mis­mo que el nú­me­ro de per­so­nas que re­gre­san a la ciu­dad cre­ce de ma­ne­ra cons­tan­te y con­cre­tó que “en unos po­cos días se ha vis­to un cam­bio im­por­tan­te” en la zo­na.

“La gen­te ya es­tá lim­pian­do los es­com­bros de sus ho­ga­res y tam­bién es­tán abrien­do al­gu­nas de las tien­das mien­tras si­guen tra­ba­jan­do en su re­cons­truc­ción”, co­men­tó Ma­lik, que des­ta­có el op­ti­mis­mo de los ciu­da­da­nos de Ale­po fren­te al frá­gil al­to el fue­go.

“Los ni­ños sa­len a ju­gar en­tre los es­com­bros. Hay una sen­sa­ción de en­tu­sias­mo y es­pe­ran­za”, agre­gó.

Sin em­bar­go, el coor­di­na­dor re­si­den­te de la ONU en Ale­po tam­bién qui­so des­ta­car la “des­truc­ción to­tal” de la ciu­dad y la ne­ce­si­dad de una in­ter­ven­ción hu­ma­ni­ta­ria ur­gen­te pa­ra que los ciu­da­da­nos, y en con­cre­to los me­no­res, pue­dan vol­ver a la nor­ma­li­dad lo an­tes po­si­ble.

“La des­truc­ción es­tá a un ni­vel que es di­fí­cil de ima­gi­nar”, afir­mó Ma­lik, que se­ña­ló que los co­le­gios, hos­pi­ta­les, clí­ni­cas, ca­rre­te­ras y com­ple­jos re­si­den­cia­les han si­do des­trui­dos en prác­ti­ca­men­te to­dos los ve­cin­da­rios de la zo­na es­te de Ale­po.

Por ello, la ONU lla­mó a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal a apo­yar sus es­fuer­zos de re­cons­truc­ción de la ciu­dad y aten­ción a los afec­ta­dos.

“Va­mos a necesitar mu­chos más me­dios. La re­cons­truc­ción va a lle­var mu­cho tiem­po y mu­chos más re­cur­sos de los que te­ne­mos aho­ra mis­mo”, ex­pli­có Ma­lik, que des­ta­có la im­por­tan­cia de que los me­no­res pue­dan con­ti­nuar con su edu­ca­ción des­pués de más de 5 años de con­flic­to.

Un to­tal de 106 em­plea­dos de dis­tin­tas agen­cias de la ONU es­tán ac­tual­men­te pre­sen­tes en Ale­po, en­tre ellas Uni­cef, el Pro­gra­ma Mun­dial de Alimentos (PMA), la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) y el Pro­gra­ma de Na­cio­nes Uni­das pa­ra el De­sa­rro­llo (Pnud).

Ma­lik apun­tó que la ONU ha lo­gra­do que 1,1 mi­llo­nes de per­so­nas ten­gan ac­ce­so a agua po­ta­ble, ha va­cu­na­do de po­lio a 10.000 ni­ños y dis­tri­bui­do dos co­mi­das dia­rias a más de 20.000 per­so­nas, ade­más de en­tre­gar ar­tícu­los de hi­gie­ne bá­si­ca a 24.000 fa­mi­lias.

Se­gún las úl­ti­mas ci­fras de las Na­cio­nes Uni­das, des­de que se ini­cia­ra el con­flic­to de Si­ria en 2011 el nú­me­ro de ciu­da­da­nos de Ale­po ha des­cen­di­do des­de los 4 mi­llo­nes a 1,5 en la ac­tua­li­dad, aun­que acla­ra que son nú­me­ros que cam­bian cons­tan­te­men­te.

Saj­jad Ma­lik, coor­di­na­dor re­si­den­te de la ONU en Ale­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.