Da­ños co­la­te­ra­les

Notitarde - - Opinión - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

Uno ve con preo­cu­pa­ción las no­ti­cias que nos lle­gan so­bre las ac­tua­cio­nes de al­gu­nos venezolanos en el ex­te­rior. Cuan­do la épo­ca de de­rro­che car­lo­san­dre­sis­ta del “´ta-ba­ra­to-da­me-dos” y los venezolanos alar­dea­ban de sus dó­la­res en el mun­do en­te­ro, pe­ro más pal­pa­ble­men­te en Mia­mi y sus al­re­de­do­res, ya éra­mos vis­tos bas­tan­te mal. Mal edu­ca­dos, quie­ro de­cir. Con­sen­ti­dos de pa­pi, sin­tién­do­se con de­re­cho a ac­tuar se­gún su real gana, a ve­ces por en­ci­ma de re­glas y cos­tum­bres de los paí­ses a don­de iban co­mo quien va a la es­qui­na. To­do era fá­cil pa­ra los pu­dien­tes, en­tre los cua­les se in­cluían ¿por qué no? Lí­de­res sin­di­ca­les y obre­ros bien pa­ga­dos y gen­te de cla­se me­dia.

Muy di­fe­ren­te era, en la mis­ma épo­ca, otra cla­se de via­je­ro ve­ne­zo­lano: los ar­tis­tas. Pin­to­res que pa­sa­ban pe­nu­rias tra­tan­do de vi­vir de su ar­te en París o Ro­ma; mú­si­cos que bus­ca­ban un pues­to en al­gu­na or­ques­ta sin­fó­ni­ca de Ber­lín, Lon­dres o Pra­ga.

Otra cla­se eran los que des­de muy jó­ve­nes se de­di­ca­ban a la in­ves­ti­ga­ción científica, es­ti­mu­la­dos por los éxi­tos de hom­bres co­mo Hum­ber­to Fer­nán­dez Morán y su crea­ción del mi­cró­to­mo. En su te­rru­ño no en­con­tra­ban el apo­yo de sus co­te­rrá­neos, ocu­pa­dos és­tos en via­jar a Ma­drid por el fin de se­ma­na a ver to­rear a Cé­sar Gi­rón, a In­dia­ná­po­lis a ver las 500 Mi­llas, o a Chica­go pa­ra asis­tir a un par­ti­do de Gran­des Li­gas. Co­no­cí, en aque­llos tiem­pos, a al­guien que via­ja­ba ca­da fin de se­ma­na a Mia­mi, pa­ra dis­fru­tar de su apar­ta­men­to en Do­ral Beach. No co­no­cía nues­tra Is­la Mar­ga­ri­ta o Los Ro­ques, de los cua­les ha­bla­ba con des­dén cuan­do se le ha­cía al­gún co­men­ta­rio so­bre es­tos nues­tros pa­raí­sos tro­pi­ca­les, en vis­ta de su nue­vo­rri­quis­mo agudo.

Hoy, el pa­no­ra­ma es di­fe­ren­te. Mu­chos venezolanos, la ma­yo­ría jó­ve­nes, se ven obli­ga­dos a emi­grar, fal­tos de opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, ate­mo­ri­za­dos por los asal­tos do­mi­ci­lia­rios, los se­cues­tros, los ase­si­na­tos y la ex­tor­sión. La ma­yo­ría de es­tos emi­gran­tes via­jan con la fir­me de­ter­mi­na­ción de ini­ciar una nue­va vi­da, los ca­be­zas de fa­mi­lia es­pe­ran­za­dos de con­se­guir una me­jor edu­ca­ción pa­ra sus hi­jos, los más vie­jos con la ilu­sión de ter­mi­nar sus días sin in­cle­men­tes co­las pa­ra con­se­guir al­gún ali­men­to, ca­da día más inal­can­za­ble pa­ra sus men­gua­das pen­sio­nes, o en su pe­re­gri­nar por las far­ma­cias en bus­ca de los me­di­ca­men­tos que les per­mi­tan con­ti­nuar vi­vien­do, si eso se lla­ma vi­vir.

Pe­ro otros cau­san des­agra­do en los lu­ga­re­ños, quie­nes ya nos til­dan de po­co res­pe­tuo­sos de sus cos­tum­bres, sin­tién­do­se agre­di­dos por los ver­gon­zo­sos re­cién lle­ga­dos. Aun­que tal se­ría lo de me­nos: esos paí­ses tam­bién su­fren el bu­lli­cio­so ca­rác­ter de in­mi­gran­tes pro­ve­nien­tes de otros paí­ses ca­ri­be­ños; los nues­tros tra­tan ade­más de apli­car la sin­gu­lar “vi­ve­za crio­lla”, de­di­cán­do­se a de­lin­quir en pro­cu­ra de la ga­nan­cia pron­ta y fá­cil, apro­ve­chán­do­se de los cré­du­los ha­bi­tan­tes de los paí­ses que los han re­ci­bi­do, no acos­tum­bra­dos ellos a du­dar de las bue­nas in­ten­cio­nes de quie­nes no han mos­tra­do ma­li­cia al­gu­na. Pe­ro es­pe­cial­men­te gra­ve es el ca­so del com­pa­trio­ta que fin­gió pa­de­cer de cán­cer pa­ra re­ci­bir ayu­da eco­nó­mi­ca.

Es mu­cho más da­ñino que una sim­ple es­ta­fa me­dian­te la cual re­ci­bió do­na­cio­nes de unos cuan­tos eu­ros. Se­gu­ra­men­te es­te tai­ma­do com­pa­trio­ta no mi­dió las con­se­cuen­cias de su in­fa­mia: de aho­ra en ade­lan­te, les se­rá muy di­fí­cil ob­te­ner au­xi­lio a quie­nes ver­da­de­ra­men­te pa­dez­can al­gún su­fri­mien­to.

Mu­cho le pe­sa­rá su de­li­to si lle­ga­ra a cau­sar la muer­te de al­gún pai­sano ne­ce­si­ta­do de ayu­da. Y nos em­ba­rria­la­rá a to­dos los venezolanos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.