Ve­ci­nos pi­den que abran se­de de Dul­ce­ría Crio­lla y Es­cue­la de Ar­tes y Ofi­cios

Ubi­ca­da en Pa­lo Ne­gro, es­ta­do Ara­gua

Notitarde - - Regiones -

Ma­ra­cay, enero 5 (Ro­sa Ri­ve­ro).- Pa­lo Ne­gro, ca­pi­tal del mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor, en el es­ta­do Ara­gua es co­no­ci­da por su ri­ca va­rie­dad de dul­ce­ría crio­lla que ha tras­cen­di­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, mar­can­do así una re­fe­ren­cia a ni­vel na­cio­nal e in­clu­so in­ter­na­cio­nal.

Su fa­ma ha si­do tal, que gra­cias al em­pe­ño de mu­je­res em­pren­de­do­ras pa­lo­ne­gren­ses se cons­ti­tu­yó en los años 90 la Or­ga­ni­za­ción Fe­rial de la Dul­ce­ría Crio­lla de Pa­lo Ne­gro, una agru­pa­ción que lu­cha ac­tual­men­te por man­te­ner el acer­vo cul­tu­ral de la ju­ris­dic­ción y por trans­fe­rir­les a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes sus co­no­ci­mien­tos.

Es­ta ar­dua la­bor es co­man­da­da por la se­ño­ra Eloí­na Sa­la­zar, una de las lu­cha­do­ras y pre­si­den­ta de la or­ga­ni­za­ción que tie­ne ba­jo su fo­co ha­cer de Pa­lo Ne­gro una tie­rra ri­ca en pro­duc­ti­vi­dad, tra­di­ción y co­no­ci­mien­to. “He­mos rea­li­za­do una la­bor muy bo­ni­ta, lo­gra­mos que nues­tros co­no­ci­mien­tos fue­ran in­clui­dos den­tro de las cá­te­dras de es­cue­las y li­ceos y que ese co­no­ci­mien­to que pro­vie­ne de nues­tros an­ces­tros sea trans­mi­ti­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción pa­ra con­tra­rres­tar la in­men­sa can­ti­dad de dul­ces ma­nu­fac­tu­ra­dos y, en mu­chos ca­sos, im­por­ta­dos que exis­ten y que no se pier­da nues­tra tra­di­ción”.

Gra­cias a es­ta fa­ma y a su ex­ce­len­te desem­pe­ño es que el Go­bierno Na­cio­nal otor­gó los re­cur­sos pa­ra la cons­truc­ción de la se­de de la Dul­ce­ría Crio­lla y Es­cue­la de Ar­tes y Ofi­cios, la cual ac­tual­men­te es­tá ubi­ca­da en las calles Ron­dón con Gi­rar­dot de Pa­lo Ne­gro. Cons­ta de tres pi­sos y es­tá do­ta­da con las he­rra­mien­tas y uten­si­lios ne­ce­sa­rios pa­ra que se ini­cien las ac­ti­vi­da­des de apren­di­za­je y pro­duc­ción que se tie­nen des­ti­na­das pa­ra es­te cen­tro.

Sin em­bar­go, sus puer­tas has­ta hoy se en­cuen­tran ce­rra­das. Sa­la­zar co­men­tó que po­cos son los “de­ta­lles” que han im­pe­di­do la aper­tu­ra de sus puer­tas que lle­van más de seis años en es­pe­ra de que sean inau­gu­ra­das pa­ra be­ne­fi­cio de cien­tos de fa­mi­lias que vi­ven de la ela­bo­ra­ción de la dul­ce­ría crio­lla. “Es­ta­mos pi­dien­do que se cul­mi­ne la se­de de la dul­ce­ría crio­lla. He­mos es­pe­ra­do de­ma­sia­do y es­te año di­ji­mos que si no nos lo en­tre­gan pron­to co­men­za­re­mos a tra­ba­jar así co­mo es­tá”.

En­tre los de­ta­lles que aún fal­tan por con­cluir -ex­pli­có- es­tá la cul­mi­na­ción de un tan­que de agua sub­te­rrá­neo, co­lo­ca­ción de pa­sa­ma­nos y la pues­ta en mar­cha de un ele­va­dor, así co­mo al­gu­nos re­to­ques de pin­tu­ra y puer­tas, que son has­ta aho­ra los que han fre­na­do su aper­tu­ra.

Aba­ni­co ce­rra­do

Eloí­na Sa­la­zar di­jo que la se­de de la Dul­ce­ría Crio­lla y Es­cue­la de Ar­tes y Ofi­cios abri­rá un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des pa­ra el desa­rro­llo de di­fe­ren­tes ofi­cios que se im­par­ti­rán en es­te cen­tro de for­ma­ción, en­tre ellos, se tie­ne pre­vis­to la rea­li­za­ción de ta­lle­res de mo­dis­te­ría y ma­nua­li­da­des, mú­si­ca y ar­tes plás­ti­cas, ar­te­sa­nía y eco­no­mía do­més­ti­ca, ar­te cu­li­na­rio y tra­di­cio­nal y ha­brá un es­pa­cio don­de fun­cio­na­rá la bi­blio­te­ca in­for­ma­ti­va na­cio­nal e his­tó­ri­ca del mu­ni­ci­pio. “To­do es­to sin po­der eje­cu­tar­lo por­que no nos lo en­tre­gan”, ase­ve­ró.

Fa­mi­lias a la es­pe­ra

En la ac­tua­li­dad, la Or­ga­ni­za­ción Fe­rial de la Dul­ce­ría Crio­lla de Pa­lo Ne­gro es­tá ins­cri­ta en el Mi­nis­te­rio de la Cul­tu­ra y cuen­ta con más de 95 mu­je­res que la in­te­gran y mu­chas son sos­tén de fa­mi­lia gra­cias a la ela­bo­ra­ción y ven­ta de dul­ces crio­llos.

Por la no con­cre­ción de la se­de cien­tos de fa­mi­lias se han vis­to li­mi­ta­das y a la vez per­ju­di­ca­das, pues su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción no es la mis­ma. “No po­de­mos en­se­ñar co­mo desea­ría­mos en un sa­lón don­de es­tén los es­tu­dian­tes ne­ce­sa­rios con las con­di­cio­nes pa­ra apren­der ni po­de­mos pro­du­cir a gran es­ca­la pa­ra que nues­tra dul­ce­ría tras­cien­da. Es por ello nues­tro em­pe­ño”, ase­ve­ró.

El edi­fi­cio ya es­tá con­clui­do, so­lo fal­tan al­gu­nos de­ta­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.