Rec­tor

Notitarde - - Ciudad - Jo­sé Joa­quín Bur­gos Cro­nis­ta de Va­len­cia

Due­len mu­cho la ad­mi­ra­ción y el afec­to cuan­do un sim­ple, ines­pe­ra­do ac­ci­den­te, nos de­ja en un va­cío irre­pa­ra­ble. Cé­sar Va­lle­jo lo de­cía:

“Hay gol­pes en la vi­da, yo no sé…” y ya al fi­nal de es­te año, vi­vi­mos en nues­tra ciu­dad uno de esos gol­pes: la muer­te ab­sur­da, ines­pe­ra­da… “yo no sé”, de Ri­car­do Mal­do­na­do, que lle­gó en un ins­tan­te, un cho­que, un gol­pe de tra­ge­dia inevi­ta­ble.

La ciu­dad, por su­pues­to, se lle­nó de do­lor. Ri­car­do Mal­do­na­do, es­tu­dian­te ve­ni­do de las en­tra­ñas del pue­blo, pe­dro­gua­len­se, uni­ver­si­ta­rio re­bel­de en las au­las de la UC, pro­fe­sor allí mis­mo, decano, rec­tor ad­mi­ra­do por su ac­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y do­cen­te… Ac­ti­vo siem­pre po­lí­ti­ca­men­te, im­pul­sor de la Uni­ver­si­dad ca­ra­bo­be­ña, que es una for­ma de de­cir, ve­ne­zo­la­na, más allá de pro­gre­sos pe­que­ños, en bus­ca, siem­pre de los gran­des, los que ha­cen épo­ca y abren ca­mi­nos en la his­to­ria… Ri­car­do Mal­do­na­do, lí­der uni­ver­si­ta­rio, ami­go de siem­pre, pa­dre de fa­mi­lia ejem­plar, ciu­da­dano de vi­da in­ta­cha­ble…

Rec­tor mo­de­lo en me­dio de ge­ne­ra­cio­nes po­lí­ti­cas frus­tra­das y frus­tran­tes. Ami­go por en­ci­ma de nues­tras di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas y pe­que­ñe­ces gru­pa­les… y de repente, un in­far­to, un cho­que ines­pe­ra­do y la ida de­fi­ni­ti­va… un adiós in­me­re­ci­do.

Y per­so­nal­men­te, ines­pe­ra­do y gro­tes­co, bru­tal. En esas mis­mas ho­ras, an­dá­ba­mos, en mi ca­sa, bus­can­do ayu­da pa­ra mi es­po­sa que su­fría un ines­pe­ra­do do­lor vis­ce­ral más allá de sus do­len­cias ha­bi­tua­les que, co­mo las mías, son mu­chas.

El día 24 de di­ciem­bre la lle­va­mos, en am­bu­lan­cia, al Hos­pi­tal Mi­li­tar en Caracas don­de, a eso de las 9 de la no­che fue in­ter­ve­ni­da qui­rúr­gi­ca­men­te, de ur­gen­cia, por una even­tra­ción agu­da. Allá es­tu­vi­mos y es­ta­mos to­da­vía por las inevi­ta­bles com­pli­ca­cio­nes que sue­len sur­gir en es­tos ca­sos. Ella y yo, sen­ci­lla­men­te, so­mos dos fan­tas­mas, dos es­tor­bos, dos au­sen­cias… Eso me im­pi­dió es­tar en las exe­quias de Ri­car­do Mal­do­na­do, lo cual me de­ja una muy do­lo­ro­sa au­sen­cia de mí mis­mo. Des­de aquí, ha­go lle­gar a la doc­to­ra Ma­ría Lui­sa de Mal­do­na­do, a sus hi­jos, a to­da su fa­mi­lia, al doc­tor Jo­sé Luis Mal­do­na­do mi sen­ti­do pé­sa­me en es­ta ho­ra de an­gus­tia.

Y que Dios y la San­tí­si­ma Vir­gen nos acom­pa­ñen siem­pre…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.