Na­vi­da­des de te­rror en el mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor

Notitarde - - Opinión - Ju­lio Cas­te­lla­nos Ju­lio Cas­te­lla­nos / jc­clo­za­da@gmail.com / @rocky­po­li­ti­ca

Al­gu­nas se­ma­nas atrás re­ci­bí una de­nun­cia por par­te de los ve­ci­nos de Ba­rre­ri­ta (Zo­na Ru­ral del Mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor / Ca­ra­bo­bo) y me tras­la­dé has­ta esa co­mu­ni­dad pa­ra cons­ta­tar­las, re­sul­ta que la bom­ba de agua que sur­te al sec­tor con el vi­tal lí­qui­do fue vi­si­ta­da por el ham­pa y, al no fun­cio­nar, de­jó a los ve­ci­nos pa­san­do mu­chas di­fi­cul­ta­des. Des­de AD - To­cu­yi­to en­via­mos un bo­le­tín de pren­sa de­nun­cian­do es­ta cir­cuns­tan­cia y so­li­ci­tan­do a las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes la so­lu­ción correspondiente, sin em­bar­go, aun­que las mis­mas fue­ron pu­bli­ca­das en dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción di­gi­ta­les e im­pre­sos, uno de los más im­por­tan­tes dia­rios de la re­gión me in­for­mó per­so­nal­men­te que no pu­bli­ca­rían esa no­ta de pren­sa da­do que, de aho­ra en ade­lan­te, “los úni­cos vo­ce­ros de pro­ble­má­ti­cas co­mu­ni­ta­rias son los con­se­jos co­mu­na­les, los CLAP o las UBCH. Los po­lí­ti­cos de­ben de­cla­rar so­lo so­bre te­mas po­lí­ti­cos”. Te­rri­ble ar­gu­men­to y peo­res con­se­cuen­cias.

Al ca­mi­nar las ca­lles de To­cu­yi­to y de Cam­po Ca­ra­bo­bo, mu­chas ve­ces es­cu­cho el re­cla­mo de los ciu­da­da­nos que exi­gen que sus lí­de­res po­lí­ti­cos “ha­blen de sus pro­ble­mas, de la fal­ta de agua, de gas, de co­mi­da, de sa­lud y edu­ca­ción”, en co­rres­pon­den­cia con ese an­he­lo po­pu­lar, des­de mi mo­des­to rol par­ti­dis­ta, ha­go esa ta­rea, pe­ro mi sor­pre­sa ter­mi­na sien­do ma­yús­cu­la al re­ci­bir de bo­ca de una pro­fe­sio­nal de la ( des) in­for­ma­ción que no pue­do ha­blar de lo que la gen­te su­fre día a día. Si re­fle­xio­na­mos de­te­ni­da­men­te so­bre es­ta des­ca­ra­da prác­ti­ca de au­to­cen­su­ra, ob­via­men­te, com­pren­de­re­mos el gra­ve es­ta­do de des­com­po­si­ción en que se en­cuen­tra la de­mo­cra­cia ve­ne­zo­la­na.

Los ten­tácu­los del ré­gi­men no so­lo in­ten­tan si­len­ciar la fal­ta de agua en Ba­rre­ri­ta. Tam­bién lo ha­cen con las de­nun­cias del di­ri­gen­te Ti­to Es­pa­ña en la Ya­gua­ra Vie­ja y en Las Man­za­nas de Cam­po Ca­ra­bo­bo que pi­de a gri­tos la res­ti­tu­ción del ser­vi­cio de agua po­ta­ble sus­pen­di­do ha­ce me­ses y la to­tal au­sen­cia de alum­bra­do pú­bli­co. Se in­ten­ta cen­su­rar los re­cla­mos de los ve­ci­nos del cas­co de To­cu­yi­to har­tos de ver co­mo fun­cio­na­rios de la al­cal­día y miem­bros de los CLAP se co­lean en los su­per­mer­ca­dos cuan­do lle­gan los es­ca­sos pro­duc­tos re­gu­la­dos.

Se le co­lo­ca tam­bién una mor­da­za a quie­nes re­cla­man una so­lu­ción al gra­ve con­flic­to con res­pec­to a la asig­na­ción de las vi­vien­das aun sin cul­mi­nar en Co­li­nas de Ca­rri­za­les. Tam­bién se aco­go­ta el re­cla­mo de los co­mer­cian­tes, for­ma­les e in­for­ma­les, víc­ti­mas del ma­tra­queo de una po­li­cía municipal con­for­ma­da apre­su­ra­da­men­te por au­to­ri­da­des in­com­pe­ten­tes. Y cla­ro, tam­bién se si­len­cia el re­cla­mo de los pa­cien­tes que, lle­gan­do a la me­di­ca­tu­ra, des­cu­bren que no hay con que aten­der in­clu­so los más ele­men­ta­les pa­de­ci­mien­tos.

Es­tas son las na­vi­da­des de te­rror en el Mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor, las que me­dios y pe­rio­dis­tas au­to­cen­su­ra­dos, fun­cio­na­rios co­rrup­tos y go­ber­nan­tes au­to­crá­ti­cos tra­tan de ocul­tar con luces, ador­nos y con­cier­tos mu­si­ca­les opu­len­tos en la Pla­za de la Po­ca­te­rra. Pe­ro, an­te la ad­ver­si­dad, an­te ho­rren­do ros­tro de la in­jus­ti­cia, el pue­blo sa­brá dis­tin­guir en­tre quie­nes usan el po­der pa­ra ser­vir­se a sí mis­mos y quie­nes lu­cha­mos por el bie­nes­tar de to­dos. La ver­dad nos ha­rá li­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.