Las fra­gi­li­da­des de la gen­te

Notitarde - - Opinión - Ma­ría Gue­rre­ro Es­cu­sa Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias

Carl Jung uti­li­zó el tér­mino “som­bra” pa­ra des­cri­bir esa par­te de nues­tra per­so­na­li­dad que re­pri­mi­mos por­que en­tra en con­flic­to con la for­ma en que, a lo lar­go de la vi­da, he­mos apren­di­do a ver­nos. He­mos cons­trui­do una ima­gen, un ros­tro con el que nos re­la­cio­na­mos con los de­más y que nos per­mi­te sa­tis­fa­cer nues­tras ne­ce­si­da­des, por­que es la ima­gen que ha si­do acep­ta­da por las per­so­nas de nues­tro en­torno. Apren­di­mos a re­pri­mir to­das las par­tes de nues­tro ser que po­dían traer­nos des­apro­ba­ción o cas­ti­go.

En­ton­ces se des­en­ca­de­na una lu­cha en­tre lo que que­re­mos ser y lo que en reali­dad so­mos, y eso nos de­ja a mer­ced de la an­sie­dad, del te­mor a que los de­más vean de no­so­tros lo que tan­to nos es­ta­mos em­pe­ñan­do en ta­par. To­do lo que no que­re­mos ser, nos com­ple­ta. So­mos una mez­cla de os­cu­ri­dad y luz, de bien y mal, ca­pa­ces de lo me­jor y tam­bién de lo peor. Nues­tro yo es mul­ti­di­men­sio­nal y se mue­ve en la po­la­ri­dad.

Ne­ce­si­ta­mos re­vi­sar nues­tra ac­ti­tud ha­cia esa par­te de no­so­tros que re­pri­mi­mos, ya que en ella re­si­de una fuen­te inago­ta­ble de ri­que­za. Es­ta­mos ha­cien­do ca­llar a lo me­jor y más au­tén­ti­co de no­so­tros mis­mos y ali­men­tan­do nuestros agu­je­ros emo­cio­na­les.

To­do in­ten­to por evi­tar o pos­ter­gar el en­cuen­tro con nues­tra som­bra, nos ha­ce in­cre­men­tar las di­fi­cul­ta­des pa­ra aden­trar­nos en nues­tro mun­do y des­cu­brir quié­nes so­mos, nos ale­ja de vi­vir cons­cien­tes, nos im­pi­de res­pon­sa­bi­li­zar­nos de nues­tra vi­da y vi­vir eli­gien­do des­de nues­tra li­ber­tad. Se ha­bla mu­cho de la fe­li­ci­dad y es un bien tan pre­cia­do que lo con­ver­ti­mos en un an­he­lo per­ma­nen­te. Exis­ten mo­men­tos fe­li­ces, a ve­ces fu­ga­ces y pa­ra vi­vir­los es ne­ce­sa­rio es­tar pre­sen­tes. La fe­li­ci­dad no es un des­tino, no es una ca­rre­ra con me­ta a la que ten­ga­mos que lle­gar, sino más bien es el ca­mino que tran­si­ta­mos ca­da día y, en la me­di­da que es­ta­mos más pre­sen­tes, nos da­mos la opor­tu­ni­dad de vi­vir de ins­tan­te en ins­tan­te.

Si es­pe­ra­mos el mo­men­to de que “to­do” nos va­ya tal y co­mo que­re­mos pa­ra ser fe­li­ces, nos con­de­na­mos a no ser­lo. Cuan­do no con­se­gui­mos nuestros pro­pó­si­tos apa­re­ce la frus­tra­ción, con sen­ti­mien­tos de des­va­lo­ra­ción, tris­te­za, de­cep­ción, amar­gu­ra, en­fa­do o irri­ta­bi­li­dad. Pa­ra ca­da per­so­na la pro­fun­di­dad de su ma­les­tar es­tá aso­cia­da al ni­vel de sus ex­pec­ta­ti­vas.

Nuestros propios agu­je­ros di­fi­cul­tan que sea­mos tan fe­li­ces co­mo po­de­mos. Se ali­men­tan de las ne­ce­si­da­des que no he­mos po­di­do cu­brir a lo lar­go de nues­tra vi­da. Bus­ca­mos fue­ra de no­so­tros pa­ra ali­men­tar la fan­ta­sía de lo que que­re­mos ser, más que a abra­zar la reali­dad de quien so­mos.

Las per­so­nas pa­ra las que la fe­li­ci­dad es con­se­guir va­lo­ra­ción in­ten­tan va­li­dar­se per­ma­nen­te­men­te y so­lo lo­gran sen­tir­se a gus­to a cos­ta del re­co­no­ci­mien­to de los de­más. Pa­ra ello pre­su­men de to­do lo que po­seen, lo que ha­cen, los ami­gos que tie­nen, al tiem­po que des­acre­di­tan, des­pre­cian y ri­di­cu­li­zan a los de­más.

Las per­so­nas que in­ten­tan va­li­dar­se a tra­vés de la exi­gen­cia y el per­fec­cio­nis­mo, bus­can una per­fec­ción im­po­si­ble y el con­trol de to­das las si­tua­cio­nes y, por su­pues­to, de las per­so­nas de su en­torno. Sue­len ter­mi­nar ago­ta­dos y más tem­prano que tar­de, ter­mi­nan que­dán­do­se so­los, por las ac­ti­tu­des des­pre­cia­ti­vas que han uti­li­za­do en el ca­mino pa­ra con­se­guir sus lo­gros.

Otras per­so­nas que tie­nen mu­cha di­fi­cul­tad pa­ra ser fe­li­ces, son las que van bus­can­do alia­dos, en­ve­ne­nan­do con en­re­dos, ha­blan­do mal de unos cuan­do es­tán con otros y de los otros cuan­do es­tán con los pri­me­ros. De es­ta ma­ne­ra se ga­ran­ti­zan te­ner la aten­ción de to­dos y en to­dos los mo­men­tos.

Mu­chas per­so­nas in­ten­tan lle­nar su agu­je­ro sien­do afec­ti­va­men­te im­por­tan­tes pa­ra los otros. Pa­ra ellas la fe­li­ci­dad con­sis­te en ha­cer fe­li­ces a los de­más y, po­nen to­do su es­fuer­zo en lo­grar­lo, ol­vi­dán­do­se in­clu­so de sí mis­mos, sin dar­se cuen­ta de que a ve­ces no es po­si­ble con­ten­tar a to­do el mun­do.

Pe­ro lle­nar nuestros agu­je­ros de­pen­de úni­ca y ex­clu­si­va­men­te de no­so­tros mis­mos y exi­ge una de­ci­sión vo­lun­ta­ria y li­bre. Es ne­ce­sa­rio co­lo­car­nos en nues­tro cen­tro, co­nec­tar con nues­tras ne­ce­si­da­des, de­seos y as­pi­ra­cio­nes y atre­ver­nos a ser au­tén­ti­cos y ho­nes­tos con no­so­tros mis­mos, eli­mi­nan­do to­do lo que no es­té en sin­to­nía o nos mue­va en una di­rec­ción con­tra­ria a nues­tro mun­do in­terno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.