Nos de­bes es­ta

Ha­bla la Con­cien­cia

Notitarde - - Ciudad - Luis Ga­rri­do luir­garr@hot­mail.com

Y sin que te que­de la me­nor du­da, te la va­mos a co­brar. Mu­chos com­pa­ra­ron es­te 24 de di­ciem­bre - día tra­di­cio­nal de la Na­vi­dad­con un Vier­nes San­to; cla­ro, ma­yor tris­te­za no es po­si­ble. No te­nien­do na­da que ce­le­brar, fue es­ta la de­mos­tra­ción más con­tun­den­te del re­cha­zo al go­bierno; de país ale­gre y con­se­cuen­te con sus tra­di­cio­nes, pa­sa­mos a ser una so­cie­dad tris­te, muy le­jos de lo que es el ve­ne­zo­lano en sus cos­tum­bres e idio­sin­cra­sia. Si com­pa­ra­mos es­ta Na­vi­dad con las an­te­rio­res vi­vi­das en es­te mis­mo ré­gi­men co­mu­nis­ta, con­clui­ría­mos en que han si­do las peo­res: ham­bre, es­ca­sez, in­fla­ción, in­se­gu­ri­dad y la más gra­ve cri­sis so­cial y po­lí­ti­ca que ha­ya vi­vi­do Ve­ne­zue­la en sus úl­ti­mos tiem­pos. Las ca­lles en las no­ches es­pan­tan por lo de­sola­das, las som­bras del cri­men des­bor­da­do po­nen el se­llo de la de­s­es­pe­ran­za.

No pu­dié­ra­mos lla­mar­la coin­ci­den­cia por­que es la cla­ra de­mos­tra­ción de có­mo los pro­ble­mas han im­pac­ta­do en la hu­ma­ni­dad del ve­ne­zo­lano. El es­pí­ri­tu na­vi­de­ño fue el gran au­sen­te, la ilu­sión con­ta­gia­da en ca­da ho­gar con el ar­bo­li­to car­ga­do de luces y lla­ma­ti­vas fan­ta­sías, no ocu­pó en es­ta opor­tu­ni­dad el tra­di­cio­nal es­pa­cio de to­dos los años; tam­po­co se hi­zo vi­si­ble el her­mo­so co­lo­ri­do de los cie­los y el im­pac­to del “tum­ba ran­cho” dis­pa­ra­do por aque­llos que le dan rien­da suel­ta a su ale­gría, in­vo­lu­cran­do a gran­des y pe­que­ños en ese am­bien­te fes­ti­vo del cual con sus na­tu­ra­les ex­cep­cio­nes nos han de­ja­do gra­tos re­cuer­dos.

Gran­de fue el es­fuer­zo de Ni­co­lás Ma­du­ro y sus in­con­di­cio­na­les pa­ra cam­biar el ros­tro de es­ta Na­vi­dad tris­te, res­pon­dien­do a esa pla­ni­fi­ca­ción ima­gi­na­ria que bus­ca­ba en­ga­ñar a la po­bla­ción. Pe­ro eso so­lo era po­si­ble en los lu­ga­res don­de la com­pli­ci­dad y la abun­dan­cia ca­mi­na­ron to­ma­dos de la mano; don­de el be­ne­fi­cio de lo ro­ba­do al co­mer­cio les sir­vió pa­ra alegrar a los más ne­ce­si­ta­dos, con el fal­so men­sa­je de una de­mo­cra­cia amor­da­za­da y con di­si­den­tes pre­sos, brin­dan­do en Mi­ra­flo­res por la per­ma­nen­cia vi­ta­li­cia del go­bierno más co­rrup­to de to­da la his­to­ria po­lí­ti­ca ve­ne­zo­la­na.

Tu arro­gan­cia lle­gó al lí­mi­te. Esa tris­te­za te en­vió el men­sa­je que los ve­ne­zo­la­nos qui­sie­ron ex­pre­sarte. No hu­bo na­da que ce­le­brar y al con­tra­rio, la ma­ni­fes­ta­ción fue de un pue­blo bravo. Tus alar­des de gua­pe­za y de apo­ya­do son fre­cuen­tes; pe­ro ol­vi­das que en las iní­cia­les se­ña­les del hun­di­mien­to del bar­co, las pri­me­ras que sal­tan son “las ra­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.