Lo­bos, cor­de­ros y le­via­ta­nes

Notitarde - - Opinión - Ra­fael Vic­to­rino Mu­ñoz @soy vic­to­ri­nox

H ay va­rias vi­sio­nes acer­ca de có­mo es la vi­da del hom­bre en so­cie­dad; al­gu­nas pe­si­mis­tas, otras más o menos op­ti­mis­tas. A lo lar­go de la his­to­ria, dis­tin­tos pen­sa­do­res han re­fle­xio­na­do so­bre ello, in­cli­nán­do­se ya a una, ya a otra vi­sión; a ve­ces una mis­ma per­so­na, se­gún sea su es­ta­do de áni­mo, sos­tie­ne am­bos puntos de vis­ta, pe­ro no al mis­mo tiem­po; in­clu­so al­gu­nos que se di­cen op­ti­mis­tas, pe­ro qui­zás son lo con­tra­rio, tra­zan el di­bu­jo de un mun­do ideal. Es­tas son las uto­pías; ellos, los utó­pi­cos o uto­pis­tas: Ba­con, Moo­re (en al­gu­na oca­sión ha­bla­re­mos de ellos).

Yo di­ría que es­tas dos vi­sio­nes, con­tra­pues­tas pe­ro com­ple­men­ta­rias, apa­re­cen re­su­mi­das en las te­sis de Tho­mas Hob­bes, por un la­do, y John Loc­ke, por el otro. Vea­mos. En su cé­le­bre Le­via­tán, Hob­bes sin­te­ti­za la vi­sión ne­fas­ta de la vi­da del hom­bre en so­cie­dad en una fra­se tan cé­le­bre co­mo te­rri­ble: el

hom­bre es el lo­bo del hom­bre. Con ello quie­re en­fa­ti­zar esa sen­sa­ción que he­mos te­ni­do mu­chas ve­ces de que ca­da per­so­na pa­re­ce pen­sar só­lo en su pro­pia ga­nan­cia, sin im­por­tar los de­más, quie­ro de­cir, sin im­por­tar si la ga­nan­cia se lo­gra a ex­pen­sas del su­fri­mien­to de los de­más (los que vi­vi­mos en es- te país, si no lo sa­bía­mos, aho­ra lo co­no­ce­mos de so­bra).

El au­tor ti­tu­la así su li­bro por una mons­truo­sa cria­tu­ra men­cio­na­da en el An­ti­guo Tes­ta­men­to. El Le­via­tán se­ría el Es­ta­do o el go­bierno que el hom­bre ha crea­do; pe­ro en­ton­ces, de acuer­do con ese nom­bre, se­ría un mons­truo que ma­ta y de­vo­ra, que pro­du­ce más da­ño que bie­nes­tar (y al pa­re­cer es o ha si­do así, no só­lo aquí). Sin em­bar­go, creo que Hob­bes era un op­ti­mis­ta dis­fra­za­do, ya que en el fon­do creía que so­me­ter­se al Es­ta­do (o al go­bierno o a las le­yes) era, a su vez, la úni­ca ga­ran­tía de que la vi­da en so­cie­dad no fue­ra una lu­cha bru­tal y sal­va­je don­de nos de­vo­rá­se­mos en­tre to­dos, ya que creía que las ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les po­drían po­ner freno a tal vo­ra­ci­dad. Por su par­te, Loc­ke, en el Se­gun­do tra­ta

do de la so­cie­dad ci­vil, su­po­nía que la aso­cia­ción en­tre las per­so­nas na­cía de la ne­ce­si­dad: ya que no to­dos po­de­mos ha­cer to­do, nos aso­cia­mos de ma­ne­ra que ayu­dar a otros con sus ne­ce­si­da­des y que esos otros nos ayu­den con las nues­tras. Las ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les en­ton­ces só­lo cum­plen con la ta- rea de ar­bi­trar y re­sol­ver cier­tas cues­tio­nes no pre­vis­tas, bus­can­do siem­pre que las par­tes re­sul­ten sa­tis­fe­chas con el acuer­do. Y cla­ro, es­to su­po­ne la ne­ce­si­dad de que los hom­bres de­ban go­ber­nar­se por la ra­zón y el sen­ti­do co­mún y no só­lo por sus ape­ti­tos. Au­to­res co­mo Rous­seau, John Rawls, han sus­cri­to de al­gu­na ma­ne­ra es­ta te­sis, le han aña­di­do ar­gu­men­tos. Pe­ro la reali­dad a me­nu­do se en­car­ga de des­men­tir to­do.

Co­mo de­cía al ini­cio, ca­da quien tie­ne su vi­sión. Mu­chas ve­ces le da­re­mos la ra­zón a Hob­bes. Es­toy se­gu­ro de que al­gu­nos de mis lec­to­res es­ta­rán pen­san­do que, en efec­to, re­cien­te­men­te, cuan­do he­mos sa­li­do a la ca­lle a com­prar los ar­tícu­los pa­ra sa­tis­fa­cer nues­tras más bá­si­cas ne­ce­si­da­des, sen­ti­mos que es­ta­mos a pun­to de ser ata­ca­dos a den­te­lla­das por fe­ro­ces lo­bos cu­yas fau­ces es­tán per­ma­nen­te­men­te abier­tas. Por lo menos, nues­tro exi­guo pre­su­pues­to fa­mi­liar ter­mi­na sien­do de­vo­ra­do. Y es­tos lo­bos, cuan­do se les acu­sa de ser­lo, se vuel­ven man­sos cor­de­ros y echan la cul­pa al mer­ca­do o al go­bierno o a Lorenzo Men­do­za o a dó­lar to­day. Pe­ro no acu­da us­ted a las ins­ti­tu­cio­nes, por­que es­tas o pa­re­cen ha­ber si­do crea­das pa­ra de­fen­der los in­tere­ses de los lo­bos o son re­gi­das tam­bién por es­tos.

Co­mo pue­de de­du­cir­se de las lí­neas que an­te­ce­den, yo tam­bién a ve­ces pien­so que Hob­bes te­nía ra­zón. Otras ve­ces, sor­pren­do un ges­to en la ca­lle, una ac­ción… Y ter­mino por creer que ese otro mun­do es po­si­ble, pues­to que mu­chos, la ma­yo­ría de no­so­tros, que so­mos más víc­ti­mas que vic­ti­ma­rios, ac­tua­mos mo­vi­dos por esos im­pul­sos de so­li­da­ri­dad y co­la­bo­ra­ción na­tu­ra­les de los que ha­bla Loc­ke. Pe­ro en fin, hoy, par­ti­cu­lar­men­te es­ta se­ma­na, esa so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, jus­ta, igua­li­ta­ria, que pen­sa­ron, idea­ron o avi­zo­ra­ron mu­chos, y mu­chos más des­pués se­gui­rán so­ñan­do, pa­re­ce só­lo eso: un frag­men­to de sue­ño que se des­va­ne­ce más y más, a me­di­da que la ma­ña­na nos re­vi­ve, o nos ma­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.