Ope­ra­ción Se­mi­lla Ne­gra

Notitarde - - Opinión - Ar­nal­do Ro­jas

El cri­men per­fec­to no exis­te. Una vez más se com­prue­ba es­ta ver­dad. Irak y Li­bia no fue­ran in­va­di­das y sus go­bier­nos de­rro­ca­dos por cau­sa de su pe­tró­leo sino pa­ra ven­gar un en­ga­ño de­ri­va­do de es­te hi­dro­car­bu­ro.

Así se re­ve­la en un in­for­me se­cre­to ac­tual­men­te di­vul­ga­do por Wi­ki­lea­ki. Re­sul­ta que el pre­cia­do com­bus­ti­ble fue in­ge­nio­sa­men­te sus­ti­tui­do por un com­pues­to se­mi­ela­bo­ra­do cu­ya receta so­lo pu­do co­no­cer­se du­ran­te la Ope­ra­ción Tor­men­ta del De­sier­to, cuan­do nu­me­ro­sas uni­da­des mi­li­ta­res in­va­so­ras su­frie­ron una inex­pli­ca­ble ave­ría que las neu­tra­li­zó. En­ton­ces ape­la­ron a los dro­nes pa­ra sus in­cle­men­tes bom­bar­deos.

El pe­tró­leo ca­se­ro, ela­bo­ra­do por ira­quíes y li­bios, con­sis­te en un pre­pa­ra­do cu­ya ba­se es una pa­pi­lla de ca­rao­tas ne­gras a la cual se agre­ga acei­te de so­ya y an­tra­ci­ta sa­li­tro­sa de are­na de pla­ya ta­mi­za­da. Es­ta es­pe­cie de bo­lo ali­men­ti­cio con in­só­li­tas pro­pie­da­des ener­gé­ti­cas pa­sa a ma­nos de las tri­bus nó­ma­das del de­sier­to, que se ocu­pan de ma­cha­car­lo y pro­ce­sar­lo te­naz­men­te en ar­cai­cos mor­te­ros de bron­ce. El pro­ce­so fi­na­li­za en hor­nos ins­ta­la­dos en las ca­ta­cum­bas ocul­tas en las mon­ta­ñas, don­de se le mez­cla con ba­rro es­pe­so im­por­ta­do del La­go de Ma­ra­cai­bo. Es­te úl­ti­mo pa­so con­fie­re al sí­mil de pe­tró­leo ma­nu­fac­tu­ra­do ese so­brio tono ne­gro que tan­to fas­ci­na a las po­ten­cias ca­pi­ta­lis­tas oc­ci­den­ta­les.

Un da­to muy im­por­tan­te: Es­te com­pues­to fue in­ven­ta­do por un in­ge­nie­ro pe­tro­le­ro ve­ne­zo­lano que fue a rea­li­zar una pa­san­tía en Irak y Li­bia. Se le ofre­ció la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en una co­mi­sión en­car­ga­da de me­jo­rar el ren­di­mien­to de los ca­me­llos. En­ton­ces al pai­sano se le ocu­rrió crear una co­mi­da ener­gé­ti­ca to­man­do co­mo ba­se ca­rao­tas ne­gras.

El con­du­mio no so­lo se con­vir­tió en un man­jar muy ape­te­ci­do por los ca­me­llos sino que les ha­cía desa­rro­llar ca­pa­ci­da­des si­mi­la­res a los ca­ba­llos de ca­rre­ras. Lo­gra­ban al­can­zar ve­lo­ci­da­des im­pre­sio­nan­tes. Es­to lle­vó a las au­to­ri­da­des ira­quíes y li­bias a con­si­de­rar que tal com­pues­to po­dría apli­car­se a to­dos los me­dios de lo­co­mo­ción.

