Los ma­les y deu­das del ca­pi­ta­lis­mo ve­ne­zo­lano

Notitarde - - Opinión - Dip. Saúl Or­te­ga Dip. AN Saul Or­te­ga @sau­lor­te­gap­suv

Se ha tra­ta­do de ven­der una idea fal­sa por los re­pre­sen­tan­tes del ca­pi­ta­lis­mo co­mo sis­te­ma, tra­tan de con­ven­cer a la so­cie­dad que las ri­que­zas de las na­cio­nes la pro­du­ce el ca­pi­tal pri­va­do o lo que de­no­mi­nan in­ver­sio­nes pri­va­das na­cio­na­les o ex­tran­je­ras, lo real­men­te ver­da­de­ro es que la fuen­te prin­ci­pal de ri­que­za es el tra­ba­jo del hom­bre.

En el ca­so Ve­ne­zo­lano nues­tra ri­que­za co­mo Na­ción es­ta cons­ti­tui­da por el ca­pi­tal pú­bli­co y pri­va­do, así co­mo la ri­que­za in­ma­te­rial, nuestros re­cur­sos na­tu­ra­les, des­de nues­tro na­ci­mien­to co­mo Re­pú­bli­ca, la ri­que­za pri­va­da no so­por­ta un aná­li­sis su­ce­so­ral y nos en­con­tra­mos que la ma­yo­ría de las for­tu­nas se han he­cho al des­po­jar al país de sus ri­que­zas al am­pa­ro del po­der po­lí­ti­co, al ser­vi­cio de es­tos in­tere­ses de pe­que- ños gru­pos o fa­mi­lias que usan el po­der po­lí­ti­co pa­ra fa­vo­re­cer a pe­que­ños gru­pos eco­nó­mi­cos.

El ca­pi­ta­lis­mo don­de ha te­ni­do éxi­to en los paí­ses lla­ma­dos desa­rro­lla­dos es por­que ha si­do exi­to­so el des­po­jo de la Na­ción de sus ri­que­zas fun­da­men­ta­les tras­la­dán­do­la a ma­nos pri­va­das, es es­ta la con­di­ción pri­ma­ria de la de­sigual­dad que es la raíz del ham­bre y la po­bre­za a la que es so­me­ti­da la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos de un es­ta­do.

En Venezuela la de­re­cha en Dic­ta­du­ra o en la De­mo­cra­cia Re­pre­sen­ta­ti­va per­mi­tió im­pu­ne­men­te el des­po­jo de tie­rras y de la ri­que­za pe­tro­le­ra uti­li­zan­do el po­der del Es­ta­do pa­ra re­pri­mir al pue­blo, obli­gán­do­lo a acep­tar la con­di­ción de pri­vi­le­gios pa­ra una mi­no­ría ri­ca al am­pa­ro del po­der mien­tras la in­men­sa ma­yo­ría se hun­día en la po­bre­za de una ma­ne­ra in­mo­ral y es­can­da­lo­sa, en ese con­tex­to eco­nó­mi­co, so­cial y po­lí­ti­co apa­re­ce la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na ga­ran­ti­zan­do la mas am­plia li­ber­tad po­lí­ti­ca de una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia, así co­mo la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y un es­fuer­zo so­bre hu­mano pa­ra al­can­zar la jus­ti­cia so­cial con un pro­yec­to de país ex­pre­sa­do en la Cons­ti­tu­ción Bo­li­va­ria­na y en el Plan de la Pa­tria co­mo pro­gra­ma he­cho ley, por lo que re­sul­ta un con­tra­sen­ti­do tra­tar de res­pon­sa­bi­li­zar el pro­yec­to so­cia­lis­ta y bo­li­va­riano de los ma­les en­dé­mi­cos de nues­tra so­cie­dad o de la deu­da in­sa­tis­fe­cha por dé­ca­das en nues­tro pue­blo.

Nues­tra ges­tión ha si­do de los más im­por­tan­tes en dé­ca­das por in­cor­po­rar a los sec­to­res ex­clui­dos y re­pri­mi­dos por la bur­gue­sía y sus amos in­ter­na­cio­na­les del im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, el al­can­ce de las mi­sio­nes y gran­des mi­sio­nes y de­más le­yes pa­ra pro­te­ger nues­tras ri­que­zas, son la ba­se de cual­quier de­ba­te se­rio en la Venezuela de hoy, es­ta es la dis­cu­sión que hay que pro­mo­ver pa­ra re­cons­truir la ma­yo­ría so­cia­lis­ta que ne­ce­si­ta­mos.

La bur­gue­sía pa­ra­si­ta­ria ve­ne­zo­la­na y sus alia­dos son mi­no­ría, pe­ro han con­fun­di­do a sec­to­res de nues­tro pue­blo que de for­ma in­cons­cien­te mi­li­tan y coha­bi­tan con los in­tere­ses de sus opre­so­res y ver­du­gos co­mo lo ob­ser­va­mos el 6 de Di­ciem­bre de 2015, per­mi­tien­do que la de­re­cha ten­ga la ma- yo­ría par­la­men­ta­ria, co­mo he­mos vis­to no han pre­sen­ta­do un so­lo pro­yec­to que no es­te orien­ta­do a res­ti­tuir los pri­vi­le­gios de sec­to­res co­mo la ras­tro pes­ca, te­rra­te­nien­te, te­rro­ris­tas y gran­des fa­mi­lias de ri­que­zas du­do­sas, mien­tras que pa­ra la mi­li­tan­cia so­cia­lis­ta es im­pres­cin­di­ble el de­ba­te de fon­do por­que los vo­ce­ros de la de­sigual­dad tie­nen un dis­cur­so en­ga­ño­so, ofre­cen lo que sa­ben que ja­más po­drán al­can­zar la po­bla­ción que los es­cu­cha, por­que el asun­to es­ta en la dis­tri­bu­ción de las ri­que­zas y so­lo los so­cia­lis­tas pue­den ata­car des­de la raíz de los pri­vi­le­gios de po­cos y ga­ran­ti­zar las opor­tu­ni­da­des de mu­chos, y la jus­ti­cia pa­ra los que me­nos tie­nen.

Afir­ma­mos que la mi­se­ria en Venezuela na­ció con el ca­pi­ta­lis­mo pa­ra­si­ta­rio y so­lo las po­lí­ti­cas so­cia­lis­tas ga­ran­ti­zan la su­pera­ción de es­te mal, así co­mo las deu­das que es­tán pen­dien­te con los sec­to­res ma­yo­ri­ta­rios de es­te país, año nue­vo ven­ce­re­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.