Gue­rra con­tra las dro­gas: Per­se­guir el gri­to

Notitarde - - Opinión - Carlos Mi­gué­lez Monroy Pe­rio­dis­ta /ccs.org.es @cmi­gue­lez

“‘

Es­te ti­tu­lar de una no­ti­cia pu­bli­ca­da en la BBC re­mi­te a “pa­ra que la dro­ga no lle­gue a tus hi­jos”, el le­ma con el que el ex pre­si­den­te de Mé­xi­co, Fe­li­pe Cal­de­rón, jus­ti­fi­có la “gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co” que lan­zó en 2006.

On­ce años des­pués, 175.000 muer­tos y miles de mi­llo­nes de dó­la­res des­pués pa­ra com­ba­tir­lo, no só­lo se ha man­te­ni­do el con­su­mo de dro­gas a am­bos la­dos de la fron­te­ra sino que, en al­gu­nos ca­sos, se ha dis­pa­ra­do. Mien­tras tan­to au­men­tan el cri­men or­ga­ni­za­do y la vio­len­cia que se de­ri­va de re­pri­mir­lo o de in­ten­tar con­tro­lar el mer­ca­do.

Se ha­bla en Es­ta­dos Uni­dos de epi­de­mia de he­roí­na y de otros opiá­ceos, con 50.000 muer­tes por so­bre­do­sis al año. El pe­rio­dis­ta Ian Pan­nel si­guió cua­tro ca­sos que mues­tran con cru­de­za las con­se­cuen­cias de la adic­ción a la dro­ga. Pe­ro no se abor­dan las cau­sas, co­mo es ha­bi­tual en los de­ba­tes so­bre es­te pro­ble­ma en los go­bier­nos, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en la so­cie­dad.

Pe­ro es­to em­pie­za a cam­biar. En 2012, la pe­rio­dis­ta me­xi­ca­na Nancy Flo­res pu­bli­có La far­sa de­trás de la lu­cha con­tra el nar­co, a la que ca­li­fi­ca co­mo un ho­lo­caus­to con­tra los más po­bres y des­fa­vo­re­ci­dos, uti­li­za­dos co­mo “carne de ca­ñón” a cam­bio de di­ne­ro y sta­tus pe­re­ce­de­ros. Ar­gu­men­ta ade­más que, de­trás de de­cla­ra­cio­nes triun­fa­lis­tas, se ha ocul­ta­do un go­bierno que uti­li­za sus fuer­zas ar­ma­das y su apa­ra­to po­li­cial pa­ra li- brar una gue­rra “con­tra­in­sur­gen­te” pa­ra ate­mo­ri­zar a la so­cie­dad y pa­ra anu­lar los mo­vi­mien­tos so­cia­les, des­con­ten­tos con la po­bre­za y con tan­ta de­sigual­dad.

La pe­rio­dis­ta ex­po­ne tam­bién que par­te de es­ta gue­rra so­cial la im­pu­so Es­ta­dos Uni­dos co­mo es­tra­te­gia pa­ra pro­fun­di­zar su in­je­ren­cia en las fuer­zas ar­ma­das, en los apa­ra­tos de se­gu­ri­dad y de in­te­li­gen­cia de Mé­xi­co. Al mis­mo tiem­po se be­ne­fi­cia de la ven­ta de ar­mas y del la­va­do de di­ne­ro de los cár­te­les en los cir­cui­tos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les.

A la te­sis de es­ta pe­rio­dis­ta se su­man las de su co­le­ga in­glés Johann Ha­ri, que ex­po­ne el mis­mo ar­gu­men­to so­bre có­mo Es­ta­dos Uni­dos pre­sio­nó a Mé­xi­co, por me­dio de ame­na­zas co­mer­cia­les, pa­ra que li­bra­ra una gue­rra con­tra las dro­gas. En su li­bro Cha­sing de scream: the First and Last Days of the War on Drugs, Ha­ri re­pa­sa la his­to­ria de es­ta lu­cha glo­bal que Es­ta­dos Uni­dos lan­zó des­pués de la abo­li­ción de la Ley Se­ca por me­dio de la mis­ma es­tra­te­gia: chan­ta­jes, ame­na­zas co­mer­cia­les, cam­pa­ñas, fi­nan­cia­ción de es­tu­dios “cien­tí­fi­cos” que con­fir­ma­ran sus pre­mi­sas y lobb­ying en Na­cio­nes Uni­das y en la lla­ma­da “co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal”.

Es­ta gue­rra se ali­men­ta de la alar­ma so­cial que ge­ne­ra un pro­ble­ma en­fo­ca­do des­de las con­se­cuen­cias más lú­gu­bres: ado­les­cen­tes muer­tos por so­bre­do­sis, el pai­sa­je de jun­kies en las calles, los ro­bos y los de­li­tos pro­vo­ca­dos por una adic­ción “que se­cues­tra las men­tes”, los jó­ve­nes que pa­san del al­cohol a dro­gas blan- das y lue­go a las más adic­ti­vas.

Han si­do si­len­cia­dos y arrin­co­na­dos quie­nes han cues­tio­na­do las pre­mi­sas so­bre las que se apo­ya una gue­rra que cues­ta bi­llo­nes de dó­la­res sin con­se­guir re­sul­ta­dos. Mue­ren ca­da vez más per­so­nas, las cár­ce­les es­tán a re­bo­sar por de­li­tos re­la­cio­na­dos con las dro­gas y no dis­mi­nu­ye el nú­me­ro de so­bre­do­sis ni de per­so­nas con adic­ción.

Ha­ri les ha de­vuel­to la voz pa­ra com­ple­tar los agu­je­ros que ha en­con­tra­do al cues­tio­nar esas pre­mi­sas. Se pre­gun­ta so­bre los orí­ge­nes de esa gue­rra: quié­nes, có­mo y por qué la han li­bra­do; quié­nes han si­do sus prin­ci­pa­les víc­ti­mas, có­mo es la vi­da de quie­nes dis­tri­bu­yen las sus­tan­cias ile­ga­les y de quie­nes las con­su­men, cuá­les son los cos­tes eco­nó­mi­cos y so­cia­les.

Pe­ro la ma­yor de sus apor­ta­cio­nes ra­di­ca en plan­tear una pre­gun­ta fun­da­men­tal: ¿qué es la adic­ción? Apo­ya­do en es­tu­dios cien­tí­fi­cos, lle­ga a la con­clu­sión de que las adic­cio­nes tie­nen só­lo un 15% de com­po­nen­te bio­quí­mi­co y de que “la adic­ción no es una en­fer­me­dad, sino una adap­ta­ción” pa­ra so­bre­po­ner­se a ex­pe­rien­cias trau­má­ti­cas, so­bre to­do de la in­fan­cia, y al ais­la­mien­to so­cial.

Al cons­truir sus res­pues­tas so­bre la adic­ción, cuen­ta ini­cia­ti­vas y ex­pe­rien­cias en dis­tin­tas par­tes del mun­do que se apo­yan en en­fo­ques que pro­me­ten mejores re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.