To­do mar­cha­ba a la per­fec­ción. El no­ve­do­so in­ven­to se con­vir­tió en el se­cre­to me­jor guar­da­do de los paí­ses ára­bes. Pe­ro las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les pa­sa­ron de las ac­cio­nes en­cu­bier­tas al ataque mi­li­tar di­rec­to y du­ran­te la Ope­ra­ción Tor­men­ta del De­sier­to tan­to los por­ta­vio­nes co­mo los tan­ques y de­más vehícu­los es­tra­té­gi­cos, sor­pre­si­va­men­te se pa­ra­li­za­ron. Los es­pe­cia­lis­tas de­ter­mi­na­ron que fue pro­duc­to del com­bus- ti­ble chim­bo con el cual los ha­bían sur­ti­do. Un gru­po re­bel­de se in­fil­tró en la fá­bri­ca de pe­tró­leo ma­nu­fac­tu­ra­do y con pre­me­di­ta­ción y ale­vo­sía de­ja­ron con­chas de ca­rao­tas sin mo­ler pa­ra da­ñar los mo­to­res de las uni­da­des mi­li­ta­res in­va­so­ras. Es­ta con­tra­ofen­si­va la de­no­mi­na­ron Ope­ra­ción Se­mi­lla Ne­gra.

El des­cu­bri­mien­to tar­dío de aque­lla es­tra­te­gia sub­ver­si­va que pu­so en ri­dícu­lo a la OTAN, pro­vo­có la ma­yor in­dig­na­ción de las po­ten­cias in­va­so­ras que fue­ron he­ri­das en su amor pro­pio. La so­ber­bia im­pe­rial no po­día acep­tar que sus so­fis­ti­ca­dos ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia fue­ran bur­la­dos de ma­ne­ra tan vul­gar y des­ca­ra­da.

Por su­pues­to, se en­car­ga­ron de im­pe­dir que los me­dios di­vul­ga­ran tan hu­mi­llan­te si­tua­ción y por eso se es­me­ra­ron en pre­sen­tar un es­ce­na­rio de Gue­rra Vir­tual muy di­fe­ren­te a la ver­gon­zo­sa reali­dad. De na­da va­lie­ron las ne­go­cia­cio­nes di­plo­má­ti­cas que bus­ca­ban evi­tar la cruen­ta re­ta­lia­ción.

Las Alia­dos Oc­ci­den­ta­les, pa­ra co­brar­se la afren­ta, em­pren­die­ron el de­rro­ca­mien­to de los go­bier­nos que de­cla­ra­ron “inamis­to­sos”, no so­lo por la bur­la sino por atre­ver­se a crear un no­ve­do­so com­pues­to ca­paz de sus­ti­tuir el com­bus­ti­ble fó­sil y no “com­par­tir” el do­mi­nio del mis­mo.

El ca­so no ha si­do ce­rra­do. La gue­rra con­ti­núa, fría y si­len­cio­sa, con ac­cio­nes en­cu­bier­tas y otras más­ca­ras. Con cam­pa­ñas su­cias in­for­má­ti­cas y ci­ber­né­ti­cas. Has­ta aho­ra no han po­di­do iden­ti­fi­car al in­ge­nie­ro crea­dor del pe­tró­leo ca­se­ro ni a su equi­po que, pa­ra pro­te­ger­se, se ma­ne­ja­ban con seu­dó­ni­mos to­ma­dos de per­so­na­jes de Las Mil y Una No­ches. Y si bien las in­ves­ti­ga­cio­nes lo­gra­ron iden­ti­fi­car los com­po­nen­tes bá­si­cos del mez­clo­te, prue­bas rea­li­za­das de­ter­mi­na­ron que fal­tan de­ta­lles claves en la for­ma de pre­pa­rar­lo. De ma­ne­ra que el pe­tró­leo apó­cri­fo si­gue sien­do una ame­na­za.

Ad­ver­ten­cia: Las plan­ta­cio­nes de ca­rao­tas ne­gras pa­sa­ron a ser cla­si­fi­ca­das co­mo “cul­ti­vos te­rro­ris­tas”. Re­cien­te­men­te fue alla­na­do un lo­cal de co­mi­da crio­lla en Mia­mi que ofre­cía en su me­nú em­pa­na­das de ca­rao­tas con chi­cha­rrón ba­jo el nom­bre de “Las Ató­mi­cas”. Has­ta la cé­le­bre fra­se “Sem­brar el pe­tró­leo” se en­cuen­tra en es­ta­do ge­ne­ral de sos­pe­cha. Tam­po­co es re­co­men­da­ble uti­li­zar la ex­pre­sión “Va­mos al grano”, ya que po­dría ser to­ma­da co­mo una cla­ve de la Ope­ra­ción Se­mi­lla Ne­gra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.