¿Có­mo se ado­ra a Dios?

Notitarde - - Ciudad - Isabel Vidal de Ten­rei­ro ¿Có­mo ado­rar a Dios? en www.bue­na­nue­va.net

¡Qué pin­to­res­ca y atrac­ti­va es la his­to­ria de los Re­yes que vie­nen de orien­te pa­ra “ado­rar” al Rey de Is­rael! Es lo que ce­le­bra­mos en “Epi­fa­nía”. Sig­ni­fi­ca es­ta pa­la­bra grie­ga: “ma­ni­fes­ta­ción de Dios”. En efec­to, de ma­ne­ra mis­te­rio­sa -por me­dio de una es­tre­lla mi­la­gro­sa- Dios se ma­ni­fies­ta a tres re­yes, los cua­les lle­gan a Be­lén pa­ra ado­rar al Rey de re­yes, Je­su­cris­to.

El via­je no fue fá­cil. El ini­cio tam­po­co. De­bían ha­ber te­ni­do una gran fe y tam­bién mu­cha hu­mil­dad. Ellos eran tam­bién re­yes, pe­ro bus­ca­ban a un “Rey” que era mu­cho más que ellos, da­to que -es de su­po­ner- sa­brían por re­ve­la­ción di­vi­na. De­ben ha­ber sa­bi­do que el Reino de es­te Rey que na­cía era mu­cho más im­por­tan­te y gran­de que sus res­pec­ti­vos reinos. De otra ma­ne­ra ¿có­mo po­drían es­tar­lo bus­can­do con tan­to ahín­co? Y lo bus­ca­ban, no pa­ra un sim­ple sa­lu­do o só­lo pa­ra brin­dar­le pre­sen­tes, sino - so­bre to­do- pa­ra ado­rar­lo.

El Pro­fe­ta Isaías (Is. 60, 1-6) ya anun­cia­ba es­ta inusi­ta­da vi­si­ta y nos da de­ta­lles que com­ple­tan el

es­ce­na­rio des­cri­to en el Evan­ge­lio: “Te inun­da­rá una mul­ti­tud de ca­me­llos y dro­me­da­rios pro­ce­den­tes de Ma­dián y de Efá. Ven­drán to­dos los de Sa­bá tra­yen­do in­cien­so y oro, y pro­cla­man­do las gran­de­zas del Se­ñor”.

Es­ta vi­si­ta fas­tuo­sa con­tras­ta con la hu­mil­de pre­sen­cia de los pas­to­res, lo cual nos in­di­ca que Dios se re­ve­la a to­dos: ri­cos y po­bres, po­de­ro­sos y hu­mil­des, ju­díos y no ju­díos. Eso sí: es­tá de nues­tra par­te la res­pues­ta que ca­da pue­blo o na­ción -y que ca­da uno de no­so­tros- dé a la re­ve­la­ción de Dios.

Y Dios se re­ve­la en su Hi­jo Je­su­cris­to, que se ha­ce Hom­bre, y na­ce y vi­ve en nues­tro mun­do en un mo­men­to da­do de nues­tra his­to­ria. Sí. Je­su­cris­to es la res­pues­ta de Dios a nues­tra bús­que­da de Él. To­dos los se­res hu­ma­nos de una ma­ne­ra u otra, en un mo­men­to u otro, bus­ca­mos el ca­mino ha­cia Dios. Y ¿ có­mo nos res­pon­de Dios? Mos­trán­do­nos a su Hi­jo Je­su­cris­to, quien es el Ca­mino, la Ver­dad y la Vi­da pa­ra lle­gar a Él.

Los Re­yes su­pie­ron bus­car­lo y lo en­con­tra­ron. Res­pon­die­ron con pron­ti­tud, obe­dien­cia, hu­mil­dad y di­li­gen­cia. No les im­por­tó que fue­ra Rey de otro país. No les im­por­tó el via­je lar­go y mo­les­to que les to­có ha­cer. No les im­por­tó que la es­tre­lla se les des­apa­re­cie­ra por un tiem­po. No les im­por­tó en­con­trar a ese “Rey de re­yes” en el ma­yor ano­ni­ma­to y en me­dio de una ri­gu­ro­sa po­bre­za. Ellos sa­bían que ése era el “Rey” que ve­nían a ado­rar. Y eso era lo que im­por­ta­ba.

Es­ta breve his­to­ria de la Sa­gra­da Es­cri­tu­ra so­bre los Re­yes de Orien­te (Mt. 2, 1-12) nos mues­tra có­mo Dios lla­ma a ca­da per­so­na de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, sea cual fue­re su ori­gen o su ra­za, su pue­blo o su na­ción, su creen­cia o con­vic­ción. Él to­ca nues­tros co­ra­zo­nes y se nos re­ve­la en Je­su­cris­to, Dios Vi­vo y Ver­da­de­ro. Y an­te Él no nos que­da más que pos­trar­nos y ado­rar­lo.

Co­mo a los Tres Re­yes, Dios nos lla­ma, nos ins­pi­ra pa­ra que le bus­que­mos, se re­ve­la a no­so­tros en Je­su­cris­to. A ve­ces, in­clu­si­ve, pa­re­ce es­con­der­se -co­mo se ocul­tó la es­tre­lla. Y nues­tra res­pues­ta no pue­de ser otra que la de los Re­yes: bus­car­lo, se­guir Su Ca­mino - sin im­por­tar di­fi­cul­ta­des y obs­tácu­los- pos­trar­nos y ado­rar­lo, ofre­cién­do­le tam­bién nues­tros pre­sen­tes: nues­tra en­tre­ga a Él y nues­tra ado­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.