Fran­cis Ro­drí­guez com­po­ne y es­cri­be pa­ra trans­mi­tir lo nues­tro

Au­to­ra del agui­nal­do pre­go­ne­ro de Na­vi­dad de la UC

Notitarde - - Ciudad - Da­nie­la Chi­ri­nos Arrie­ta

Fran­cis Ro­drí­guez cre­ció en un ho­gar don­de ca­da miembro de la fa­mi­lia to­ca­ba un ins­tru­men­to -con des­tre­za o no- pa­ra ame­ni­zar las reunio­nes; tam­bién apren­dió a bai­lar jo­ro­po, a can­tar pa­rran­das en Na­vi­dad y agui­nal­dos en las Misas de Ga­llo. De ni­ña no creía en San­ta Claus -“por­que no es nues­tro”, di­ce­pe­ro sí en El Ni­ño Je­sús y los Tres Re­yes Ma­gos, al pri­me­ro le es­cri­bía la car­ta con peticiones y a los otros les co­lo­ca­ba un za­pa­to en el pe­se­bre pa­ra que le de­ja­ran ahí su re­ga­lo.

“Sé lo ma­ra­vi­llo­so que es que­rer lo nues­tro”. Es­to es lo que se ha pro­pues­to trans­mi­tir a sus alum­nos de edu­ca­ción pri­ma­ria y su­pe­rior, y fue lo que la ins­pi­ró pa­ra es­cri­bir las tres es­tro­fas y el co­ro de Vi­va­mos la

tra­di­ción, el agui­nal­do que com­pu­so pa­ra el Pre­gón de la Na­vi­dad de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo -su Al­ma Ma­ter-, el cual es­tre­nó el 1° de di­ciem­bre pa­sa­do en el Rec­to­ra­do, jun­to al en­sam­ble Ca­lle Real.

Es­te te­ma sue­na a los agui­nal­dos del orien­te ve­ne­zo­lano. La pas­cua ya es un re­ga­lo / pre­pá­ra­te en el ad­vien­to/ y así pa­sa­rás un año / lleno de

amor y con­ten­to. És­ta es la se­gun­da es­tro­fa del agui­nal­do. Y en la si­guien­te se de­jó guiar por un an­he­lo:

Que la ins­pi­ra­ción di­vi­na / na­ci­da en hu­mil­de cu­na / nos col­me de ben­di­cio­nes / nos brin­de amor y nos una / Que re­naz­ca la es­pe­ran­za / cual las flo­res en el cam­po/

Cos­tum­bres que ins­pi­ran

La ca­sa de sus pa­dres que­da­ba a una cua­dra de la Pla­za Bo­lí­var de Ti­na­qui­llo (Co­je­des), en esa ciu­dad na­ció y re­si­de, des­de el za­guán es­cu­cha­ba los cohe­tes que anun­cia­ban las misas de agui­nal­do y la al­ga­ra­bía de los fe­li­gre­ses ca­mino a la igle­sia. Es la me­nor de los nue­ve hi­jos de Fran­cis­co Ro­drí­guez y Ana Flo­res. Con sus her­ma­nas ma­yo­res ar­ma­ba el Na­ci­mien­to, su ta­rea era or­de­nar los ani­ma­li­tos y des­en­re­dar las ins­ta­la­cio­nes.

So­bre to­do le pe­dían que can­ta­ra, por­que des­de tem­prano de­mos­tró su ta­len­to; de he­cho le re­ga­la­ban mu­ñe­cas a cam­bio de que en­to­na­ra al­gún te­ma. Ella ten­dría 5 o 6 años de edad y a los 15 com­pu­so su pri­me­ra can­ción, es un vals ins­tru­men­tal que bau­ti­zó Amor

pri­ma­ve­ral, por su­ge­ren­cia de su pro­fe­sor de mú­si­ca Jo­sé Lu­na.

Ha­cer las ha­lla­cas era y es un acon­te­ci­mien­to fa­mi­liar. La ca­sa se lle­na de gen­te, las ha­bi­ta­cio­nes se im­preg­nan con el olor del gui­so y el asa­do que pre­pa­ra su ma­má, así co­mo la mú­si­ca que to­can en­tre to­dos, co­mo su her­ma­na, Ma­ría Blan­ca Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de Cul­tu­ra de la UC, que sue­le acom­pa­ñar­los con la man­do­li­na. - ¿A qué se de­be su in­quie­tud en que vi­va­mos la tra­di­ción?

