Diá­lo­go y ne­go­cia­ción es igual a re­so­lu­ción de con­flic­tos

Notitarde - - Opinión - Iván Ro­drí­guez Sar­mien­to

Seamos cons­truc­to­res y no des­truc­to­res, sin por ello caer en la in­ge­nui­dad ni creer que to­do es­tá bien”

L os se­res hu­ma­nos ge­ne­ral­men­te te­ne­mos pro­ble­mas pa­ra con­vi­vir unos con otros. Las fa­mi­lias dis­cu­ten, los ve­ci­nos lle­gan a las ma­nos, los paí­ses se lan­zan bom­bas, nos in­sul­ta­mos unos a otros. Me pre­gun­to ¿Es así co­mo de­be­ría ser la hu­ma­ni­dad? Pien­so que no, en reali­dad, los se­res hu­ma­nos so­mos más bien pa­cí­fi­cos. Pe­ro per­so­nas in­tere­sa­das nos pue­den con­du­cir, in­di­vi­dual y co­lec­ti­va­men­te, ha­cia el odio, la vio­len­cia y has­ta el con­flic­to, por me­dio de ins­ti­ga­do­res es­pe­cia­li­za­dos. Co­mún­men­te se cree que son dos los que oca­sio­nan los con­flic­tos. En lo per­so­nal pien­so que pa­ra que ha­ya un con­flic­to ha de exis­tir un ter­cer partido y és­te ha de fo­men­tar­lo. “PA­RA QUE OCU­RRA UNA DISPU­TA, UN TER­CER PARTIDO DES­CO­NO­CI­DO HA DE ES­TAR AC­TI­VO PROVOCANDOLA”.

Ha­blar no es lo mis­mo que dia­lo­gar y no nos da­mos cuen­ta que la bue­na prác­ti­ca del dia­lo­go nos ayu­da a una me­jor con­vi­ven­cia. Lás­ti­ma que es­te ins­tru­men­to tan ne­ce­sa­rio en la vi­da so­cial lo ha­ga­mos a me­dia o no lo prac­ti­que­mos co­mo de­be ser, lo que ori­gi­na que la re­so­lu­ción del con­flic­to se re­tra­se o em­peo­re in­ne­ce­sa­ria­men­te. El diá­lo­go es muy im­por­tan­te en to­do mo­men­to, sin em­bar­go, hay si­tua­cio­nes so­cia­les en las que el diá­lo­go ga­na un po­der re­le­van­te y es real­men­te útil pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas. Tam­bién re­pre­sen­ta una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal, ya que po­si­bi­li­ta la dis­cu­sión de los di­fe­ren­tes puntos de vis­ta que in­ter­vie­nen en el mis­mo en or­den a fin de lo­grar un acer­ca­mien­to en­tre las pos­tu­ras o lle­gar fi­nal­men­te al acuer­do que en de­fi­ni­ti­va es el ob­je­ti­vo en es­te ti­po de si­tua­cio­nes. Es­to es así cuan­do ha­bla­mos de con­flic­tos in­ter­nos, de pe­leas en­tre per­so­nas o in­clu­so en­tre paí­ses, en el cual se ha­ce ne­ce­sa­rio lle­gar a un acuer­do. La im­por­tan­cia de la ne­go­cia­ción y el diá­lo­go es pri­mor­dial pa­ra cual­quier re­la­ción hu­ma­na. So­bre to­do, si se tra­ta de un con­flic­to don­de es­tán in­vo­lu­cra­dos ac­to­res de re­le­van­cia pa­ra la con­duc­ción de un país.

Así mis­mo, ne­go­ciar es un pro­ce­so de co­mu­ni­ca­ción di­ná­mi­co, en el cual dos o más par­tes in­ten­tan re­sol­ver di­fe­ren­cias y así de­fen­der in­tere­ses con el fin de lo­grar una so­lu­ción o un acuer­do sa­tis­fac­to­rio. Es­to es al­go que to­dos rea­li­za­mos a dia­rio y en dis­tin­tos as­pec­tos de nues­tras vi­das ca­da vez que exis­ten con­flic­tos de in­tere­ses ge­ne­ra­dos por las di­fe­ren­cias pro­pias de las per­so­nas, ya sea por pre­fe­ren­cias, gus­tos, va­lo­res, ac­ti­tu­des, en­tre otros. Es tam­bién el pro­ce­so por el cual las par­tes in­tere­sa­das re­suel­ven sus con­flic­tos, acuer­dan lí­neas de con­duc­ta, bus­can ven­ta­jas in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas, pro­cu­ran ob­te­ner re­sul­ta­dos que sir­van a sus in­tere­ses mu­tuos. ¿Que am­bos (diá­lo­go y ne­go­cia­ción) lle­van a la so­lu­ción de un con­flic­to? Por su­pues­to que sí, el pri­me­ro no pue­de re­sol­ver con la ex­clu­sión del otro. Por otro la­do, la ca­rac­te­rís­ti­ca pri­mor­dial que de­ben te­ner am­bas par­tes es la cor­dia­li­dad, co­no­ci­mien­to del pro­ble­ma y to­le­ran­cia pa­ra es­cu­char­se en un am­bien­te de res­pe­to y cal­ma. La co­la­bo­ra­ción de am­bos en los puntos an­tes men­cio­na­dos, da­rán por re­sul­ta­do el éxi­to de las ne­go­cia­cio­nes que se lle­ven a ca­bo.

