Fidel y la uto­pía

Notitarde - - Ciudad - Héc­tor Agüe­ro

Fidel Castro, apor­tó a la for­ma­ción de la con­cien­cia y de la dig­ni­dad de los ciu­da­da­nos del ter­cer Mun­do el de­re­cho a la uto­pía, el for­mi­da­ble sen­ti­do de so­ñar que lo lle­vó a eje­cu­tar ha­za­ñas que na­die creía que po­dían rea­li­zar­se. Fue una uto­pía el asal­to al Cuar­tel Mon­ca­da, con un pu­ña­do de apren­di­ces in­clui­do él, que se sal­dó en una des­ven­ta­ja mi­li­tar, pe­ro, que al mis­mo tiem­po se con­vir­tió en un triun­fo po­lí­ti­co, plas­ma­do en la cé­le­bre fra­se que pro­nun­cia­ra an­te los jue­ces que lo con­de­na­ron: “no im­por­ta, la his­to­ria me ab­sol­ve­rá”.

Es­ta in­men­sa car­ga de uto­pía, apa­re­ce tiem­po des­pués cuan­do des­de Mé­xi­co, en un vie­jo y des­ven­ci­ja­do ya­te so­bre­car­ga­do de apren­di­ces gue­rre­ros, de­ja atrás los puer­tos yu­ca­te­cos pa­ra pi­sar los man­gla­res del orien­te de su ama­da Cu­ba. De nue­vo el des­ca­la­bro mi­li­tar y el triun­fo po­lí­ti­co. De ese ejér­ci­to de ilu­sos so­lo do­ce sobreviven (el nú­me­ro bí­bli­co apa­re­ce), uno de ellos, un mé­di­co ar­gen­tino pa­ra re­ma­te as­má­ti­co.

Pa­sa­rán dos años y esos so­ña­do­res, bar­bu­dos, an­dra­jo­sos y mal ar­ma­dos en­tra­rán a la Habana de­rro­tan­do a un ejér­ci­to pro­fe­sio­nal. Por pri­me­ra vez el sue­ño y la uto­pía se ha­cen reali­dad: triun­fo mi­li­tar, triun­fo po­lí­ti­co, triun­fo de la dig­ni­dad de un pue­blo, de un hom­bre.

Otros dos años y de nue­vo la uto­pía cam­pea en la mo­des­ta is­la ca­ri­be­ña. A so­lo cien ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de la ma­yor po­ten­cia mi­li­tar y eco­nó­mi­ca del pla­ne­ta, Fidel Castro Ruz, el so­ña­dor, el utó­pi­co de­ci­de el 8 de di­ciem­bre, día de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, pro­cla­mar la Re­pú­bli­ca So­cia­lis­ta de Cu­ba.

La re­pues­ta im­pe­rial no tar­da­rá. La con­tra­rre­vo­lu­ción apo­ya­da y fi­nan­cia­da por las fuer­zas im­pe­ria­les, hos­ti­ga­rán el na­cien­te pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio que em­pie­za a desa­rro­llar­se en Cu­ba.

Sa­bo­ta­jes, gru­pos te­rro­ris­tas en el Es­cam­bray, aten­ta­dos co­mo la ex­plo­sión del bu­que Le Cou­bre y fi­nal­men­te la in­va­sión de Bahía de Co­chi­nos lle­va­da a ca­bo por mer­ce­na­rios de dis­tin­ta ca­la­ña, for­ma­dos y per­tre­cha­dos con di­ne­ro im­pe­rial que la re­vo­lu­ción de­rro­tó de ma­ne­ra con­tun­den­te gra­cias a un so­ña­dor, a un utó­pi­co di­ri­gen­te, líder del pue­blo cu­bano que dio la or­den en el cam­po de ba­ta­lla: “que los tan­ques pi­sen el mar”

No es ex­tra­ño que la pri­me­ra de­rro­ta mi­li­tar del im­pe­rio nor­te­ame­ri­cano ha­ya te­ni­do lu­gar en tie­rras cu­ba­nas, gra­cias a la uto­pía, al de­re­cho de so­ñar. De un hom­bre y de un pue­blo.

Lue­go ven­dría la for­ma­ción y la ele­va­ción de los de­re­chos so­cia­les del pue­blo cu­bano, que aún hoy ex­hi­be con or­gu­llo mé­ri­tos de edu­ca­ción, sa­lud, de­por­tes e in­ves­ti­ga­ción científica, gra­cias al de­re­cho a so­ñar y de­fen­der la uto­pía pa­ra ha­cer reali­dad los sue­ños. Tiem­pos de Re­vo­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.