- Me for­mé ha­cien­do to­do es­to. Ade­más soy coor­di­na­do­ra de Cul­tu­ra de la E.B. Juan Ignacio Mén­dez de Ti­na­qui­llo des­de ha­ce 15 años. He vis­to to­do lo que un ni­ño ex­pe­ri­men­ta cuan­do apren­de a can­tar un San Pascual o a bai­lar co­mo los Dia­blos Dan­zan­tes, por eso me es­fuer­zo en en­se­ñar­les a vi­vir y va­lo­rar lo nues­tro.

Can­cio­nes pa­ra to­dos

Ya per­dió la cuen­ta de cuán­tas can­cio­nes ha com­pues­to pa­ra ni­ños y adul­tos. Las in­fan­ti­les tra­tan de jue­gos tra­di­cio­na­les, va­lo­res o pai­sa­jes de Ve­ne­zue­la; otras son di­dác­ti­cas, re­fuer­za las lec­cio­nes de len­gua­je y ma­te­má­ti­ca.

Nin­guno de esos te­mas los ha gra­ba­do, pe­ro sí tie­ne un dis­co con can­cio­nes pa­ra el pú­bli­co adul­to. Esa pro­duc­ción se lla­ma No más ex

cu­sas (2005) y cons­ta de 12, de los que cin­co son de su au­to­ría y va­rían en­tre la mú­si­ca po­pu­lar ve­ne­zo­la­na, vals y gol­pes.

Tam­bién hay ins­pi­ra­ción pa­ra el tea­tro

Quin­ce obras de tea­tro con­for­man la lis­ta de tra­ba­jos que ha es­cri­to pa­ra la es­cue­la bá­si­ca don­de da cla­ses. Unas son de hé­roes co­mo

Ha­bla el Li­ber­ta­dor (mo­nó­lo­go) y Na­ció Si­món (co­lec­ti­va); otras son de ti­po eco­ló­gi­co co­mo El ár­bol y el

le­ña­dor y Sue­ño o reali­dad, ba­sa­da las an­gus­tias de una ni­ña que, en sue­ños, ve un pla­ne­ta tan con­ta­mi­na­do que na­die pue­de an­dar sin cas­cos con oxí­geno; y Las alas de mi

ángel, que re­fuer­za va­lo­res co­mo la amis­tad.

Tam­bién ha lle­na­do cuar­ti­llas es­cri­bien­do tea­tro pa­ra adul­tos. Es el ca­so de la obra inédita Mi teo­ría del

za­pa­to, en la que ha­ce una ana­lo­gía so­bre el tiem­po que hom­bres y mu­je­res tar­dan mi­ran­do vi­drie­ras pa­ra es­co­ger un cal­za­do, pe­ro cuan­do les to­ca ele­gir pa­re­jas esa de­di­ca­ción es to­tal­men­te con­tra­ria.

Sin pa­rar de can­tar ni com­po­ner

En ca­da eta­pa es­tu­dian­til ga­nó al menos una vez, los en­cuen­tros de can­to, a sa­ber: Can­ta Cla­ro, La Voz Li­ceis­ta, La Voz Uni­ver­si­ta­ria y La Voz Ma­gis­te­rial. No ha gra­ba­do otro dis­co. Eso sí, re­cal­ca que no ha pa­ra­do de can­tar y com­po­ner.

Y con su fun­da­ción, Cen­tro de For­ma­ción In­te­gral pa­ra las artes (Ce­foar­te), or­ga­ni­za Ca­fés Con­cersts y en­cuen­tros de bo­le­ros en Ti­na­qui­llo. Ade­más si­gue can­tan­do con el En­sam­ble Ca­lle Real, de la que es in­vi­ta­da vi­ta­li­cia, “por­que la amis­tad que se for­ma al­re­de­dor de la mú­si­ca nun­ca se rom­pe”, sub­ra­ya.

que llue­van las ilu­sio­nes / con ca­da no­ta de mi can­to.

Y es que su de­seo pa­ra el país en es­te nue­vo año es: “Sa­bi­du­ría pa­ra asu­mir los nue­vos re­tos; amor, por­que cuan­do ac­tua­mos ba­jo su in­fluen­cia to­do sa­le bien aun­que el pa­no­ra­ma se pre­sen­te ma­lo; op­ti­mis­mo, que es lo que nos ha­ce fal­ta a to­dos los ve­ne­zo­la­nos; fuer­za, unión fa­mi­liar y ga­nas de su­pe­rar­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.