Aho­ra bien, La re­so­lu­ción de con­flic­tos en­cuen­tra un buen so­por­te en los prin­ci­pios y ac­cio­nes ba­sa­dos en la cul­tu­ra de paz. Si es­ta cul­tu­ra de paz no exis­te, es di­fí­cil que los con­flic­tos se so­lu­cio­nen (te­ne­mos co­mo ejem­plo los paí­ses del me­dio orien­te, que han pa­sa­do gran par­te de su ci­vi­li­za­cion en con­ti­nuo com­ba­te) ya que, pro­pi­cia los es­pa­cios pa­ra el ma­ne­jo de di­fe­ren­cias a tra­vés de es­tra­te­gias no vio­len­tas. Así mis­mo, es­te sir­ve pa­ra exa­mi­nar las di­fi­cul­ta­des y au­men­tar el in­te­rés co­mún en­tre las par­tes in­vo­lu­cra­das a fin de su­pe­rar los obs­tácu­los y desa­rro­llar un pro­ce­so que con­duz­ca a la sa­tis­fac­ción de las ne­ce­si­da­des en­tre am­bos co­mo son los acuer­dos y los desacuer­dos, las di­fe­ren­cias y los jue­gos de po­der, las coin­ci­den­cias y los ob­je­ti­vos en co­mún. Por otro la­do, exis­te una fi­gu­ra muy im­por­tan­te den­tro de la re­so­lu­ción de es­tos con­flic­tos y no es otra que la del me­dia­dor. La fun­ción del me­dia­dor es per­mi­tir que las par­tes se es­cu­chen mu­tua­men­te, orien­tar a las mis­mas, pro­du­cir la co­la­bo­ra­ción y no a pro­fun­di­zar las di­fe­ren­cias en­tre ellas con la fi­na­li­dad de lo­grar un acuer­do vo­lun­ta­rio y con­sen­sua­do. Ade­más, no de­ci­de ni tie­ne au­to­ri­dad pa­ra im­po­ner una so­lu­ción, sim­ple­men­te es una per­so­na en­tre­na­da pa­ra asis­tir a aque­llas otras que se en­cuen­tran en con­flic­to, es­ti­mu­lán­do­las, guián­do­las y es­cu­chán­do­las pa­ra que ellas mis­mas arri­ben a un acuer­do. La me­dia­ción es una for­ma le­gí­ti­ma de in­ter­ven­ción y es apro­pia­da cuan­do se es­tá fren­te a un con­flic­to lar­go y com­ple­jo, cuan­do los es­fuer­zos de las pro­pias par­tes en el ma­ne­jo del con­flic­to han al­can­za­do un pro­ble­ma de di­fí­cil so­lu­ción, cuan­do nin­gu­na de las par­tes es­tá pre­pa­ra­da pa­ra con­de­nar cos­tos o pér­di­das de vi­das. En esa me­di­da, am­bas par­tes de­ben es­tar pre­pa­ra­das pa­ra coope­rar, im­plí­ci­ta o abier­ta­men­te, pa­ra que no se dé el quie­bre o el es­tan­ca­mien­to. Si ta­les con­di­cio­nes pre­va­le­cen, la me­dia­ción pue­de ase­gu­rar la sa­li­da pa­cí­fi­ca del con­flic­to.

Es ne­ce­sa­rio ne­go­ciar, pa­ra que los im­pli­ca­dos en el diá­lo­go ( en el ca­so de Ve­ne­zue­la) ma­ni­fies­ten sus desacuer­dos, con el fin de po­der en­con­trar la so­lu­ción a los con­flic­tos in­ter­nos que es­ta­mos vi­vien­do. El te­ma que de­be re­sal­tar en es­ta ne­go­cia­ción de­be­ría ser el de un Gran Acuer­do Na­cio­nal que con­tri­bu­ya és­te al Re­en­cuen­tro de to­dos los ve­ne­zo­la­nos y ve­ne­zo­la­nas, que nos una pa­ra la bús­que­da de un futuro me­jor. Es­ta alian­za de­be ser real y sin in­tere­ses per­so­na­les. De­be ser una alian­za don­de to­dos y en equi­po im­pul­se­mos un Pro­gra­ma Real y Con­sen­sua­do de re­for­mas de to­do el sis­te­ma, que cuen­te con un am­plia co­ber­tu­ra y que sea de ex­ce­len­cia en to­dos los ni­ve­les. So­lo así lo­gra­re­mos la paz y la con­cor­dia que tan­to an­he­la­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.