Cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial y su im­pac­to en la eco­lo­gía

Notitarde - - Internacional -

a cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial ya ha em­pe­za­do, ca­da vez es­ta­mos más co­nec­ta­dos, nues­tros apa­ra­tos son ca­da vez más ca­pa­ces de ha­cer co­sas por no­so­tros, la ro­bó­ti­ca ya no es al­go del futuro y es­tá em­pe­zan­do a con­ver­tir­se en al­go más de la vi­da co­ti­dia­na.

Es la pri­me­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial que se da con un co­no­ci­mien­to ca­bal de có­mo nues­tras ac­cio­nes y ac­tos de pro­duc­ción im­pac­tan so­bre el me­dio am­bien­te. Hoy exis­ten le­yes am­bien­ta­les, nor­mas y con­cien­cia so­bre el me­dio am­bien­te y la sos­te­ni­bi­li­dad que mar­ca­rán es­ta re­vo­lu­ción de una for­ma nun­ca an­tes vis­ta.

Sin em­bar­go, no to­do se­rá sen­ci­llo, la na­no­tec­no­lo­gía, el In­ter­net, los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y otras tec­no­lo­gías es­tán cam­bian­do nues­tras vi­das a un rit­mo de vér­ti­go. Es­tos cam­bios traen tam­bién un futuro in­cier­to, ya mis­mo hay tra­ba­jos hu­ma­nos que se pier­den por ser in­ne­ce­sa­rios y se plan­tea que en un futuro mu­chas pro­fe­sio­nes ac­tual­men­te va­lio­sas, co­mo un abo­ga­do o in­clu­so un mé­di­co, pue­den rem­pla­zar­se con sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

No sa­be­mos qué cla­se de mun­do va ser el re­sul­tan­te, có­mo po­dre­mos res­pon­der an­te es­tos cam­bios y qué so­lu­ción va­mos a en­con­trar pa­ra los mi­llo­nes de per­so­nas que den­tro de muy po­co ne­ce­si­ta­rán cam­biar de em­pleos.

Pe­ro por suer­te mu­chas de es­tas tec­no­lo­gías ya es­tán ayu­dan­do a re­sol­ver pro­ble­mas eco­ló­gi­cos; hoy día exis­te na­no­tec­no­lo­gía ca­paz de lim­piar un la­go con­ta­mi­na­do en días o de re­du­cir las emi­sio­nes de un mo­tor gra­cias al con­trol de un compu­tador de for­ma asom­bro­sa, lo que ha­ce pen­sar que la sos­te­ni­bi­li­dad y el ge­ne­rar un me­dio am­bien­te más sano es par­te de la re­vo­lu­ción.

¿Có­mo co­men­zó la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial? El pri­mer país en ha­blar de la mis­ma y que se en­cuen­tra ac­tual­men­te a la ca­be­za del pro­ce­so fue Ale­ma­nia y él mis­mo es uno de los paí­ses más com­pro­me­ti­dos con los te­mas me­dioam­bien­ta­les.

La re­vo­lu­ción di­gi­tal ya cam­bió nues­tro mun­do, hoy día el ni­vel de in­for­ma­ción que po­de­mos ma­ne­jar es abru­ma­dor, to­dos po­de­mos ser par­te del ci­be­res­pa­cio, po­de­mos crear una web fá­cil­men­te de es­ta ma­ne­ra o vi­vir co­nec­ta­do a tra­vés de nues­tros te­lé­fo­nos o pe­dir un ta­xi o co­mi­da con una app.

Pe­ro la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial va un pa­so más allá. Ima­gi­ne­mos por un mo­men­to que un pa­ra­plé­ji­co se in­tro­du­ce en un tra­je y con su pen­sa­mien­to lo co­man­da y pue­de me­dian­te la asis­ten­cia me­cá­ni­ca y ro­bó­ti­ca de és­te, vol­ver a mo­ver­se y co­mu­ni­car­se co­mo si na­da; pues bien, es­tas co­sas ya exis­ten y es­ta­mos lle­gan­do a esos ni­ve­les.

Es­te año, la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial fue el te­ma cen­tral del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial. Mu­chos apues­tan por que los paí­ses asiá­ti­cos se vuel­van más fuer­tes du­ran­te es­ta re­vo­lu­ción e in­clu­so hay quie­nes di­cen que po­drá dar­se un re­par­to más equi­ta­ti­vo de bie­nes. Es- to se pue­de dar ya que se per­de­rán em­pleos en paí­ses in­dus­tria­li­za­dos y sur­gi­rán nue­vas opor­tu­ni­da­des que pro­ba­ble­men­te pue­dan ser me­jor apro­ve­cha­das por paí­ses hoy en vías de desa­rro­llo.

Im­pac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías en el me­dio am­bien­te y en nues­tras vi­das.

La na­no­tec­no­lo­gía ya se es­tá usan­do pa­ra de­pu­rar y ge­ne­rar agua, sin lu­gar a du­das es­tas nue­vas tec­no­lo­gías, que es­tán ape­nas na­cien­do, po­drán ayu­dar a la hu­ma­ni­dad a lu­char con­tra pro­ble­mas co­mo la con­ta­mi­na­ción o el cam­bio cli­má­ti­co de ma­ne­ra mu­cho más sim­ple y a una es­ca­la ma­yor.

El po­ten­cial de to­das es­tas nue­vas tec­no­lo­gías es mu­cho, es­pe­re­mos que se to­men en cuen­ta los mar­cos so­cia­les, po­lí­ti­cos y éti­cos que ne­ce­si­ta­mos pa­ra ha­cer un buen uso de es­tas tec­no­lo­gías. Las gran­des in­dus­trias ya em­pe­za­ron con la adap­ta­ción y di­gi­ta­li­za­ción de sus pro­ce­sos, con­si­guien­do aho­rros de tiem­po, ma­te­rias pri­mas y ener­gía.

Lo que es se­gu­ro es que el cam­bio de tec­no­lo­gías es real y vino pa­ra que­dar­se. Aho­ra el te­ma se­rá si so­mos ca­pa­ces de ha­cer­lo de for­ma tal que ayu­de­mos a ob­te­ner me­jo­res so­cie­da­des y un me­jor pla­ne­ta en el que vi­van nues­tros hi­jos en el ca­mino in­di­ca­do. Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.